Autoridades indígenas deciden no hablar con el presidente Juan Manuel Santos en Toribío

Autoridades indígenas deciden no hablar con el presidente Juan Manuel Santos en Toribío

Julio 11, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa
Autoridades indígenas deciden no hablar con el presidente Juan Manuel Santos en Toribío

Retén de la guerrilla a un kilómetro del casco urbano de Toribío.

Los indígenas están dispuestos a iniciar un diálogo directo con las Farc para evitar más ataques por parte de ese grupo guerrillero y a expulsar a la Fuerza Pública de su territorio.

El consejero político de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca, Feliciano Valencia, aseguró que la comunidad indígena no escuchará al presidente Juan Manuel Santos, dadas las condiciones que el jefe de Estado propuso para discutir la situación de seguridad que enfrenta el municipio de Toribío, Cauca. El líder indígena sostuvo, además, que será la misma comunidad la que se encargue de "expulsar" a los grupos al margen de la ley."Hoy no vamos a hablar con el Presidente de la República, porque no hay condiciones, pues él lo que vino a hacer es su Consejo de Ministros a puerta cerrada y lo que queríamos era un debate abierto con la comunidad. Él (Santos) no le dedicaría el tiempo suficiente", aseguró Valencia, después del arribo de Santos a Toribío.Por tal razón, la Comisión de indígenas que está en el Cerro de Berlín, a las afueras de Toribío, le dio media hora a las tropas del Ejército para que desalojen. "Ya definimos que vamos a expulsar todo grupo o actor armado, sea legal o ilegal, porque están desarmonizando el territorio", afirmó el consejero político de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca.En la mañana y en la tarde de este miércoles, según conoció El País, varios grupos indígenas se movilizaron hacia El Tierrero y Cerro de Berlín para expulsar de nuevo a los miembros de las Farc que estarían ahí. No obstante, según algunas versiones, los guerrilleros dijeron que no abandonarían la zona hasta que el Ejército saliera del pueblo, en tanto que el gobernador indígena de Toribío, Marcos Yules, exigió a las Farc que no fueran a atentar contra la infraestructura eléctrica.Aunque la decisión de las autoridades indígenas fue no entablar un diálogo con Santos, le entregaron un documento al Mandatario de los colombianos con sus propuestas y planteamientos.PropuestasUna de las propuestas que se mencionan en el documento es que el Gobierno Nacional legitime a la Guardia Indígena como una institución autónoma de control territorial.De hecho, están dispuestos a entablar un diálogo directo con las Farc para evitar más ataques por parte de ese grupo guerrillero y a expulsar la Fuerza Pública de su territorio."El 20 de julio en Toribío lanzamos el Plan de Armonización Territorial, que tiene que ver con ubicar bases y campamentos de los actores militares, de conversar con los milicianos para hacerles caer en cuenta que están cometiendo un error", agregó Valencia.Y aunque confesó que la iniciativa de establecer diálogos directos con las Farc resulta riesgosa, el líder indígena aseveró: “Lo vamos a hacer; si nos judicializa el Gobierno y si nos tenemos que ir a la cárcel, nos vamos los 99 mil indígenas en el norte del Cauca”.En los últimos diez años esta población, ubicada al norte del Cauca, ha sufrido más de 400 hostigamientos y catorce tomas al casco urbano por parte de las Farc.Consejo de gobiernoDesde las 12:00 m. de este miércoles, el presidente de la República, Juan Manuel Santos, sostiene un consejo de gobierno con su gabinete en Toribío, norte del Cauca, población fuertemente golpeada por las acciones y hostigamientos de las Farc durante las últimas semanas.En el encuentro se espera que el jefe de Estado, aparte de evaluar con las Fuerzas Militares una nueva estrategia para proteger a la población y replegar de manera más efectiva a la guerrilla, anuncie la creación de una nueva fuerza de tarea conjunta.Asimismo, un plan de consolidación para que se comiencen a invertir recursos que impulsen el desarrollo agrícola y programas sociales en la zona para evitar que la población civil colabore con la guerrilla.El presidente Santos encuentra en Toribío y sus localidades aledañas a una población cansada del conflicto y que ha decidido emprender acciones para exigir el cese al conflicto.Tal es el caso de lo ocurrido el pasado lunes cuando, armados con sus bastones de la guardia indígena, cientos de habitantes de Toribío llegaron hasta la estación de policía del pueblo y retiraron los costales de arena que formaban uno de los refugios de los uniformados, para protegerse de los hostigamientos.Retenes ilegales Según pudo comprobar El País, las Farc instalaron un retén a menos de un kilómetro del caso urbano de Toribío y otro en el sector de Pajarito, kilometro 87 de la vía entre este municipio y El Palo.Sin embargo, el general Sergio Mantilla, comandante del Ejército de Colombia, dijo que desconoce los retenes que hay en la zona, pero que “de ahora en adelante la seguridad en Toribió va a mantenerse controlada”.“Toribío está en calma. En este momento lo que se presenta es el helicóptero que está rondando repeliendo a los guerrilleros que intentan salir. Las tropas no han informado sobre retenes”, dijo el general Sergio Mantilla.Antesala y llegada del Presidente a la zonaSantos, quien llegó hacia las 10:50 a. m. de este miércoles a Toribío, fue recibido con gritos y arengas por cerca de 500 habitantes de Miranda, Caloto y Toribío, quienes lo esperaban en la Plazoleta del Municipio.La comunidad le pidió nuevamente el retiro del Ejército de la zona que, en los últimos días, ha sido blanco de los constantes ataques por parte de guerrilleros de las Farc.El primero en llegar a este encuentro fue el ministro de defensa, Juan Carlos Pinzón, quien llegó a las 9:40 a.m. se bajó del helicóptero, dio un vistazo a la zona e ingresó inmediatamente a la estación de policía de Toribío.A las 9:00 de la mañana, la guerrilla de las Farc hacía desafiantes demostraciones de su poder destructivo en el Cauca, con ráfagas de fusil desde la zona montañosa.Cuatro helicópteros de la avanzada presidencial realizaban las labores de reconocimiento del terreno y contrarrestaban desde el aire los hostigamientos.En medio de detonaciones controladas, donde resultó levemente lesionado un integrante de la guardia indígena y ametrallamientos por parte de helicópteros militares,El alcalde de Toribío, Ezequiel Vitonás, había pedido cordura a los milicianos para permitir la llegada del Presidente y su comitiva. Más temprano, fuentes policiales anunciaron el hallazgo de cargas explosivas en el lugar donde al parecer aterrizaría el helicóptero del presidente Santos, en Toribío, donde los ataques de las Farc se han incrementado en la última semana.Técnicos de la policía desactivaron dos cargas explosivas indicaron que los artefactos estaban ubicados en la cancha de fútbol que ya estaba lista para el aterrizaje del helicóptero presidencial. El alcalde Vitonás reiteró que las detonaciones se realizaron de forma controlada.Por su parte, el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, reconoció que en varias zonas del Cauca es necesario aumentar el pie de fuerza, pero con "una estrategia integral que requiere también paciencia y persistencia absoluta”.Desde la semana pasada, Toribío viene padeciendo los hostigamientos de las Farc, que obligaron a decenas de habitantes a abandonar la zona urbana de la localidad y ocultarse en el campo. Los ataques con cilindros de gas cargados con explosivos, a manera de morteros caseros, y disparos de fusil, han dejado al menos un muerto y cerca de 15 heridos, así como la destrucción de varias viviendas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad