Autoridades están en alerta para evitar brotes de violencia en Popayán

Autoridades están en alerta para evitar brotes de violencia en Popayán

Noviembre 24, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Tras la baja de 'Alfonso Cano', ex jefe de las Farc, los ataques de la guerrilla se han intensificado en el Cauca. Autoridades creían que los atentados iban a ser en las zonas rurales.

La explosión de un petardo el martes en pleno centro histórico de Popayán tiene en alerta a las autoridades y a los habitantes de la ciudad, quienes temen que los atentados de las Farc -que se han intensificado en varios municipios del Cauca- se extiendan a la capital. A pesar de que Popayán es el centro urbano de la región más afectada por el conflicto armado en el país, desde hace muchos años no padecía un ataque terrorista de tanto impacto. La detonación del artefacto explosivo, que fue abandonado en el edificio del Banco de Occidente, causó heridas leves a once personas y desató un caos en el Parque Caldas, el sitio más emblemático de la ciudad. El mandatario local, Ramiro Navia, se declaró sorprendido por el hecho. “Popayán es una ciudad muy pacífica y desde hace mucho tiempo no veíamos un ataque de este tipo. Antes tuvimos informaciones de posibles hostigamientos, pero, gracias a las labores de inteligencia, se lograron frustrar”, indicó. El funcionario aseguró que la ciudad está en alerta, pues se teme que estos atentados inusuales se vuelvan frecuentes, “como una estrategia de la guerrilla para mostrar que está fuerte”. Desde la dada de baja de ‘Alfonso Cano’ en territorio caucano, los hostigamientos se dispararon en zonas históricamente afectadas por la guerra: Piendamó, Toribío, Caloto, Caldono, Jambaló. Pero hasta el pasado martes Popayán no estaba en la lista de los sitios vulnerables a las retaliaciones de las Farc por la muerte de su jefe máximo. “Pensamos que los ataques se iban a ejecutar en zonas rurales y no en los cascos urbanos. De todas formas, se sabe que Popayán enfrenta una amenaza, pues es un centro de poder. Por eso mantenemos las alertas encendidas”, declaró el coronel Wilson Chawex, comandante de la Brigada 29 del Ejército.Por esa razón, el Ministerio de Defensa ordenó que otros mil soldados custodien la capital caucana. Aunque informes de inteligencia sostienen que existen varios grupos de milicias en el casco urbano de Popayán, el comandante de la Policía del Cauca, coronel Carlos Rodríguez, insistió en que las Farc no tienen la capacidad para hacer un daño masivo a la ciudad.“Hay que recordar que el atentado iba dirigido a la oficina de la Brigada 29, donde se atienden asuntos relacionados con las comunidades indígenas y los Derechos Humanos, y no a toda la población. Se trata de un hecho que, con uno o dos terroristas, busca generar un impacto en la capital del Cauca”, indicó Rodríguez. En efecto, la explosión causó un gran temor en los habitantes, que creen que la guerra se trasladó del campo a la ciudad. “Uno sabe que vive en un departamento muy violento, pero las cosas siempre pasan lejos de aquí. Ahora nos sentimos amenazados, porque no es normal que pongan una bomba en pleno centro”, expresó uno de los habitantes que fue testigo de la explosión.En ese sentido, el secretario de Gobierno del Cauca, Álvaro Grijalva, reconoció que este atentado afectó la tranquilidad de la ciudad, aunque recordó que estas acciones estaban previstas debido a la muerte de ‘Cano’. Escalada de atentadosEl reciente atentado en la capital del Cauca podría ser, según analistas, el primero de varios ataques, debido a la necesidad de las Farc de atentar contra todo el departamento. Camilo González Posso, director de la Fundación Indepaz, recordó que en la región hay un ascenso de hostilidades. “El Cauca se ha convertido en el principal escenario de guerra en el país. Este último atentado en Popayán es muy grave, pues fue en pleno parque central”. Para Ariel Ávila, investigador de la Corporación Nuevo Arco Iris, los hechos terroristas no sólo se deben a la dada de baja del jefe de las Farc, sino que hace parte de una estrategia militar que desde hace varios meses había implementado la guerrilla en la región. “El ataque contra la oficina del Ejército en Popayán es algo que se conoce como los golpes de mano, pues es la forma como las Farc busca dar de baja a dos o tres militares. Es probable que para final de año se aumenten estos hechos”, manifestó Ávila.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad