Aumenta ansiedad por el regreso de secuestrados

Aumenta ansiedad por el regreso de secuestrados

Enero 13, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa

Familiares de tres uniformados y dos concejales preparan su recibimiento.

Para los familiares de los cinco secuestrados que serán liberados por las Farc, el reloj de la desesperanza comenzó a dar marcha atrás.Con cada minuto que pasa sienten que aumenta la ansiedad. Por eso esperan que las peticiones hechas cada madrugada al cielo para la liberación de sus seres queridos sean cambiadas por oraciones de gratitud.Cuenta Julia María Orozco, esposa del mayor de la Policía Guillermo Javier Solórzano, secuestrado en Florida (Valle) en 2007, y quien será uno de los liberados, que las horas se les han hecho tan largas que tiene los nervios destrozados y que la hija de Solórzano, desde que recibió la noticia, "todos los días pregunta cuándo va a regresar su papito".Sentimiento compartidoLa ansiedad que envolvió desde hace un mes a la familia del mayor Solórzano se tomó a los familiares del cabo del Ejército, Salín Sanmiguel; del infante de Marina, Henry López; y de los concejales Marcos Vaquero y Armando Acuña."Las horas son muy lentas. Estamos esperando que las Farc entreguen las coordenadas. Después de conocer la noticia pudimos celebrar una Navidad tranquila", expresa Angélica López, esposa de Sanmiguel, secuestrado en 2008, en el Tambo (Tolima).Olga Lucía Tao, compañera del concejal Marcos Vaquero, cuenta que los vecinos le tienen una bienvenida."Llevábamos 18 meses sin una prueba de supervivencia y ahora esperamos su liberación. Queremos que pase rápido el tiempo para tenerlo en casa", expresa Olga Lucía.Preparan recibimientoEl tiempo pasa y se hacen los ajustes a la espera de las coordenadas. Ya el delegado de Brasil confirmó que apenas se entreguen los datos para ir por los secuestrados se tendrán listos los helicópteros para el traslado de la misión humanitaria.Tal es el caso de Nubia Segura, la esposa del concejal Armando Acuña, que para mitigar la ansiedad que le rodea la espera, optó por arreglarle el cuarto, su ropa y muchas de sus cosas porque "él es muy organizado".Doña Nubia cuenta que en el sector y toda la familia le están preparando una bienvenida, "con un comité organizador que va a soltar unas palomas y va a hacer una ternera a la llanera".Explica la esposa del concejal, que la noticia de la liberación le ha hecho mucho bien a la madre de Acuña, "que aunque está postrada en una silla de ruedas, dice que ya no le duele nada y que cuando él vuelva, hasta se parará".La cónyuge del mayor Solórzano también ha hecho pequeñas cosas para cuando llegue su esposo. "Le hemos arreglado su ropa, las colonias, sus zapatos y otras cosas. Pero lo que más queremos es que se haga los exámenes y que esté en recuperación el tiempo que sea necesario", cuenta Julia María.Apoyo de la Cruz RojaLas esposas de los cinco secuestrados señalan que han recibido el apoyo del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), con sicólogos."Nos han ayudado con orientación familiar para cuando los tengamos en la casa. El acompañamiento ha sido excepcional", cuenta Nubia Segura.Angélica López señala que hace poco menos de 15 días estuvieron todas reunidas con el vicepresidente de la República, Angelino Garzón, quien les expresó que hasta el momento todo salía bien y que tuvieran un poco de calma para afrontar el proceso."Pero quién puede tener calma si deseamos tenerlos con nosotros ya", dice Angélica, a la espera el día de la liberación, más cuando sus vidas se llenaron de ansiedad por abrazar a sus seres que en algunos días volverán a la libertad. Para eso tendrán que esperar un poco más, tal vez los últimos días de esta pesadilla a la que las sometió las Farc.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad