Atentado en Inzá, un 'objetivo' de impacto con el que las Farc buscaban mostrar fuerza

Atentado en Inzá, un 'objetivo' de impacto con el que las Farc buscaban mostrar fuerza

Diciembre 15, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

El atentado, en el que se usó un carro que lanzó explosivos a la estación de Policía, dejó nueve muertos. El Frente 6 de las Farc, tras el hecho. Análisis.

El ataque cometido por las Farc contra Inzá, una población en las estribaciones de la cordillera Central, a casi una hora del Huila, revivió el fantasma que este municipio creía desaparecido: la amenaza de las Farc.En la madrugada del sábado pasado, cuando iniciaba el mercado del fin de semana, un camión, con cilindros bombas camuflados entre cebollas y verduras, fue dejado cerca a la estación de Policía y los artefactos fueron lanzados contra el comando. Nueve personas -cinco militares, un policía y tres civiles- murieron y 40 más resultaron heridos.El pueblo fue literalmente sorprendido por este ataque. Según el propio alcalde Mauricio Castillo, un atentado de estas dimensiones no se presentaba en Inzá hace diez años.Esta población del oriente del Cauca, junto a Belálcazar y Totoró, fue una de los puntos más afectados a finales de los 90 y comienzos de este siglo por los ataques guerrilleros, debido a la influencia que la Columna Jacobo Arenas tenía en ese corredor, que comunica al Cauca con Huila. Incluso, Jacobo Arenas, el jefe guerrillero que dio nombre a esta columna, está enterrado en zona rural de la población caucana.¿Por qué Inzá?Aunque el municipio es un sitio histórico para las Farc, ya que allí ocurrió, el 17 de marzo de 1965, el primer ataque por parte de esta guerrilla a una población (hecho en el que murieron 16 personas), diferentes analistas consultados por El País coinciden en que se trató de un ataque de “oportunidad”, que buscaba mostrar fuerza antes de la tregua navideña.El atentado, en el que los guerrilleros ubicaron una camioneta con cinco cilindros bombas y los activaron hacia la estación de policía, donde estaban atrincherados un grupo de militares, fue atribuido al Frente Sexto de las Farc.Un analista de inteligencia policial explica que aunque el sector de influencia del Frente 6 de las Farc es el norte del Cauca, este grupo sí ha enviado comisiones en repetidas ocasiones a esta zona oriental.Incluso, años atrás fue el propio Calixto, actual jefe del grupo, el que se desplazó a Inzá. “En el 2010 tuvimos información de que ‘Calixto’ con una comisión salió desde la zona de Toribío se subió al Páramo de las Moras y de allí llegó a Belálcazar e Inzá. Es que la guerrilla envía comisiones estratégicas para hacer inteligencia o alguna cosa”, explicó.Otro analista militar indica que una comisión del Frente 6, dirigida por alias Dúber Chiquito, fue la que planeó el ataque, que fue similar al cometido un año atrás contra la estación de policía en Villa Rica, norte del Cauca, que dejó seis muertos. Asimismo, el encargado de arreglar los cilindros e instalarlos fue alias Macho Man, uno de los expertos en explosivos del Frente 6.El experto en conflicto armado, Ariel Ávila, explica que aunque la muerte de los jefes del Frente 6 de las Farc, El Burro y Jaimito, fue un importante logro de la Fuerza Pública, el Frente 6 mantiene un alto número de hombres y su capacidad de reclutamiento.Este frente, al igual que la Jacobo Arenas, ha padecido la ofensiva sostenida del Ejército y la Policía en las poblaciones de Toribío, Corinto, Caldono, entre otras. “La instalación del batallón en Tacueyó (en Toribío) le mermó la capacidad operativa a las Farc para cometer atentados”, explicó Ávila. Para un investigador militar, obedece a que en el norte del Cauca les han cerrado muchos corredores de movilidad, la razón por la que planearon un atentado en Inzá, una zona en la que tanto los militares como los policías no estaban a la defensiva.“La estación de Inzá no está fortificada como otras. Este fue un blanco de oportunidad. La forma de cometer un acción terrorista como esta es que envían una comisión de inteligencia o la hacen a través de las RAT (Redes de Apoyo al Terrorismo) y luego trasladan a los explosivistas para cometer el ataque”, explicó un oficial de la Policía.En Inzá, como el propio alcalde lo reconoció, la situación estaba calmada. Por esa razón, incluso, se había llegado a un acuerdo entre la Alcaldía y la Policía de no cerrar con vallas la estación los días de mercado. Las fuentes de inteligencia revelaron que la orden de arreciar en los atentados fue dada por alias Pacho Chino, coordinador del Bloque Alfonso Cano (antiguo Comando Conjunto Occidente) para mostrar fortaleza antes de realizar la tregua de Navidad.“Las Farc necesita realizar acciones de este tipo para mostrar un impacto nacional y mandar un mensaje de que siguen fuertes, pese a los golpes que han recibido. Es algo así como equiparar fuerzas por todos los golpes que han recibido”, dice un analista policial.El exasesor de Paz del Valle, Frangey Rendón, tiene una opinión similar al decir que “frente a la ofensiva militar, las Farc necesitan mostrar fortaleza y que no se quedan atrás en ese sentido”.Movimientos en el ValleOtras fuentes de inteligencia aseguran que dentro de esos planes de las Farc en la región circulan varias versiones. Una de ellas es que los nuevos comandantes del Frente 6 y la Columna Jacobo Arenas no están dispuestos a respetar la tregua navideña, por lo que estarían planeando una ofensiva en la región. “Ellos quieren vengar la muerte de sus antiguos jefes”, agrega uno de los investigadores. Otra fuente dice que en el Valle del Cauca también se están presentado una serie de movimientos de tropas, en la parte alta de Buga, donde se había intensificado las operaciones militares.“Actos como el ocurrido en la zona de Barragán, en la cordillera Central de Tuluá, evidencian, por un lado, que necesitan que las tropas de Buga se desplacen de allí para que les liberen corredores, y por el otro, que están midiendo la reacción de los militares”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad