Ataque en Caquetá, campanazo de alerta para el Gobierno

Ataque en Caquetá, campanazo de alerta para el Gobierno

Septiembre 05, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa

El Ministro de Defensa de Colombia cerró cualquier posibilidad de diálogo tras este hecho en el que murieron catorce policías. Analistas piden que se evite la reagrupación de Farc en la zona.

El asesinato de catorce policías en zona rural del municipio de El Doncello, en Caquetá, dejó en evidencia la compleja situación de seguridad que vive ese departamento, producto de la presencia de la guerrilla de las Farc durante varios años.A pesar de que la insurgencia está en el departamento hace más de cuatro décadas, las acciones con campos minados y emboscadas responden al cambio de estrategia ofensiva que desarrolla ese grupo. La región ha sido para ellos un fortín y está claro, como lo demostraron esta semana, que aprovecharan cualquier descuido para atacar a la Fuerza Pública.Los afectados por el nuevo hecho fueron los 14 integrantes de una patrulla, emboscada en un campo minado; los ultimaron con tiros de gracia y luego los incineraron tras rociarlos con gasolina, según denunció la Policía. Los cuerpos tendrán que ser identificados con muestras de ADN, en un proceso que podría tardar más de un mes. Hasta el momento sólo han identificado a dos.“Las Farc cambiaron sus modalidades. La utilización de minas y de pequeños comandos es lo que están poniendo a operar en los últimos tiempos”, señaló León Valencia, experto en el conflicto colombiano y quien advierte que hay una nueva modalidad de guerra desarrollándose en la región.El ataque del miércoles pasado se le atribuye al Frente 15 de las Farc, conocido también como ‘José Ignacio Mora’. En el departamento también operan, hacia el suroriente, el Frente 14 y la columna móvil del Teófilo Forero. Igualmente hay presencia del Frente 49. Para el politólogo Alejo Vargas, esta emboscada es una evidencia más de que las Farc siguen vivas. “La Fuerza Pública las ha golpeado con fuerza, pero esa guerrilla sigue teniendo 8.000 hombres, que son más que todos los efectivos que tuvieron las guerrillas de Centroamérica cuando estaban en auge”, recuerda el experto.El Caquetá, históricamente, ha sido fortín de estructuras especializadas, al servicio del secretariado de esta guerrilla. En esta zona delinque el Bloque Sur de las Farc, liderado por Joaquín Gómez, cuya influencia está en los departamentos de Putumayo, Caquetá y Amazonas.Según fuentes militares, la extensión del Caquetá, sumado a su geografía selvática y de pocas carreteras, dificulta la lucha contra las Farc.“Ahí se han asentado los pilares robustos de las Farc, dedicados al narcotráfico. Hay muchos laboratorios de los que sale la cocaína que envían a los carteles de México, con los cuales están consiguiendo gran cantidad de dinero”, dice el analista en temas de seguridad, John Marulanda, quien advierte que los departamentos de Putumayo, Cauca y Nariño son una retaguardia para esa organización.Precisamente, sectores como Cartagena del Chaira -municipio que pertenecía a la antigua zona de distensión- y el río Orteguaza son corredores para sacar la droga hacia la frontera con Ecuador y Perú. Según fuentes de inteligencia policial, el Frente 15 de las Farc y en general del Bloque Sur se sostienen con el narcotráfico. El reciente ataque de las Farc con el campo minado no es el único de gravedad ocurrido en los últimos tiempos. A esa guerrilla se le atribuye el secuestro y asesinato en diciembre 2009 del Gobernador del departamento, Luis Fernando Cuéllar. El cuerpo del Mandatario fue hallado en la finca Bellavista, en la vereda El Salado, con una herida de cuchillo en el cuello. Fue degollado. Un campanazo de alertaLos analistas coinciden en que el ataque del miércoles es una alerta para el nuevo Gobierno. “Mostraron que siguen vivos, por lo que no se puede bajar la guardia. Es vital determinar si hubo errores de operación en El Doncello o si se cayó en la rutina, para entender una acción con tantas víctimas fatales”, expresó un experto consultado por Colprensa.Diferentes analistas coinciden en que las Farc le están mostrando los dientes nuevo Gobierno con ataques de alto impacto. “Las Farc están ahí y si no se mantiene el mismo esfuerzo que hubo en la administración de Uribe, pueden recuperarse y quizás logren someter a Colombia a lo que vivíamos antes de ese gobierno. Es un campanazo de alerta que le está dando al gobierno actual” , aseguró Marulanda.La respuesta del Gobierno a este ataqye fue la orden presidencial de “arreciar las acciones contra las Farc”. Ayer el Ministro de Defensa descartó cualquier posibilidad de dialogar e instó a no bajar la guardia frente a las acciones terroristas. “Ellos no creen en la dejación de las armas y por eso hay que arreciar. Con terroristas no hay ninguna posibilidad de dialogar como tampoco con personas que creen que pueden utilizar la violencia y el terror para hacer entender al interlocutor”, dijo Rivera. Además, calificó como una atrocidad y la violación de todas la normas del Derecho Internacional Humanitario lo ocurrido con lo uniformados.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad