Así se vive en las calles de Quibdó la espera por la liberación de los secuestrados

Noviembre 21, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Laura Marcela Hincapié S. | Enviada Especial a Quibdó
Así se vive en las calles de Quibdó la espera por la liberación de los secuestrados

El general Rubén Darío Alzate y sus dos acompañantes fueron secuestrados en el corregimiento Las Mercedes, a media hora de Quibdó.

La población se ha vuelto el centro de atención del país, ante la expectativa de la liberación del general Alzate. Sin embargo, hay temor por posibles enfrentamientos entre la Fuerza Pública y las Farc.

¿Dónde está el general Alzate? ¿Cuándo lo liberan? ¿Seguirá secuestrado en el Chocó? En las calles de Quibdó estas son algunas de las preguntas que se hacen los ciudadanos. En las panaderías, en los restaurantes, en los hoteles, es común escuchar comentarios acerca de la esperada liberación del oficial y de los otros cuatro secuestrados. La población pareciera aún no salir del asombro de que en su municipio, en su departamento, las Farc hayan secuestrado, por primera vez en la historia a un general del Ejército Nacional. "Es que cómo pudo pasar algo tan grave, es que si se llevan a un general, se llevan a cualquiera", dicen los habitantes.Entonces, desde el pasado domingo los chocoanos no se despegan de los noticieros de televisión, de los periódicos, de la radio, esperando información acerca del paradero del oficial y de las otras dos personas que fueron retenidas por milicianos de las Farc en el corregimiento Las Mercedes.Este viernes en la mañana, por ejemplo, Lucía, que trabaja en una farmacía ubicada en el centro de la capital chocoana, confiesa que cada cinco minutos prende el televisor para ver si hay algo nuevo sobre esta noticia. Aunque su jefe le ha dicho que no puede enceder este aparato mientras trabaja, ella dice no poder resistir la tentación de saber qué está pasando.Y es que hasta hace unas semanas la población de Quibdó no era más que uno de esos tantos pueblos olvidados por el país. Sus ciudadanos decían sentirse invisibles. Ni sus problemas de situación de extrema pobreza, ni los problemas de seguridad, ni la constante presencia de las Farc en los municipios y veredas eran noticia. Sin embargo, desde el pasado domingo, cuando se conoció el secuestro del general, los ojos de Colombia y el mundo están puestos en su región. "Uno se siente como extraño, porque no es normal tener tanta atención, uno está acostumbrado a vivir aquí solo y ahora todo el mundo quiere venir a Quibdó. Pero, claro, eso solo pasa porque secuestraron a un general", dice con descontento don Edinson, administrador de un almacén de ropa.Y es cierto. Hoy Quibdó está repleto de periodistas nacionales e internacionales, de funcionarios de organizaciones sociales, de miembros de las fuerzas de seguridad. En los hoteles conseguir una habitación disponible se ha convertido en una misión imposible.Lesly López, recepcionista del Hotel Palermo, ubicado en el centro, cuenta que estos últimos días la demanda ha aumentado en un 100 %. "Antes nunca teníamos el hotel lleno, pero ahora quisieramos tener más habitaciones porque todos los días llegan muchas personas buscando hospedaje".La tensión, entonces, se mantiene. Los habitantes esperan que el general y los otros secuestrados sean liberados pronto. Es que muchos tienen miedo de que en cualquier momento se presente un enfrentamiento entre las Fuerzas Militares y las Farc. "Mientras ellos sigan secuestrados, cualquier cosa puede pasar, por eso queremos que los suelten ya", comenta Patricia, empleada de una ferretería.Por el momento lo único que sabe la población y las mismas autoridades locales y regionales es que el operativo de liberación ya empezó y que en cualquier momento estas personas podrían regresar a la libertad.Mientras tanto, el sonido de los helicópteros que desde el jueves recorren el cielo de Quibdó mantiene la tensión en este municipio que solo ansía que regrese la calma.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad