Así se invertirá el dinero de la seguridad en el Valle del Cauca

Agosto 15, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País.
Así se invertirá el dinero de la seguridad en el Valle del Cauca

El nuevo impuesto a la seguridad dejaría $27.000 millones anuales. CAI móviles y cámaras serían algunas de las inversiones

Motocicletas, CAI móviles, cámaras de seguridad, la construcción del Comando Central de la Policía del Valle y el diseño de un sistema de denuncia en línea son algunas de las inversiones que hará el departamento con el dinero recaudado del nuevo impuesto a la seguridad. 

La decisión que tomó la Gobernación de fijar este aporte en la factura de energía, se debe a que durante los últimos años el presupuesto destinado a los planes estratégicos de seguridad no superaba los $1.000 millones, ahora, con la implementación  este nuevo cobro, la administración quiere recaudar cerca de  $27.000 millones al año.

También influyó el hecho de que, y aunque las cifras socializadas por las autoridades demuestran que el panorama de seguridad regional ha mejorado, los índices de criminalidad del Valle siguen siendo elevados. Solo en los primeros ocho meses de 2016 se han presentado  538 homicidios, 1520 hurtos a personas y 2401 lesiones comunes.

¿En qué se invertirá el dinero?

Según lo explicó Noralba García, secretaria de Gobierno del Valle, el nuevo impuesto para la seguridad permitirá financiar gran parte del Plan Estratégico de Seguridad y Convivencia Ciudadana, el cual está proyectado para ejecutarse entre el 2017 y el 2019. 

El primer apartado de dicho plan, que fue elaborado conjuntamente con las Fuerzas Armadas, la Policía, la Fiscalía y Migración Colombia, contempla la compra de 90 CAI móviles y 450 motocicletas de 250 centímetros cúbicos para las fuerzas policiales del departamento. Cada CAI móvil está compuesto por una sala de retenidos, una de atención al público, cámaras digitales, equipos de primeros auxilios y kits de prevención.

Igualmente, y según los requerimientos de cada organismo de seguridad, a las Fuerzas Armadas de Valle se les entregarían 108 camionetas Pick up y 52 motos; al CTI de la Fiscalía 15 automóviles de 1,5 litros; y a Migración Colombia 3 vehículos tipo Van.

Para mejorar las condiciones de reacción y respuesta de las autoridades, se planean comprar 200 cámaras de seguridad, que serían instaladas en 40 de los 42 municipios del Valle. Este proyecto, cuya meta es contar con 5 cámaras por municipio, tendría un costo de $20.000 millones.

“Esto va ligado al proyecto de construcción del Centro de Comando y Control la Policía del Valle en un lote de Buga, lo que nos va a permitir estar interconectados con los demás municipios”,  dijo el Comandante de la Policía del Valle, general Camilo Ernesto Álvarez. La construcción de este centro operativo tendría un costo de $60.000 millones.

[[nid:566846;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2016/08/a4orden15ago16n1photo01.jpg;left;{}]]

Según el general, las cámaras estarán dotadas con un software especializado en reconocimiento facial e identificación de placas de vehículos, “eso quiere decir que si alguien comete un crimen en un municipio podemos seguirle la pista por todo el departamento”, agregó.

El Plan de Seguridad del Valle también contempla adquirir equipos especializados para apoyar las labores investigativas de la Fiscalía, como un microscopio de identificación balística y un videocomparador para grafología forense, equipos que costarían aproximadamente $1.150 millones.

¿Y a Cali qué le toca?

De manera inicial, en Cali se entraría a reforzar el sistema de movilidad y respuesta de la Policía, que recibiría  10 CAI móviles y 50 motos.

Según un funcionario de la Secretaría de la Gobernación del Valle, también se implementarán las Escuelas de Paz en la ciudad, que son  iniciativas para adelantar talleres de  convivencia ciudadana en las comunas.

“También destinaremos recursos para atender la protesta social, garantizando que los equipos de control puedan llegar  hasta el lugar de los hechos”, dijo el funcionario. Por su parte, el alcalde de Cali, Maurice Armitage ha mostrado su descontento con la implementación del nuevo impuesto a la seguridad. 

En días pasados dijo que esa nueva tasa podría alejar a los comerciantes y a los empresarios de la ciudad, e impedirían que Cali  sea una ciudad competitiva. “Tenemos que meterle plata a lo social, estamos dando empleo a víctimas de violencia, pandilleros, desmovilizados. La seguridad no la vamos a arreglar con tanques de guerra ni aviones, sino siendo más justos y participativos", dijo.

Críticas al proyectoJuanita Cataño, diputada del Valle por el Centro Democrático, ha dicho que la implementación del nuevo impuesto a la seguridad resultaría inoportuno.“Además de irresponsable y con serios visos de ilegalidad. Para gravar un servicio público se debe consultar a la Comisión de Regulación de Energía y Gas, y eso no ha pasado”, dijo la diputada.También  señaló que hacen falta estudios que permitan argumentar la necesidad de fijar una tasa para la seguridad, pues “lo presentado por la Gobernación da la impresión de ser algo improvisado”.   

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad