Así se infiltró la Policía para capturar al mayor falsificador de documentos del Valle

Así se infiltró la Policía para capturar al mayor falsificador de documentos del Valle

Mayo 28, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co
Así se infiltró la Policía para capturar al mayor falsificador de documentos del Valle

Dentro de los sellos incautados hay migraciones de países como Panamá y Chile. Esta fotografía fue tomada durante el allanamiento.

Dicen las autoridades que se evitó la comercialización de más de 1.000 cédulas falsas para el tráfico de personas por el Valle con rumbo a Centroamérica.

15 días como falsos aseadores y 3 bolsas de basura fueron la clave para que investigadores encubiertos lograran capturar a un hombre de 52 años que es señalado por las autoridades de ser el mayor falsificador de documentos en el Valle del Cauca.

Si una persona quería tener todos los documentos necesarios para salir del país sin problemas tenía que pagar a un tercero entre 2.500 y 3.500 dólares para que 'Pícoro', como se le conoce al detenido, hiciera el trabajo en una vivienda del barrio Santander, nororiente de Cali. 

Darío Fernando Daza Dorado, director regional occidente de Migración Colombia, dijo que el hombre, oriundo de Toro, Valle, ofrecía falsificación de cédula de ciudadanía, licencias de conducción, tarjetas de crédito de algunos bancos y libreta militar para soportar las salidas en los controles de las autoridades de Colombia. 

"Hemos podido establecer, por todos los apoyos de inteligencia, que hasta la vivienda de este hombre no iban los migrantes sino que era un lugar donde terceros llevaban fotos y huellas dactilares para ser estampadas en las cédulas falsas. Hasta los hologramas de los documentos legítimos eran utilizados", afirmó Daza Dorado. 

El funcionario contó que se incautaron sellos falsos de autoridades de migración de Colombia, Panamá y Chile, así como otras réplicas de los existentes en cuatro notarías de Cali, en gobernaciones del país y la Registraduría Nacional. 

Las autoridades tienen estimado que por una cédula de ciudadanía falsa este hombre, padre de tres hijos y separado, podía cobrar cerca de $500.000. Si un menor de edad requería una para entrar a fiestas o clubes de Cali, le costaba $50.000, era la versión más básica de la falsificaciones de este documento. 

"En esta 'fábrica' encontramos dos pasaportes originales que no tenían la foto y que al parecer estaban siendo sometidos a un proceso para ser vendidos", contó el directivo de Migración Colombia. 

Falsos aseadores, la clave del golpe

Fuentes de inteligencia de la Policía de Cali le contaron Elpaís.com.co que este hombre ya había sido detenido por falsificación en el 2011. Ahora, cinco años después, su caída se dio por las bolsas de basura que recogía el camión de la empresa Promoambiental, encargada del aseo en esta zona de la Comuna 4.   

"Nosotros nos hicimos pasar como aseadores de esta empresa para seguir de cerca los movimientos de esta persona y poder cambiar las bolsas de basura por otras de similares características para indagar qué botaba este hombre, todo lo teníamos que hacer muy rápido. Pasaba un carro de inteligencia y abriendo la puerta, sin parar, se llevaba una y dejaba otra, como arte de magia", relató la fuente.

Dijo que durante los cerca de 16 turnos de aseo que lograron hacer durante las dos semanas, pudieron establecer que este hombre sacaba los residuos a las 9:30 a.m.

[[nid:540144;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/05/img-20160527-wa0217.jpg;full;{1.100 cédulas de ciudadanía falsas, 73 sellos falsos de autoridades de migración Colombia, Panamá y Chile, así como diplomas y otros documentos, fue lo incautado a alias Pícoro, el mayor falsificador de documentos del Valle, dicho por las autoridades. Máquinas especializadas para la elaboración de los documentos, otros elementos incautados.Fotografías: cortesía de la Policía Nacional}]]

"En este proceso fueron claves tres bolsas de basuras que llevaron a su caída: en la primera encontramos la carátula de un pasaporte partida a la mitad, como si hubiese sido rasgada. Luego fueron fotografías tipo carné cortadas en varios pedazos, incluso tarjetas profesionales de psicólogos", según el efectivo de la Policía. 

Durante el trabajo de observación, según indicó, se pudo establecer que cinco personas que timbraban en el predio y que el detenido les tiraba las llaves para entrar, eran hombres de confianza que iban a llevarle fotografías tipo documento para los encargos. El pago se le hacía cuando entregaba el trabajo. 

"Este hombre era reconocido en su trabajo por los buenas falsificaciones que hacía, incluso, los códigos de barras y los hologramas los sacaba de cédulas originales, cosa que si cualquier autoridad escaneaba el código, el cliente no iba a tener problemas, pasaba por cualquier lado", aseguró la autoridad. 

Sucre, ese barrio del centro de Cali que ha sido protagonista de cinematográficas operaciones contra el microtráfico, era el lugar donde 'Pícoro' compraba licencias de conducción y cédulas originales. A plena luz del día.

"Él iba donde habitantes de calle de esta zona y compraba documentos de identificación originales entre $5.000 y $10.000, los cuales habían sido hurtados a sus dueños en asaltos callejeros", acotó el investigador. 

En ocasiones, no siempre, dicen las autoridades, el hombre frecuentaba San Nicolás para saludar viejas amistades y comprar insumos químicos y de papelería, en este sector había trabajado muchos años durante sus 15 años como falsificador. 

"Lo seguimos hasta cierto punto y después la patrulla de ese cuadrante nos ayudó con una requisa para tomar su número de cédula y nombre completo, ya con eso supimos quién era y su pasado judicial ya lo decía todo", afirmó el investigador de la Policía de Cali, quien explicó que la investigación tardó seis meses. 

Contó que el caso nació por una fuente que les dijo que habían movimientos extraños en esta casa, a la que llegaron autoridades este viernes a dar el golpe. El hombre, durante el traslado y las entrevistas con las autoridades negó dar su dirección de domicilio y solo atinó a decir: "yo vivo en esa casa". Pero el sitio era una 'fábrica', no habían camas ni nada para vivir. 

Los investigadores ahora se concentran en conocer quiénes son las personas que le encargaban a este hombre la documentación falsa, trabajo que le estaba dejando por lo menos $4 millones en ganancias mensuales. 

En la operacion, acompañada por Migración Colombia y un equipo especializado de la Embaja de Estados Unidos, se incautaron en total 1.100 cédulas falsas, 98 licencias de conducción, 73 sellos falsos, entre los que hay de las migraciones de Panamá, Chile y Colombia, así como también de notarías y gobernaciones del país. También hallaron diplomas falsos de las universidades San Buenaventura y Santiago de Cali, con las firmas alteradas, claro. 

También se decomisaron registros civiles y dos pasaportes originales que iban ser alterados, pues no tenían fotografías. 

La ruta que más utilizan los traficantes de personas, dicen las autoridades, inicia en Ecuador, pasa por Nariño y luego sigue al Cauca hasta llegar al Valle, para luego tomar el Eje Cafetero, especialmente a Turbo, Antioquia, un puerto con salida al Mar Caribe. 

'Pícoro' compareció este viernes ante un juez por el delito de falsedad en documento público y fue cobijado con medida de aseguramiento a la espera de ser enviado a un centro carcelario de la ciudad. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad