Así se habrían cometido los descuartizamientos en la cárcel La Modelo

Marzo 18, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co|Colprensa
Así se habrían cometido los descuartizamientos en la cárcel La Modelo

Los patios de la cárcel La Modelo de Bogotá son de los de mayor reporte de hacinamientos.

Fiscalía reveló detalles de la investigación que documentaría cerca de 100 casos de personas desparecidas en la cárcel La Modelo.

La Fiscalía, ante la Sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Bogotá, dio a conocer detalles de cómo se habrían llevado a cabo los descuartizamientos en la cárcel La Modelo de Bogotá.

El pronunciamiento se conoce en momentos que inicia el proceso de judicialización por los más de cien casos que habrían sido cometidos en el centro penitenciario por parte de integrantes de grupos paramilitares. 

Según el ente investigador, las muertes ocurrieron entre 1998 y 2003 y fueron llevadas a cabo por cerca de 200 paramilitares recluidos, quienes formaban el denominado ´Bloque Interno Capital’, grupo que según la investigación tenía “control” en ese lugar.

Tal era el dominio de los paramilitares en la cárcel, que habían logrado ingresar fusiles, revólveres, granadas, explosivos, subametralladoras e, incluso, usaban inyecciones de cianuro para mantener el control en La Modelo.

“Según algunos postulados de Justicia y Paz, las personas eran envenenadas con cianuro, para aparentar que habían muerto de un paro cardiaco, bajo condiciones naturales, y esa era la causa de fallecimiento que era reportada por el Inpec”, indicó el fiscal Cuarto de la Unidad de Justicia Transicional.

De acuerdo con la investigación de la Fiscalía, cuando los paramilitares cometían asesinatos de los cuales quedaban cuerpos con aparentes marcas de un homicidio, los restos eran “desaparecidos” con ayuda del Inpec, tras ser llevados a un lugar llamado ‘La Puerta Blindada’.

“Cuando los cuerpos eran llevados a este lugar, los restos eran envueltos en una cobija, los paramilitares golpeaban fuertemente la puerta, y funcionarios del Inpec salían y recogían el cuerpo, de ahí para allá lo que pasaba con esos cuerpos está por establecer”, manifestó el representante de la Fiscalía.

Las órdenes para cometer estos asesinatos eran emitidas por el entonces comandante de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), Carlos Castaño, pero eran recibidas en la cárcel por Miguel Arroyave alias El Arcángel, jefe paramilitar del’ Bloque Centauros’, quienes decidieron cometer los homicidios dentro de la cárcel para demostrar “su poder y control”.

La Fiscalía señala que tras escuchar las declaraciones de exparamilitares, entre ellos Mario Jaimes Mejía, alias El Panadero (sindicado de secuestrar y abusar de la periodista Jineth Bedoya), pudieron establecer que una de las personas que inició con la modalidad del cianuro, fue Albert Narváez, conocido con el alias de Belisario.

‘Belisario’ habría experimentado varias veces para ajustar la cantidad necesaria del veneno, hasta que descubrió que cuando se inyectaban dosis más bajas de la sustancia, era más efectivo.

Un postulado de Justicia y Paz narró cómo una víctima logró salvarse tras la inyección: “Había una persona que le hacía los favores a los paramilitares, que era conocido como ‘El Embolador’, un día decidieron matarlo, y ensayaron con él con una alta cantidad de cianuro; cayó al suelo, convulsionó y no se volvió a mover; lo envolvieron en la cobija y  lo llevaron a la puerta blindada; a las dos horas ‘El Embolador’ llegó vivo y le dijo a ‘Belisario’: ‘patrón qué fue lo que usted me aplicó que tengo mucha hambre’, le dieron comida y quedaron aterrados; así llegaron a la conclusión que el cianuro actuaba mejor en dosis pequeñas”.

Torturas y descuartizamientos

Según la Fiscalía, los paramilitares habían buscado varias formas para cometer los asesinatos, incluso algunas personas fueron torturadas previamente. Uno de los métodos era mediante choques eléctricos.

“Eran metidos al tanque del agua, y les colocaban corriente”, indicó el fiscal del caso, quien explicó que este tipo de tortura era empleada cuando alguien se oponía a las decisiones de los jefes paramilitares, incluso este método fue usado contra los propios integrantes del grupo ilegal.

El fiscal del caso retomó en su relato el testimonio de un exparamilitar que declaró en Justicia y Paz, quien manifestó que luego de que las personas eran llevadas al tanque de agua, posteriormente eran descuartizadas.

"Primero le metían corriente a la gente, el que no moría en los tanques de corriente, lo mataban y lo desaparecían en los tanques de aguamasa. Los degollaban y los picaban o los ahorcaban", explicó el exparamilitar, cuyo nombre se mantiene en reserva por parte de la Fiscalía.

Según el declarante, las personas eran ahorcadas o asesinadas con cuchillo y, ocasionalmente, con armas de fuego, pues aclaró que solo empleaban éstas con los miembros de las Autodefensas, cuando tenían diferencias internas.

Frente a los métodos para la desaparición de los cuerpos, dijo: "Se botó a mucha gente por las alcantarillas, pero picada. Había un señor encargado de picar a la gente, llevaba una maceta (martillo grande) y tres o cuatro costales con huesos, para desaparecer a las personas. Los huesos quedaban molidos y los echaban por las alcantarillas".

La otra modalidad que mencionó el desmovilizado para desaparecer personas era picándolas y echándolas en las sobras de comida de la cárcel.

"Hubo un revuelo a nivel nacional, me acuerdo tanto que eso salió por las noticias. El Inpec tenía un contrato con un señor de Soacha, de unas marraneras. Eso fue muy mencionado para el 2001, cuando encontraron un marrano chilingueando (SIC) con una mano, este señor llamó a la prensa y eso fue noticia", contó.

El fiscal del caso explicó que los hechos investigados incluyen presuntas muertes de guerrilleros, visitantes de la cárcel La Modelo, familiares de reclusos e integrantes de los propios grupos paramilitares.

La Fiscalía insiste en que a pesar de que hayan pasado cerca de quince años de los hechos, los integrantes del denominado ‘Bloque Interno Capital’ deben responder ante la justicia por delitos como homicidio, secuestro, tortura, tráfico y porte de estupefacientes, y desaparición forzada.

Por el momento, el ente acusador buscará que los postulados de Justicia y Paz revelen todos de los detalles de las muertes dentro de La Modelo, dado que la Fiscalía busca establecer si la masacre dentro del penal pudo superar las 100 víctimas.

Además, también estudian si integrantes recluidos de las Farc y del ELN participaron en las muertes, pues la Fiscalía ha establecido que reclusos de los grupos guerrilleros fueron protagonistas de otras irregularidades ocurridas en la cárcel.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad