Así se descubrió la mentira que inventó la conductora del Sitp en Bogotá

Julio 27, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Colprensa
Así se descubrió la mentira que inventó la conductora del Sitp en Bogotá

Estos son los buses del Sitp que circulan en Bogotá.

Lea las pistas que encontró la Policía para dar con la falsedad de la denuncia. Mujer podría recibir hasta 12 años de cárcel.

Análisis de videos grabados por cámaras de seguridad y los exámenes de Medicina Legal fueron las pistas recolectadas por la Policía para determinar que la conductora de bus de servicio público de Bogotá no fue violada, como lo denunció inicialmente.

Según lo registrado en la cámara, cinco segundos duró estacionado el bus del Sistema Integrado de Transporte Público de Bogotá (Sitp) donde, según el testimonio de su conductora, dos hombres y una mujer abusaron de ella. Sin embargo, la mujer afirmaba que allí habían durado aproximadamente 30 minutos, tiempo en el cual los sujetos habrían cometido con ella todo tipo de vejámenes. 

Esa fue la primera pista que los investigadores de la Sijín de la Policía de Bogotá y la Fiscalía tuvieron para determinar que “había muchas inconsistencias en la versión de la víctima”. La segunda pista la hallaron en los resultados de Medicina Legal. Si bien el dictamen decía que la mujer presentaba enrojecimiento en sus partes íntimas, rasguños y moretones en su cuerpo, esto no determinaba que hubiera sido producto de una relación sexual abusiva, sino que podría tratarse de una con consentimiento o tal vez, como lo afirmó la Fiscalía, ella misma los habría podido causar. Luego se analizó el bus donde supuestamente habrían ocurrido los hechos. Estos vehículos, según las autoridades, cuentan con un botón de pánico que fue oprimido por la víctima después de haber ocurrido la supuesta violación, como ella lo manifestó en su momento. Pero al analizar el bus, no había ningún reporte que a la hora mencionada por la trabajadora, alguien hubiera ingresado y pasado la tarjeta por el sistema. Además, según las autoridades, los testimonios de ella se contradecían en muchas ocasiones y eso fue, precisamente, lo que generó más dudas. Pero después de analizar cada prueba, la investigación arrojó que la denuncia de la trabajadora de 35 años, era falsa. La misma mujer, así lo expresó a los investigadores, quienes no avanzaron mucho en esta parte, puesto que la conductora del bus no se encontraba en presencia de la Fiscalía y de su abogado. 

El pasado fin de semana en redes sociales circularon varias fotografías que daban cuenta de que las autoridades habían capturado a los supuestos agresores de la mujer. El llamado lo hizo la comunidad del municipio de Mesitas del Colegio (Cundinamarca), que basados en el retrato hablado, el cual fue mostrado por las autoridades y divulgado por los medios de comunicación, encontraron a un joven con rasgos muy similares. Sin embargo, al mostrar las fotos a la supuesta víctima, ella confirmó que ninguno de ellos eran los supuestos violadores. Así mismo, las autoridades confirmaron que por este hecho no se había realizado ninguna captura. ¿De dónde se inventó el retrato? Fuentes cercanas a la investigación le confirmaron a Colprensa que la trabajadora se habría basado en varios rostros de personas que había visto en su vida y aunque nunca aportó nombres, hablaba con mucha seguridad de los rasgos. Sin embargo, el joven que aparecía en las fotos publicadas por varios medios de comunicación, no tenía el tatuaje en el cuello del que la mujer había hecho tanta referencia. El joven que aparentemente tenía rasgos similares al retrato hablado, tal como se pudo constatar, tuvo que cerrar su red social Facebook por las amenazas e insultos que las personas empezaron a escribirle. La falsa denuncia hecha por la mujer, quien es madre de dos menores y una mayor de edad se hizo, según las autoridades, porque la empresa le cambió la ruta de transporte en la que siempre se movilizaba desde hacía un año que había ingresado a laborar allí. Por esta falsa denuncia, la mujer ahora podrá enfrentar un juicio y finalmente llegar a pagar una pena de entre tres a doce años de cárcel. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad