Así operan los carteles de la extorsión en la galería Santa Elena

Así operan los carteles de la extorsión en la galería Santa Elena

Julio 04, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Diana Isabella Sánchez, especial para El País
Así operan los carteles de la extorsión en la galería Santa Elena

Los siete presuntos extorsionistas fueron detenidos durante el inicio del Plan de Intervención a la ciudad de Cali de la Policía, en el que más de cien uniformados se tomaron este martes la Galería Santa Elena.

De las tres bandas de extorsionistas que el Gaula ha identificado en el sector de la galería de Santa Elena, dos ya fueron desamanteladas entre el 2011 y el 2012.

'Los Vigilantes de la 23’, como se hacen llamar los miembros de una banda delincuencial dedicada a extorsionar a comerciantes de la galería Santa Elena, de Cali, advierten a sus víctimas que su seguridad tiene un valor de $5.000, $10.000 diarios. Vendedores de la central de abasto e incluso transportadores de alimentos se ven obligados a pagar esta cuota que ‘los Vigilantes’ recogen personalmente en sus negocios, pues de lo contrario reciben amenazas de desalojo, de prohibir la venta de sus productos y en el peor de los casos, de muerte. Por más de un año, la Policía le ha seguido la pista a las bandas de extorsionistas que delinquen en la galería. Este miércoles, las autoridades dieron a conocer la captura de el pasado fin de semana de siete presuntos integrantes de ‘los Vigilantes de la 23’, una de las agrupaciones de la zona. Aún queda nueve de los miembros de ese grupo libres. La operación se inició en la tarde del sábado pasado luego de que un vendedor del sector le informó a las autoridades que en el segundo piso de un edificio deshabitado había ingresado un grupo de personas que le parecían sospechosas. Un miembro del Grupo Antiextorsión y Antisecuestro de la Policía, Gaula, explicó que en Santa Elena hay muchas edificaciones vacías que generalmente son utilizadas como sitio de reunión para estas bandas delincuenciales y para el consumo y venta de estupefacientes. Sin embargo, cuando los policías ingresaron al lugar se encontraron con once individuos que portaban cuatro armas de fuego calibres 38 y 23 con sus respectivos cartuchos. Al percatarse de la presencia de las autoridades, comenzaron a dispararles y cuatro de ellos lograron escapar.De acuerdo con la Policía, además de los cuatro fugitivos, tienen identificadas a otras cinco personas que, al parecer, también pertenecen a esta organización criminal.Una amenaza constanteDe las tres bandas de extorsionistas que el Gaula ha identificado en el sector de la galería de Santa Elena, dos ya fueron desamanteladas entre el 2011 y el 2012.Los primeros en caer fueron ‘los Cebolleros’, quienes a las 11:00 p.m. estaban alerta de los productos que ingresaban a la plaza de mercado para, al día siguiente, cobrar a los propietarios $500 por cada canasta y entre $1.000 y $3.000 por el sitio en que se ubicaban. El 9 de abril de 2011, las autoridades capturaron a sus nueve integrantes. Por otra parte, ‘los vigilantes del Planchón’ no se conformaban con pedir a los comerciantes cuotas diarias de entre $5.000 y $30.000 (dependiendo de las condiciones de la víctima), sino que también robaban los productos y los vendían. Asimismo, mediante llamadas telefónicas, extorsionaban a seis mayoristas por sumas hasta de $100 millones a cambio de brindarles “seguridad”. Finalmente, tras nueve meses de investigación, el 1 de junio del 2012 la Policía capturó los nueve miembros de este grupo delincuencial. Un comerciante del sector, que prefirió conservar el anonimato, denunció que aunque las autoridades han dado fuertes golpes a estas estructuras criminales, las extorsiones continúan y esta problemática se convierte en un círculo vicioso en el que con la salida de unos, aparecen nuevos delincuentes dispuestos a cobrar la ‘vacuna’ diaria. Añadió que esta situación se presenta debido al desorden que reina en la galería, además de que “es un lugar propicio para quienes quieren aprovecharse de las necesidades de los comerciantes”. Aseguró que paga la suma de dinero que le piden por temor a las represalias.Frente a esta situación, un miembro del Gaula afirmó que las autoridades son concientes de que esta es la principal problemática que enfrenta este sector, y que la labor de las autoridades se complica pues también hay extorsionistas que operan individualmente y, además,al desarticular una banda al poco tiempo esta reaparece.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad