Así habrían permeado las Farc a los movimientos indígenas del Cauca

Julio 22, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Así habrían permeado las Farc a los movimientos indígenas del Cauca

Mientras las autoridades y el mismo Gobierno denuncia una presunta infiltración de las Farc en el movimiento indígena, los líderes de estas organizaciones se defienden y afirman que su lema es rechazar a todos los grupos armados.

Tres de las personas que expulsaron a los soldados de Toribío tendrían órdenes de captura, según informes de inteligencia.

¿Resistencia o complicidad? Aunque las comunidades indígenas del Cauca han sido voceras de una lucha para defender sus territorios de la guerra, en las últimas semanas el propio Gobierno Nacional hizo fuertes denuncias acerca de una supuesta relación de este movimiento con los grupos subversivos. Los rumores se extendieron luego de que miembros de la Guardia Indígena destruyeran algunas de las trincheras de los policías en Toribío y expulsaran a la fuerza a los militares que permanecían en el Cerro Alto Berlín. El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, calificó como “indudable” la infiltración de las Farc en las organizaciones de la región. A pesar de que estos señalamientos no son nuevos, fuentes de inteligencia sostienen que hoy cuentan con pruebas que confirmarían estas denuncias. Un coronel de la Policía del Cauca dice tener un argumento contundente: el 95% de las personas que han sido capturadas en este departamento por vínculos con la guerrilla son indígenas. Entonces -explica- es probable que muchos de esos habitantes también hagan parte del movimiento. “Algunos, no todos, seguro tienen la misión de infiltrarse en las comunidades y dirigir las organizaciones para sus propósitos”, indica el investigador que está al frente de los procesos por rebelión y terrorismo.De acuerdo con el oficial, existe una investigación actual contra quienes están vinculados con los grupos guerrilleros, en la que se han ordenado 165 detenciones, de las cuales 37 ya se cumplieron. En ese proceso, que fue noticia el mes pasado, cayeron varios miembros de los resguardos e incluso dos políticos del municipio de Guachené: el Secretario de Gobierno y el de Cultura. Pero más allá de que algunos indígenas hagan parte de la guerrilla, lo que preocupa a las autoridades es que los líderes de su movimiento estén a favor de los grupos armados ilegales. Frente a eso habría algunos indicios. Una fuente reveló a este diario que hasta el momento se ha identificado que tres de las personas que participaron en la toma del cerro de Toribío y agredieron a los militares tienen órdenes de captura. Entre esos estaría alias Manuel, quien es buscado por concierto para delinquir con fines terroristas, homicidio agravado y rebelión. Aunque fue uno de los cuatro guerrilleros detenidos el pasado miércoles por la Guardia Indígena, los investigadores dicen no entender por qué esta misma persona estaba acompañando a los líderes en la expulsión de la Fuerza Pública. Para el alcalde de Toribío, Ezequiel Vitonás, la explicación es sencilla: las Farc buscan fortalecer el Movimiento Bolivariano a costa del pueblo indígena. Sin embargo, el mandatario dice que esta iniciativa no cuenta con la complicidad de los comuneros. “Ellos están haciendo una campaña de desprestigio de los líderes, para luego poner a sus comandantes”.Parte de las pruebas que tendrían las autoridades de la supuesta relación de algunas organizaciones indígenas con los subversivos son fotografías que muestran a algunos de sus miembros acompañados de guerrilleros y manipulando explosivos. El País tuvo acceso a algunas de esas imágenes y en una de ellas se ve a un presunto miembro del Frente Sexto en una camioneta blanca con miembros la Guardia Indígena y vistiendo una pañoleta del pueblo Nasa.La fotografía fue tomada durante el decomiso de unos ‘tatucos’ (explosivos artesanales) que realizó la guardia. Eso quiere decir -según la Policía- que este subversivo, quien hace ocho años realiza espionaje terrorista en Toribío, ha participado en varias de las actividades que realiza el movimiento indígena.Además del Frente Sexto, la Columna Gabriel Galvis de las Farc también realizaría una labor de infiltración. En municipios como Miranda, integrantes de la Policía Judicial dicen tener identificado a un subversivo conocido con el alias de Óscar, quien sería el encargado de permear a las comunidades. Y es que según lo conoció este diario, en interceptaciones telefónicas se ha evidenciado que cada vez que se presentan problemas, los guerrilleros piden hablar con ‘Óscar’ “para que mande a la gente de El Palo”, quienes -según los investigadores- serían indígenas de la guardia.En medio de estas labores de inteligencia, las autoridades investigan otra amenaza que estaría detrás de las presuntas infiltraciones: el narcotráfico. Según informes de la Policía, las bandas criminales también están presionando a las comunidades para que retiren a la Fuerza Pública del Cauca, pues han perdido varios cargamentos de droga debido al cierre de corredores vitales de movilidad. “La banda ‘Los Pastusos’ y otro grupo liderado por un miembro de ‘Los Urabeños’ están detrás de esto”, reveló -bajo el anonimato- un oficial.¿Resistencia o complicidad? Las autoridades ya tienen su respuesta, sin embargo los líderes indígenas insisten en la transparencia de su movimiento. Un miembro de la guardia del Cauca se defiende con un hecho: “En los últimos diez años en este departamento ha habido más de mil gobernadores indígenas y nunca uno de ellos ha dejado de decir en un discurso que rechaza la presencia de la guerrilla en sus tierras”."No somos guerrilleros"Feliciano Valencia, consejero de la Acin, afirmó que el movimiento indígena es acusado de una relación con las Farc sólo porque está tomando acciones para expulsar a los grupos armados de su territorio. “Invito a que investiguen bien y nos prueben esas denuncias”. En el mismo sentido se manifestó Arbey Pavi, alcalde mayor del cabildo indígena de Toribío, quien afirmó que si dichos señalamientos fuesen ciertos, “no les estaríamos pidiendo a la guerrilleros que se vayan de nuestra tierra, como lo hicimos el día que vino el presidente Santos, cuando fuimos hasta el retén ilegal que tenían para hablar con ellos”. Por su parte Nelson Lemos, consejero del Cric, aseguró que su organización siempre ha sido criticada por indígenas de otros cabildos, que aseguran que la guerrilla los dirige. “Eso es mentira y sólo se dice para perjudicarnos”.Leonardo Escué, jurídico de los cabildos indígenas, sentenció que “si la Guardia Indígena tuviera relaciones con las Farc no hubiera capturado a varios guerrilleros esta semana”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad