Así fue la operación para desmantelar 50 redes de microtráfico en Cali

Así fue la operación para desmantelar 50 redes de microtráfico en Cali

Noviembre 13, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Así fue la operación para desmantelar 50 redes de microtráfico en Cali

1323 capturados, 1107 de ellos en flagrancia, han dejado los operativos de la Policía Metropolitana de Cali por tráfico de drogas en 2016.

Aunque muchos parques y zonas de la ciudad sufren el flagelo de los consumidores, las cifras de la Policía este año son contundentes.

Camuflados como otros   consumidores más, agentes encubiertos de la Sijín han logrado llegar al corazón de las estructuras criminales dedicadas al microtráfico de estupefacientes en Cali. Fungiendo como adictos graban videos e identifican a los líderes y a toda la cadena de distribución que alimenta el ‘narcomenudeo’ en distintos sitios de la ciudad. Lea también: Los crímenes de los pequeños capos que controlan el microtráfico en Cali

Con esa estrategia, el pasado 11 de agosto tras largos meses de investigación y seguimientos  cayeron quince integrantes de  Los Rosados,   una red de  venta de drogas sintéticas en Cali.

 En la operación se logró la captura del mayor número (15) de miembros  de una sola banda este año. Entre ellos estaba alias  El Gringo,  líder de la organización delictiva que abastecía de  estupefacientes cinco comunas de Cali y enviaba droga a Medellín, Armenia y Mocoa, en el país, y Argentina, Brasil y Chile, en el exterior.

También fue puesto a órdenes de la justicia alias Veterinario, quien  ejercía como tal en un consultorio fachada, pero en realidad se dedicaba a  preparar el 2CB (cocaína rosada), pastillas de éxtasis,  ‘Wax’ (un concentrado de marihuana) y cocaína con sabor a vainilla, según investigadores de la Sijín.

Las autoridades  les incautaron, 455 pastillas de éxtasis, 9 frascos de ‘popper’, 102 gramos de 2CB (Tucibí), 105 cigarrillos de marihuana y 3000 gramos de este alucinógeno.

Este golpe forma parte de la estrategia de la Policía Metropolitana de Cali para desarticular las bandas de microtráfico de estupefacientes. Esa lucha    ha dejado este año 1323 personas capturadas, de las cuales 1107 fueron sorprendidas en flagrancia.

 Otras 216 fueron sometidas a  las autoridades por orden judicial. Por ejemplo,  trece  miembros de Los Rosados fueron detenidas por orden  del Juzgado 29 Penal. Los restantes,  que vendían la droga en fiestas electrónicas o a domicilio, fueron capturados al ser sorprendidos  en posesión de los estupefacientes.

El operativo incluyó allanamientos en los barrios Las Granjas, Santa Anita, Pance, Prados del Limonar, Colseguros, Nueva Granada, El Lido y El Poblado.

El comandante de la Policía Metropolitana de Cali, general Nelson Ramírez, informó  que esta sola red vendía  entre $500 y $600 millones al mes.

Pero en lo que va corrido de 2016, 50 grupos delictivos dedicados al tráfico de sustancias psicoactivas han sido desmantelados en la capital del Valle.

Los uniformados han desarticulado otras 18 bandas como  Los Indios, Los Difíciles, Los Gatos, Los Rojos, Los del Puesto, Las Arañas, Los Gomelos, Los Mallarinos, Los Chiquis, Mazamorrera, Los Azules, Los Rayados, Los Cenizos, Los Rosquillos, Los Piolines, El Hueco y Calle Caliente.

Los que más capturados han tenido han sido Los Rosados, con 15, Los Indios con 13 y Los Cenizos y Los Rayados, con 10 capturados cada una.

El  general Ramírez añadió  que gracias a  estos operativos se han logrado erradicar 184 expendios de droga, 16 de los cuales estaban situados en áreas cercanas a entornos escolares.

La proliferación del fenómeno del microtráfico, dice él, obedece a que muchas personas lo buscan como una fuente de ingresos. “Es una especie de economía criminal que les permite una cierta forma de vida”, asevera.

Agrega  que han encontrado expendios camuflados en hoteles (residencias), chatarrerías y ventas ambulantes y que los barrios más de afectados   son El Calvario y Santa Elena. “Allí abundan los expendios y redes de pequeñas dosis a precios muy bajos, que les permite ciertos ingresos personales, pero los que se benefician son las grandes organizaciones. Por eso buscamos afectar toda la cadena criminal, desde que llega a la ciudad, la distribución y comercialización, hasta el consumo”, sostiene.

Lo peor es que este delito conlleva a otro, como es el de los homicidios en esas disputas territoriales por no perder su mercado. “Por eso protegen sus territorios con violencia”, apunta el general Ramírez.

Para las autoridades, un gran porcentaje de los homicidios que se presentan en la ciudad se deben a las disputas entre organizaciones por el control del microtráfico.

El alto oficial confirmó también que la estrategia que antes estaba enfocada en las grandes organizaciones, ahora cubre también a las pequeñas estructuras de narcomenudeo de parques, entornos de colegios, campos deportivos, esquinas e inmuebles. Aún restan por desmantelar   32 de las 82 que tienen identificadas para atacar este año.

Otra  banda desarticulada fue la de Los Cenizos, que delinquía   en  los alrededores de la plazoleta Centenario y el Instituto Departamental de Bellas Artes. Nueve de sus integrantes fueron detenidos por orden judicial y dos en flagrancia, por la comercialización de  marihuana y cocaína que les daba réditos de  $50 millones al mes. En un día  podían  vender hasta  $2.000.000.

Lograrlo  implicó infiltrar un investigador  como estudiante y repartidor de volantes durante cuatro meses, para lograr la evidencia probatoria que permitiera la judicialización de alias Was, jefe de la banda, y los otros ocho expendedores de drogas en el sector.

Alias Was, de 45 años y residente en Montebello, compraba la  droga en el barrio Sucre y la llevaba a una bodega del sector, donde los agentes  incautaron 20.000 gramos de marihuana, 55 dosis de cocaína y 30 cigarrillos de marihuana saborizada.

El agente encubierto grabó con cámaras espía, casi 25 videos como prueba contra esta banda,  a la que él tuvo que comprarles droga para no despertar sospechas. Así pudo comprobar la logística de microtráfico que tenían organizada en tres turnos, como en cualquier  empresa: mañana, tarde  y noche. 

Alias Was fue recluido con medida de aseguramiento intramural, al igual que sus compinches, Javier, Mono, Costeño, Tyron, Viriviri, Parra, Farit y Visaje. Dos miembros más capturados en flagrancia en la bodega del barrio Sucre, fueron dejados en libertad, pero continúan vinculados al proceso.

La extinción de dominio de 19 de esos inmuebles de expendio y focos  de inseguridad, es otro resultado que muestra la Policía local y cuatro de ellos, ya fueron demolidos, tal como lo establece la ley.

Junto a estas bandas que son las dueñas del negocio y se encargan de distribuir grandes cantidades de droga a pequeños vendedores y microtraficantes, se han desarticulado 26 grupos más o líneas de expendio, que son los que se dedican al menudeo.

Entre esas han caído Los Piolos, Los Patinetos, Los Escorpiones, Los Pízamo, Los Pepes, Los Estancos, Los de la H, Los de San Pe, Los Ponceños, Los Villamar, Los Gualos, El Triángulo, Los Abuelos, Los Mojados, Los Chachos, Los Chachitos, 12 de Octubre, Los Pilotos, Los Almendros, El Platanal, Los Gomelos, Pasarela, Los H, Los del Parque y El Viejo.

El 23 de marzo pasado cayó la de ‘Los Indios’, liderada por alias El Zarco, dedicada al narcomenudeo en  la Comuna 10 de Cali. Luego de diez meses de investigación, se capturó a 16 personas, 12 por  tráfico de estupefacientes en el Parque de la Llanta, barrio El Guabal. La Fiscalía les dictó medida de aseguramiento intramural a diez y detención domiciliaria a  dos. 

En ese operativo de la Sijín de la Policía y el CTI de la Fiscalía, fueron capturadas dos personas más con arma de fuego, 2750 gramos de marihuana, 180 gramos de basuco, y ubicaron dos residencias en los barrios Colón y La Esperanza, como sitios de almacenamiento del alucinógeno.

A Los Rayados el golpe les llegó el 26 de agosto pasado, que distribuía y vender droga a los menores de edad de los colegios Santa Isabel de Hungría e Instituto Técnico Ciudadela del Río,  parques y escenarios deportivos del barrio Ciudadela del Río, Comuna 21 del oriente de Cali.

  Otras bandas  Policías de Infancia y Adolescencia  y el Cuerpo Técnico de Investigación CTI de la Fiscalía, desarticularon la estructura delincuencial ‘La Pasarela’, liderada por alias El Indio para la venta de drogas con alias El Flaco, Gordo y Pechón.  Ellos vendían  marihuana,  cocaína y basuco al menudeo en el barrio San Vicente y en bares y  discotecas del sector de La Pasarela.  Los agentes   probaron que los capturados  camuflaban  en las zonas verdes las sustancias alucinógenas. De Los Rayados,quedaron con medida de aseguramiento intramural,   su líder,  alias  Juancho, y sus secuaces alias Ojitos, Mico Rucio, Cóndor, Sabor, Abuelo, Cachorro, Loco, Anguila y Lulo.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad