Así es la actividad del ELN en las diferentes zonas de Colombia

Septiembre 16, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Colprensa
Así es la actividad del ELN en las diferentes zonas de Colombia

En julio pasado se desmovilizaron 30 miembros de la compañía Lucho Quintero Giraldo del ELN, en Cauca. Al momento de la entrega sorprendió lo impecable de los uniformes de los guerrilleros y su armamento.

La segunda guerrilla del país tiene 3000 hombres. Este año asesinaron a 29 militares en dos ataques en Arauca.

En la reciente ‘cumbre de comandantes’ del ELN que se realizó a comienzos del presente año, quedó claro que la segunda guerrilla del país definió -al parecer por consenso- su hoja de ruta: negociar la paz con el Gobierno Nacional. ¿Cómo está hoy este grupo armado ilegal? Aunque esta guerrilla no tiene la misma fuerza que hace dos décadas, cuando tenía presencia activa en el bajo Cauca antioqueño, el sur de Bolívar, los Montes de María, los Santanderes, la Sierra Nevada, parte de la costa Caribe, y en las comunas de ciudades como Barranca, Bucaramanga, Cali y Medellín, los ataques de este año han evidenciado que en varias zonas del país sigue activo.Hoy tiene entre 2500 y 3000 hombres distribuidos en cinco frentes de guerra y todavía cuenta con una red importante de milicianos y una gran presencia sobre todo en movimientos sociales.Cuenta, además, con tres frentes muy activos, siendo el más importante el ‘Domingo Laín’, que opera en Arauca y que constituye su columna vertebral en lo militar y lo económico.Este año, ya son dos atentados registrados en ese lejano territorio, en los que murieron 29 militares. Uno de los cuales dejó 15 soldados muertos en julio pasado en la vereda El Mordisco, del sector Caranal, en la vía que conduce del municipio de Fortul al de Tame (Arauca).A diferencia de las Farc, su cúpula permanece intacta, lo que facilita la toma de decisiones, y aún conserva una importante capacidad desestabilizadora, sobre todo en las zonas de extracción minera y petrolera, que es donde hace mayor presencia (Arauca, Casanare, Boyacá, parte de Antioquia y Catatumbo).Expertos sostienen que después de un largo período de poca actividad militar y reorganización interna, debido a los reveses militares, los territorios perdidos y al desperdicio de oportunidades reales de paz como la que tuvo en el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, esta vez ese grupo subversivo está ‘al alza’.Ello, sumado al avance de las negociaciones de paz con las Farc, ha estimulado a esa guerrilla y al Gobierno a buscar una nueva oportunidad de paz.El analista León Valencia explica que el ELN ha recuperado presencia en algunas zonas del país de donde había sido expulsado, y ha reforzado su accionar en territorios donde ha permanecido siempre, como Arauca. Allí, justamente, logró ‘hacer las paces’ con las Farc, guerrilla con la que tuvo duros enfrentamientos que le significaron cientos de muertos y deserciones; ahora realizan operativos conjuntos en Arauca, Cauca y el sur del país. También, dice Valencia, el ELN ha reactivado otras fuentes de financiación como el contrabando de gasolina, el narcotráfico y el secuestro, lo que le permite la compra de armas, material logístico y de campaña y el mantenimiento de la tropa.Como se evidenció en la entrega en julio pasado de 30 miembros de la compañía Lucho Quintero Giraldo del ELN, en zona rural del Cauca y donde sorprendió los impecable de los uniformes de los guerrilleros y su moderno y potente armamento. Por su parte, el también analista Ariel Ávila afirma que una vez terminada la guerra con las Farc luego de un pacto de no agresión en febrero de 2010, la guerrilla del ELN comenzó un “proceso de depuración interna”, que se ha prolongado hasta la actualidad. Igualmente, ante la penetración del narcotráfico el ELN fortaleció la disciplina interna de sus estructuras, lo que también causó un incremento en las desmovilizaciones.¿Negociar con el ELN?El profesor Alejo Vargas Velásquez plantea tres argumentos que, en su criterio, convalidan la idea de iniciar un proceso de paz con ese grupo armado al margen de la ley. La primera: el ELN todavía tiene una importante capacidad militar. “Sin duda, esta organización tiene suficiente capacidad de producir daño, no sólo a los ciudadanos, sino también a las instituciones del Estado y su Fuerza Pública”. La segunda, dice el experto, por las raíces históricas que representa el ELN, al asumir como suyas las banderas de la lucha social del cura español Camilo Torres, y que tras más de cuatro décadas de existencia han significado miles de muertos. Y tercero, por razones políticas. Según el catedrático, Latinoamérica atraviesa por momentos de cambios fundamentales y el país no puede ser la excepción. El exprocurador Jaime Bernal, miembro de la Comisión Facilitadora de la Sociedad Civil para los diálogos con el ELN, dice que la paz “es una necesidad para el país, después de cinco décadas de guerra”. Bernal considera que tanto el Gobierno como el ELN “están comprometidos” en ese propósito, y advierte que las circunstancias son buenas para lograrlo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad