Así es el Planchón de Santa Elena, punto crítico de la delincuencia en Cali

default: Así es el Planchón de Santa Elena, punto crítico de la delincuencia en Cali

La operación de la Policía en el sector de ‘El Planchón’, en la galería Santa Elena, dejó como resultado 20 capturados y doce armas de fuego incautadas.

Así es el Planchón de Santa Elena, punto crítico de la delincuencia en Cali

Agosto 01, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Así es el Planchón de Santa Elena, punto crítico de la delincuencia en Cali

Los uniformados irrumpieron en ‘El Planchón’ de la Galería de Santa Elena, un sector donde se mezclan la indigencia y centros de acopio de verduras con ollas de vicio y delincuencia común.

La operación de la Policía en el sector de ‘El Planchón’, en la galería Santa Elena, dejó como resultado 20 capturados y doce armas de fuego incautadas.

Después de cruzar el caño de la Carrera 23, se gira a la izquierda y se llega. ‘El Planchón’ es exactamente eso: un planchón de cemento extendido a un lado de la antigua carrilera sobre la Calle 26, que abarca nueve cuadras. A los lados de un angosto corredor hay carpas, tiendas de comida, de verduras, de ropa, chatarrerías, hombres que duermen, que desayunan, que observan. Un grupo de policías irrumpe en la madrugada, mientras los vendedores y coteros los miran sorprendidos, “vamos a salir en televisión”, dicen, luego continúan su trabajo.La Policía realiza lo que el general Fabio Castañeda ha llamado una “maratón” por la seguridad en Cali, “operativos hasta el próximo jueves en los que 1.100 policías estarán distribuidos por la ciudad haciendo requisas, solicitando antecedentes y verificando identificaciones de vehículos”. Están allí desde las 3:00 a.m.. Llegaron al planchón por considerarlo uno de los puntos neurálgicos de la delincuencia en Cali, un sector de la galería de Santa Elena donde se mezclan expendios de drogas, indigencia, bandas de extorsionistas... Los uniformados avanzan con los hombres esposados, mujeres, jóvenes. Varios de ellos gritan, algunos se ríen. Otros insultan entre dientes a los policías. Ema está al lado de un balde con tomates. Es de tez negra. “Los martes, miércoles y sábados que son los días de mercado, me vengo desde Santander de Quilichao. Vengo en un camión a las doce de la noche, trabajo y me devuelvo a las dos de la tarde. Mis hijos se quedan en Santander, a mí no me gusta que me ayuden”, relata y mira a los policías.Por el corredor, uno de ellos trae a un joven esposado. “Tenía esto”, dice, levanta una bolsa llena de cigarrillos de marihuana, “y esto”: un revólver de doble cañón oxidado. Otros dos policías salen del lugar, llevan a dos hombres. “A estos se les decomisó cocaína y estaban armados con pistolas y machetes”, dicen mostrando las armas oxidadas.Mientras observa, un hombre de baja estatura trata de callar a su perro que ladra. Explica: “yo vivo aquí”, señala una tienda de madera que está adentro de ‘El Planchón’, “pago arriendo por esto y por el chuzo que tengo. Por usar el baño pago $500, por la ducha pago $1.200. Aquí se vigila y uno le paga a los que vigilan, y al que roba entre los de aquí, lo borran”.La Policía sale del lugar y continúa en Santa Elena. Requisan, entregan volantes, detienen carros.“En total fueron 20 detenidos” afirma Castañeda. Están sentados en la gradería del parque, la mayoría son jóvenes, cubren sus rostros con las camisetas. “Los que no son extorsionistas están aquí por microtráfico y porte ilegal de armas. Se puede hablar de una banda de expendedores de droga a la que se le decomisaron 23.348 gramos de estupefacientes entre marihuana, coca y basuco. En total, en Santa Elena se incautaron 12 armas de fuego y 260 armas blancas. Hay que desarrollar las respectivas investigaciones”, continúa.“En cuatro días de operativos llevados a cabo en el Centro, Siloé, Meléndez y la zona Sur, se han capturado 120 personas, 12 por orden judicial y los demás en flagrancia. Se han recuperado cinco automotores, se han incautado 43 armas de fuego, 1.200 armas blancas y 45.000 gramos de estupefacientes distribuidos en cantidades menores”, dice Castañeda al final de la operación en Santa Elena.Pero son las nueve de la mañana, de hecho allí la jornada apenas empieza. Al fondo está la galería, los hombres sin camisa que arrastran carros de madera, las mujeres inquietas en las tiendas, ‘El Planchón’.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad