Así descubrieron a los asesinos de abogada colombo española

Diciembre 03, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Así descubrieron a los asesinos de abogada colombo española

María Eugenia Hidalgo Tovar, abogada colombo-española.

La expareja de María Eugenia Hidalgo presuntamente le tendió una trampa para quedarse con un dinero.

El asesinato de la abogada colombo española María Eugenia Hidalgo fue planeado por su expareja para robarle 300.000  euros. Esta es la hipótesis que maneja la fiscalía especializada de Cali, que ordenó la captura de este hombre, junto con otras tres personas.

El cuerpo de la abogada fue encontrado el 11 de junio del año pasado semienterrado en la vía Rozo-El Cerrito. Había sido estrangulada, según el dictamen de Medicina Legal.

Tras ser identificada por los forenses, la Fiscalía y el Gaula de la Policía asumieron la investigación. La familia de María Eugenia había denunciado días atrás su desaparición.

La abogada, quien residía en Barcelona, había llegado al país  el 13 de mayo de 2015 para visitar su familia en Bogotá y realizar unos negocios.

Pero el 30 de mayo tomó un vuelo a Cali, pues iba a asesorar a una familia en los trámites de una visa.  

Así fue la investigación

El primer paso de los investigadores fue analizar los videos de las cámaras de seguridad del aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón y las versiones de testigos de ese lugar.

También entrevistaron a sus familiares, quienes aseguraron que ella había sido contactada por su expareja -que vivía en Barcelona- para pedirle ayuda con los trámites de esa visa.

Las primeras evidencias llevaron a las capturas de dos hombres: alias el Viejo y El Alacrán.

El primero de ellos fue la persona que le consignó a María Eugenia $1 millón para los viáticos de su traslado a Cali. El segundo fue el taxista que la recogió.

Desde un primer momento, para las autoridades, e incluso, para la familia Hidalgo, uno de los sospechosos de su muerte era su expareja, pues él era el que la había convencido para que viajara a Cali. Además, durante los días que permaneció desaparecida, este hombre aseguró que había recibido llamadas de sujetos que decían ser miembros de la banda de ‘los Úsuga’ para pedirle $120 millones por liberarla.

En el transcurso de la investigación, los investigadores recopilaron nuevas pruebas que los dirigían hacia este hombre.

Una de ellas fue el testimonio de un comerciante de Barcelona, a quien María Eugenia, representaba.

Este hombre aseguró que ella le manejaba su dinero, una cifra de 300.000 euros. Cuando ella estaba en Colombia, él le pidió 1000 euros pues se encontraba de viaje en Francia y necesitaba ese dinero. Según las autoridades, ella le pidió el favor a su expareja de que le enviara a él ese dinero. “Le dijo donde lo tenía guardado. Y cuando ella fue asesinada él se acercó a las autoridades y les manifestó que ese dinero se había desaparecido”, reveló una fuente de la investigación.

“Él se encontraba en una situación económica muy precaria y sabía que la víctima guardaba, en calidad de depósito de otra persona, la cantidad de 300.000 euros. Es por ello que le pidió al otro detenido, y también conocido de la víctima, que la convenciese para viajar a Santiago de Cali con el pretexto de asesorar a su familia en relación con la tramitación de visados. Es en ese viaje cuando fue asesinada, apropiándose el detenido del dinero de la fallecida”, explicó la Policía española en un comunicado.

Las autoridades en Colombia, a su vez, lograron que uno de los detenidos confesara su participación en el crimen y les revelara lo sucedido. Además, les contó quienes habían sido dos de los sicarios encargados de asesinarla.

Al realizar los seguimientos e interceptaciones a  estas personas, descubrieron que uno de ellos había recibido una encomienda del primo de la expareja de María Eugenia. Además, al parecer, eran conocidos desde hacía tiempo.

Con estas evidencias, en las que se incluía la confesión de uno de implicados, se realizaron las cuatro nuevas capturas. Dos de ellas en Barcelona y las otras dos en Cali. A los dos presuntos sicarios un juez los envió a la cárcel, mientras los detenidos en España serían extraditados a Colombia.

 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad