Así de fácil es comprar un disfraz de Policía para robar en Cali

Febrero 02, 2017 - 12:28 a.m. Por:
Redacción de El País

Lo que menos esfuerzo les ha costado a los delincuentes que en las últimas semanas han asaltado varias viviendas en el sur de Cali, portando prendas de uso privativo de las Fuerzas Armadas, es conseguir los uniformes o chalecos de la Policía, el Ejército o la Fiscalía. Lea también: ¿Qué tienen en común los tres recientes robos a casas en Cali?

El comandante de la Tercera Brigada del Ejército, general Juan Vicente Trujillo, denunció que “cualquier persona puede comprar una chaqueta  y colocarse una gorra y decir soy del Gaula. Lo importante es que las personas sepan que cuando se dan estos casos deben llamar antes a corroborar si se trata de un allanamiento al 123 de la Policía”. Y si es Gaula Ejército al 147 de esa unidad.

Pese a la restricción legal que existe sobre esta indumentaria, a través de la internet se ofrecen cientos de tiendas virtuales en las que se puede adquirir uniformes, chalecos, gorras,  insignias y chaquetas ‘originales’ de Ejército y Policía, entre muchas otras cosas.

Un mercado que facilita la ocurrencia de hechos como el del pasado viernes en el barrio El Refugio, en el sur de Cali, donde hombres portando prendas del Gaula del Ejército ingresaron a una vivienda y en un intento de robo asesinaron a una mujer.

Solo un día antes, nueve hombres portando elementos de la Sijín de la Policía habían ingresado también a una vivienda en el exclusivo sector de Pance  en otro falso allanamiento que por fortuna fue evitado por la rápida acción de la Policía.

Sin embargo, fuentes militares aseguraron que son prendas que son muy fáciles de falsificar porque generalmente la gente desconoce las características  de las prendas originales.

“Nosotros hemos encontrado chalecos, uniformes y chaquetas falsas del Ejército o de la Policía a las que les hacen los nombres y los logos con el mismo material de los chalecos reflectivos de los motociclistas. Las más usadas son las de la Sijín”, indicó una fuente de la Fiscalía.

Un investigador agregó que en algunos de los casos los chalecos y gorras han sido originales y alquilados por los propios policías, como sucedió con la banda de atracadores Los Intocables -sucesora de Los R15 y señalada de  varios atracos, que contaba con la complicidad de tres miembros de la Sijín, que están detenidos-.

O en el caso de la masacre de La María, en el barrio Ciudad Jardín, ocurrida en el 2014, en la que un miembro de la Policía fue arrestado por prestar los chalecos utilizados para ingresar a la propiedad.Legalmente establecidas

Aunque existen mayores controles, también es fácil adquirir prendas e indumentarias en los almacenes ubicados a las afueras del Comando de la Policía Metropolitana de Cali y al frente de la Tercera Brigada del Ejército.

 El País hizo un recorrido por estos almacenes y constató la facilidad con la que ofrecen todo tipo de prendas. Uniformes completos de la Policía a $130.000; chaquetas fluorescentes de la Fuerza Pública a $110.000; chalecos desde $65.000 y gorras de Ejército, Policía y Fiscalía desde $40.000.

Incluso las pistolas de fogueo, muy utilizadas hoy por los delincuentes para amedrentar a sus víctimas en los atracos, y que les permite burlar a la justicia en caso de ser capturados porque no son letales, se exhiben en las vitrinas por precios que van desde $480.000 sin la munición de salva. 

No obstante, uno de los vendedores le aseguró a este diario que en los casos de uniformes y chalecos sí se exige el documento que pruebe que quien compra la prenda sea un integrante de la Fuerza Pública. 

“Hay otras cosas como carpas, pañoletas, botas, arnés y morrales  que se venden sin mayores requisitos porque mucha gente los compra para salir de camping o son utilizados también por miembros de los organismos de socorro”, indicó el empleado.

Pero con controles o sin ellos, reconocen los investigadores, seguramente se seguirán presentando las suplantaciones a las Fuerzas Armadas mientras las leyes no se apliquen con la rigurosidad que establece el Código Penal “y mientras haya gente que considere que no todo uso de prendas de uso privativo de las Fuerzas Militares y de Policía representa un delito”, aseguran las fuentes.Lo que dice el Código Penal Según el Artículo 346 del Código Penal,  “el que sin permiso de autoridad competente importe, fabrique, transporte, almacene, distribuya, compre, venda, suministre, sustraiga, porte o utilice prendas, uniformes, insignias o medios de identificación reales, similares o semejantes a los de uso privativo de la fuerza pública o de los organismos de seguridad del Estado, incurrirá en prisión de cuarenta y ocho (48) a ciento ocho (108) meses y recibirá una multa de sesenta y seis punto sesenta y seis (66.66) a mil quinientos (1.500) salarios mínimos legales mensuales vigentes”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad