Así capturaron al hombre que raptó a una niña de 9 años en Buenaventura

Noviembre 13, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
Así capturaron al hombre que raptó a una niña de 9 años en Buenaventura

El pasado 25 de septiembre, Lady abrazó de nuevo a su hija de 9 años, que fue raptada el 9 de octubre de 2014.

Dos meses después del rescate de la menor, el Gaula de la Policía dio con alias Sombra, el presunto responsable del plagio. Este fue el horror que soportó la niña durante 11 meses.

Dos meses después del rescate en Palmira de una menor de 9 años que fue raptada en Buenaventura, el Gaula de la Policía dio con el presunto responsable del plagio.

Se trata de alias Sombra, un hombre de 38 años, afrodescendiente, que se robó a la niña el pasado 9 de octubre de 2014 del barrio San Luis de Buenaventura. Este hombre abusó sexualmente a la niña, además la maltrató físicamente y la mantuvo amarrada en el cuarto de una vivienda.

Como se recordará, este hombre mediante engaños convenció a la niña y a su hermano de 10 años para que repartieran volantes en el barrio Juan XXIII del puerto a cambio de $20.000.

Luego de cumplir con lo acordado, la niña fue obligada por alias Sombra a abordar un bus en un parque cercano a su casa, y desde ese día no tuvieron noticias de su paradero.

Solo hasta el pasado 25 de septiembre, la madre de la niña tuvo paz cuando el Gaula le confirmó que su hija había sido rescatada en el sector de la Estación de Palmira, donde era obligada a ejercer la mendicidad.

La niña un poco asustada y físicamente más delgada pudo besar de nuevo a su progenitora. El abrazo entre madre e hija quedó registrado en videos y fotografías, pero había algo que no dejaba contenta a las autoridades, el responsable del rapto aún estaba libre.

Aunque la niña ya estaba de nuevo en su hogar, el Gaula siguió con la investigación y después de que se diera a conocer el rescate, empezaron a recibir una serie de llamadas de un hombre que aseguraba que él era la persona que había suministrado la información para dar con el paradero de la niña y, por lo tanto quería hacer efectivo los $20 millones de recompensa que había ofrecido la Policía para este caso.

A través de llamadas telefónicas, el supuesto informante empezó a entregar detalles de la niña desde como dormía, la hora que se despertaba, qué le gustaba comer y hasta cuáles eran sus juguetes favoritos.

Datos que para los investigadores no era normal que diera una persona a menos de que hubiera convivido con la niña o fuera una familiar.

“En sus conversaciones siempre dio datos muy reveladores, esa fue la primera señal de alerta que estabamos ante una persona que sabía mucho más de la niña. Además esos detalles que él entregaba ya los conocíamos por las entrevistas que le habíamos hecho a la menor”, añadió el investigador.

Con esta pista, el Gaula empezó a rastrear las llamadas, así identificaron que el sitio desde donde este hombre se comunicaba era el municipio de Yumbo, Valle, el mismo lugar que la niña había identificado como el sitio donde un hombre la tuvo retenida durante casi un año.

“Empezamos con el retrato hablado entregado por la niña y a través de una fuente humana fue identificado en Yumbo. Cuando le mostramos la fotografía de este hombre a la menor, ella lo reconoció. Fue un momento muy duro, entró en crisis y fue necesaria la intervención de la psicóloga”, añadió el investigador.

Ya al verse identificado este hombre admitió ante el Gaula que era el autor del plagio. Durante los 11 meses que duró el secuestro alias Sombra mantuvo a la niña entre los municipios de Palmira y Yumbo.

'Sombra' llevaba a la niña hasta Palmira donde la obligaba a pedir limosna en los semáforos y en Yumbo la mantenía en una casa, que compartía con una mujer de 87 años, la madre de este hombre.

“El día que rescatamos a la niña se conoció que ella estaba con una mujer mayor, a quien no logramos identificar en ese momento. Hoy sabemos que es la madre de alias Sombra, con quien la niña convivió todos estos meses”, explicó el investigador del caso.

La mujer de la tercera edad dijo que 'Sombra' llegó con la niña a su casa y le aseguró que era una hija que había tenido con una mujer en Buenaventura, y que la madre no podía cuidarla.

Sin embargo, según los testimonios entregados por la menor, en la casa donde permaneció en Yumbo había otra menor de 14 años, quien le dijo que también había sido robada.

Un familiar de la niña habló con El País y explicó que su sobrina de 9 años, fue agredida sexualmente por alias Sombra, quien además le pegaba con un látigo y la obligaba hacer labores domésticas.

“Ella contó que cuando este hombre y su madre se iban, la dejaban encerrada en un pequeño cuarto, que ambos le pegaban. Así que la mujer sabía lo que él hacía con mi sobrina. También nos dijo que su alimentación se basaba en arroz con huevo. La niña está muy asustada y espero que ahora que lo capturaron la pena sea ejemplar y no lo dejen en libertad”, agregó el familiar.

Hoy, la niña permanece bajo el cuidado de su familia, aún no regresa a la escuela porque está en tratamiento psicológico.

Aseguran sus allegados ya no es la misma, antes salía como cualquier niño inocente y desprevenido a correr por las calles de su barrio en Buenaventura, ahora no cruza la puerta de su casa a menos que vaya del brazo de su madre.

Según explicó uno de los investigadores, este hombre afrodescendiente es analfabeta, se dedicaba a vender cargadores de celular y a arreglar los controles remotos de los televisores.

Alias Sombra no tiene antecedentes judiciales. Sin embargo, las autoridades siguen con la investigación porque este hombre podría estar implicado en otras desapariciones de menores en el Valle.

Alias Sombra le dijo a la Policía que cuando estaba en Buenaventura vendiendo los cargadores de celular, vio a la niña sola en la calle, le llamó la atención y decidió ofrecerle dinero a cambio de repartir los volantes.

El Gaula espera establecer si alias Sombra pertenecería a una red de trata de personas, dedicada a raptar menores para someterlos a la mendicidad y la prostitución.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad