Asesinatos en centros comerciales esta semana serían por disputas de los narcos en el Valle

Marzo 03, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Asesinatos en centros comerciales esta semana serían por disputas de los narcos en el Valle

Los homicidios en dos centros comerciales de Cali están relacionados con la guerra por el control del narcotráfico y las extorsiones en el Valle del Cauca.

Los asesinatos en dos centros comerciales de la ciudad harían parte de las disputas por el reacomodamiento de los narcos en la región. Un panorama de traiciones y sangre.

Los ataques de sicarios en dos centros comerciales que el jueves pasado conmovieron a Cali fueron consecuencia de una serie de eventos que desde hace poco más de un año están revolcando el mundo criminal de la región, igual que si se tratara de un terremoto.Esta vez la violencia es ocasionada por el reacomodamiento de las estructuras del narcotráfico, de lo que algún día se conoció como el Cartel del Norte del Valle, emporio que hoy es disputado por las bandas criminales de ‘los Rastrojos’ y ‘los Urabeños’. La entrega a las autoridades de los Estados Unidos de los capos del Cartel del Norte del Valle, los hermanos ‘Comba’, la captura de Diego Pérez Henao, alias Diego Rastrojo; la llegada a la región de la banda criminal ‘los Urabeños’ y el regreso de antiguos narcos que estaba presos en Estados Unidos han generado unas nuevas disputas por el control del narcotráfico en esta zona del país.La Policía admitió que los asesinatos que se registraron en los centros comerciales Chipichape y Palmetto Plaza fueron un nuevo capítulo en la guerra que en el Valle están escribiendo ‘los Rastrojos’ y ‘los Urabeños’, las dos bacrim más poderosas del país.Un miembro de uno de esos grupos dice que el abogado Jorge Iván Gómez Guevara, penalista tulueño de 39 años y quien fuera baleado por un joven en Chipichape, fue asesinado por los ‘Urabeños’, esa banda que según las autoridades locales se ha hecho ya a once municipios del Valle, a punta de sangre, fuego y dinero a manos llenas.El hombre asegura que sabe que fueron ‘los Urabeños’ porque una hora antes de que el abogado recibiera cuatro disparos, cerca del centro comercial vio una camioneta Chevrolet Dimax, color champaña, con placas de Cali que él conoce bastante bien: es el vehículo de un individuo al que apodan Pimpinela, jefe de sicarios de una oficina de cobro de la ciudad y que hace bastante tiempo está al servicio de la banda de Urabá.“Es sabido que ‘Pimpinela’ trabaja para ‘los Urabeños’. Él era muy cercano a hombres de ‘Chicho’ Urdinola (detenido por las autoridades). A su banda le encargan hacer muchos mandados (crímenes) porque los conocen hace tiempo”, explica pidiendo que su nombre quede en reserva.Añade que la orden de asesinar al abogado tulueño al parecer vino de alias Guacamayo, quien hizo parte del Cartel del Norte del Valle y en marzo del 2005 fue capturado. ‘Guacamayo’ fue extraditado a los Estados Unidos, en donde negoció con las autoridades de ese país.‘Guacamayo’ regresó a Colombia a principios del 2012, para recuperar parte del poder y dinero perdidos cuando estuvo en manos de las autoridades norteamericanas.Las autoridades lo relacionan con un triple homicidio ocurrido en Jamundí (que sería su principal zona de influencia) en abril del 2012. Entre los asesinados se encontraba el hijo de el ‘Indio William’, un hombre cercano a los hermanos Javier y Luis Enrique Calle Serna, ‘los Comba’.Los organismos de inteligencia han asegurado que ‘Guacamayo’ se alió con ‘Martín Bala’, actual líder de los ‘Urabeños’ en Cali, quien heredó ese poder luego de la captura de ‘Chicho’ Urdinola y ahora tendría mucha más influencia en el Valle del Cauca. Una fuente policial explicó que ellos han descubierto que ‘Guacamayo’, quien se encontraba en Jamundí se trasladará hacia municipios del Norte del Valle para continuar la disputa de Roldanillo, El Dovio y El Águila, aún bajo influencia de ‘los Rastrojos’. Pero ¿cómo encaja el abogado Gómez Guevara en esta historia? Las autoridades tienen información de que el penalista era el representante legal de uno de los miembros de ‘los Rastrojos’ más importantes en Tuluá.Se trata de Jhon Estiven Idrobo Pérez, alias Jerry, quien fue capturado en marzo del 2012 en Santa Marta. Esta presunta relación con uno de los cabecillas de la banda rival sería la razón por la que los ‘Urabeños’ habrían puesto precio a la cabeza del penalista.Precisamente, un mes antes Andrés Felipe Idrobo Pérez, hermano de Jhon Estiven, fue asesinado en Cali. Tenía documentos falsos como ciudadano peruano.Lo que sí es un misterio para las autoridades son las causas del homicidio de Darwin Bravo Quintero, alias Pecueca, quien fue asesinado en la plazoleta de comidas de Palmetto.‘Pecueca’ había sido integrante de la estructura de ‘los Comba’. Incluso, era cuñado de los hermanos.La Policía está investigando los motivos de la reunión de hombres de confianza de los ‘Rastrojos’ en el centro comercial del sur, donde se presentó la balacera.Un investigador reveló que entre los asistentes al encuentro en el que fue asesinado Bravo Quintero se encontraba el hijo de un hombre apodado ‘Chimpa’, oriundo de Buenaventura y actualmente allegado a ‘los Urabeños’ en el Puerto, pero que meses antes presuntamente pertenecía a la banda delincuencial ‘la Empresa’.‘Chimpa’ fue asesinado en enero 30 por sicarios que lo abordaron en el barrio Nápoles. En esa balacera resultó herido su hijo.Las autoridades explican que la ‘Empresa’ estuvo aliada con miembros de los ‘Rastrojos’ y que brindaban apoyo logístico a la hora de cometer asesinatos selectivos, cobrar extorsiones o manejar el microtráfico en los barrios de esa ciudad. Luego de la incursión de los ‘Urabeños’ en el Puerto, a finales del 2011, los integrantes de la ‘Empresa’ se enfrentaron a la decisión de cambiarse de bando o morir. Uno de los que se cambió de bando habría sido, precisamente, ‘Chimpa’.A esas muertes, se suma la de alias Chapas y su escolta, quienes viabajan en enero pasado por la Avenida Pasoancho cuando les dispararon. Este hombre era el encargado de manejar una ruta de drogas para Bravo Quintero en Buenaventura, aseguran las autoridades.Pero en este panorama, los investigadores que tratan de armar este rompecabezas, tienen una nueva pieza.En el bajo mundo se está manejando la información de que la semana pasada, alias Palustre, el último lugarteniente de ‘los Comba’ que estaba libre, hizo las paces con ‘Martín Bala’ (de ‘los Urabeños’) y “se replegó a esta estructura”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad