Asesinato de policías en Tumaco no afectaría al proceso de paz: analistas

Asesinato de policías en Tumaco no afectaría al proceso de paz: analistas

Marzo 24, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País y Colprensa

La Casa de Nariño señaló que los diálogos de paz no libera a la guerrilla de sus responsabilidades.

El Gobierno Nacional emitió el domingo un comunicado lamentando la muerte del mayor Germán Méndez Pabón y del patrullero Edílmer Muñoz Ortiz, de la Policía Nacional, a manos de las Farc, y agregó que el asesinato de los dos uniformados es una grave violación a los Derechos Humanos. “El Gobierno, rechaza tajantemente el comunicado del Secretariado de las Farc sobre la muerte del mayor Méndez y el patrullero Muñoz, y condena nuevamente ese delito. El mayor y el patrullero se encontraban en poder de las Farc y fueron asesinados de la manera más cobarde e inhumana, en estado de indefensión. No existe justificación alguna de un crimen de esa naturaleza, que es un crimen de guerra y una grave violación de los derechos humanos”, se pudo leer en el comunicado.Indicó que las negociaciones que se adelantan con la subversión en La Habana, Cuba, de ninguna manera libera a las Farc de sus responsabilidades frente al Derecho Internacional Humanitario y al Derecho Internacional de los Derechos Humanos, por lo que advierte, que “tendrán que responder por todos los crímenes de guerra y de lesa humanidad que hayan cometido y que sigan cometiendo”.Reiteró que mientras no se firme el acuerdo final para el fin del conflicto, seguirá “cumpliendo con su obligación constitucional de proteger a todos los colombianos, persiguiendo a las Farc en todo el territorio nacional”. Por último, les pidió a los guerrilleros que si en verdad Colombia se aproxima al fin del conflicto, es hora “de que las Farc no solo lamenten los crímenes cometidos, sino que asuman su responsabilidad y les respondan a sus víctimas”.“El proceso no tiene que afectarse”Aún cuando el reconocimiento por parte de las Farc de su responsabilidad en la muerte de los agentes de policía en Tumaco ha generado rechazo entre la opinión pública y dentro del mismo Gobierno Nacional, el proceso de paz no se vería afectado, según explicaron algunos analistas consultados por El País. Para el politólogo Fernando Giraldo, cualquier hecho de violencia que se dé durante los diálogos en La Habana no tendría porqué suspender la negociación, pues “el Gobierno y las Farc decidieron sentarse en medio del conflicto. Entonces, todas estas situaciones deben ser manejadas con inteligencia porque cualquier cosa puede suceder: combates, ataques o la pérdida de algunos miembros de las fuerzas de seguridad del Estado”.En ese sentido, según el politólogo, que las Farc reconozcan su responsabilidad en la muerte de los policías no cambia mucho el escenario de la búsqueda de la paz.Sin embargo, para el analista político Jhon Marulanda, lo más grave de este excedente no es que las Farc hayan aceptado ser los responsables de este crimen, sino que lo han justificado de manera cínica. “Lo único que esto envía a la opinión pública es un mensaje de desconcierto, es un mensaje de incredulidad de que esto esté pasando, que el Gobierno sigue en diálogos simplemente pidiéndole a las Farc que entregue a los culpables”.Asimismo, señaló que “la opinión pública se está preguntando por qué la Fiscalía no ha intervenido inmediatamente iniciando una causa, sindicando a los que están en La Habana de tan horrendo crimen. A mi modo de ver, el problema mayor es que de una manera tan descarada reconozcan que hayan secuestrado, torturado con el inflamante castigo del garrote y hayan asesinado a dos miembros de la Policía Nacional”.Además, señala Marulanda, el Gobierno debería hacer un alto para exigirles a las Farc algunas condiciones mínimas para respetar los derechos humanos. Y si no lo ha hecho es porque este gobierno está decidido firmar la paz con las Farc a cualquier costa, lo que afecta la credibilidad del presidente Santos, por lo tanto, su reelección, pues está atada a los diálogos de paz. Por último, Camilo González Posso, director del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz, Indepaz, está convencido de que hay gente interesada en entorpecer el proceso de paz y va a utilizar los hechos relacionados con la violación de los DD.HH para “enrarecer el ambiente e impactar durante la campaña electoral”.“El proceso de paz se afectará dependiendo de cómo se maneje este asunto. Si se manejan mal estas condiciones de violencia en medio del conflicto, el proceso del paz va a estar amenazado, alterado y la opinión pública va a empezar a desconfiar”. Para que los diálogos en La Habana lleguen a un feliz término, González Posso asegura que el Gobierno debe acordar “unos compromisos humanitarios en las mesas de negociaciones y acelerar el proceso de inclusión del cese de hostilidades hasta el final”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad