Asesinan a mexicana que pedía justicia por homicidio de su hija

Diciembre 17, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Agencia EFE
Asesinan a mexicana que pedía justicia por homicidio de su hija

Esta fotografía de Marisela Escobeda fue tomada en abril pasado cuando ella pedía justicia por el asesinato de su hija Rubí Frayre.

Desde hace dos años la mujer luchaba para que fueran encarcelados los agresores de su hija.

Una mexicana, que luchaba desde hace dos años porque se hiciera justicia en la muerte de su hija, fue asesinada por un hombre que le disparó en la cabeza mientras se manifestaba frente al ayuntamiento de Ciudad Juárez, confirmó hoy el gobernador de Chihuahua, César Duarte.Marisela Escobedo Ortiz, de 52 años, fue atacada por un grupo de tres hombres que inició una discusión con ella, uno de los cuales le dio un balazo a quemarropa mientras se manifestaba, informó la Fiscalía de Chihuahua, estado al que pertenece Ciudad Juárez.Los hechos ocurrieron anoche, cerca de las 20.00 hora local (1.00 GMT), y tras la agresión Escobedo fue trasladada aún con vida a una clínica donde falleció.Según la Fiscalía, que se basó en los videos de cámaras de seguridad, Escobedo cruzó una calle e intentó huir al sentirse amenazada, pero uno de los individuos la siguió hasta lograr emparejarse a ella y dispararle en la cabeza.Dos de los agresores dejaron inmediatamente el lugar a pie mientras que el homicida fue recogido por un automóvil frente al lugar de los hechos, revelaron las imágenes difundidas y los primeros datos recabados por la Fiscalía.Durante meses Escobedo encabezó diversas marchas y protestas en Ciudad Juárez y Chihuahua para exigir al gobernador que se hiciera justicia en el caso del asesinato de su hija, Rubí Marisol Frayre Escobedo, así como contra la impunidad en relación a los "feminicidios", como se conoce a los crímenes de mujeres ocurridos desde 1993 en Juárez.En relación con la muerte de Rubí fue arrestado el pasado 30 de abril Sergio Rafael Barraza Bocanegra, quien recuperó su libertad por una aparente falta de pruebas tras ser sometido a un juicio oral.El pasado 12 de diciembre Marisela Escobedo declaró en entrevista a El Diario de Juárez que familiares de Barraza la amenazaron por llevar a cabo sus propias investigaciones del caso de Rubí.También dijo que obtuvo información de que el sujeto se había marchado a Zacatecas después de que los jueces de Chihuahua lo exoneraran, y que pasó a pertenecer a la organización criminal de "Los Zetas".Tras el crimen de Marisela el gobernador de Chihuahua, Duarte declaró a la emisora MVS que lo ocurrido ayer es un hecho que le lastima y llena "de indignación" y "frustración".El gobernador anunció medidas contra los jueces que dejaron libre a Barraza."Él, confeso, aceptó y él mismo declaró el lugar donde fueron desechados los restos del cuerpo de la hija de Marisela. Esto es lo que a nadie, la verdad, le puede caber en la cabeza la irresponsabilidad de estos jueces que pusieran en libertad a un sujeto altamente peligroso para la sociedad", dijo Duarte.Recordó que el individuo "había descuartizado el cuerpo y lo había tirado atrás a de unas instalaciones donde se criaban cerdos en Ciudad Juárez".Por esta razón aseguró que pedirá al Congreso de Chihuahua la "separación del cargo" de los jueces y "su desafuero para imponerles un castigo ejemplar" y tratar de que el caso no quede impune, adelantó.ONU condenó el crimen El alto Comisionado de la ONU para Derechos Humanos (ACNUDH) consideró hoy "escandaloso" el crimen contra la activista mexicana."Es desolador e indignante la impunidad en la que se hundió su esfuerzo, escandaloso que le haya costado la vida y que su homicidio esté grabado por las cámaras de seguridad del área", próxima al Palacio de Gobierno del estado, indicó en un comunicado el representante del ACNUDH en México, Javier Valenzuela.Por su parte, el presidente de la ONG México SOS, el empresario Alejandro Martí, señaló que el homicidio "revela el grado de vulnerabilidad que tienen las víctimas en México cuando deciden presentar una denuncia contra la delincuencia"."El llamado a la ciudadanía a perder el miedo a la denuncia, debe ser acompañado de garantías reales por parte de los gobiernos estatales y federal, para que las víctimas no sufran represalias y se combata de esa manera la cifra negra", agregó Martí, quien perdió a su hijo Fernando, secuestrado en 2008.Amnistía Internacional (AI) condenó el crimen y lamentó que "una vez más la negligencia de las autoridades federales y estatales para prevenir y sancionar la violencia contra la mujer en Chihuahua ha llevado a que sean los familiares y las organizaciones de derechos humanos los que sufren las represalias por luchar por la justicia y la verdad".

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad