Asesinan a comerciante en Palmira, al parecer, por una extorsión

Asesinan a comerciante en Palmira, al parecer, por una extorsión

Marzo 10, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País, Palmira
Asesinan a comerciante en Palmira, al parecer, por una extorsión

Jair Artemio Guzmán Riascos, de 42 años, había denunciado ante las autoridades que dos hombres le habían exigido el pago de una millonaria vacuna, en el mes de diciembre.

Jair Artemio Guzmán Riascos, de 42 años, había denunciado ante las autoridades que dos hombres le habían exigido el pago de una millonaria vacuna, en el mes de diciembre.

Sicarios acabaron con la vida del comerciante, Jair Artemio Guzmán Riascos, de 42 años, la noche del pasado viernes, al parecer en hechos que estarían relacionados con el no pago de una extorsión.Según se conoció, Guzmán Riascos, era propietario, desde hace más de dos años, de la compra y venta La 21, ubicada en la carrera 21 con calle 30, barrio La Colombina, un negocio dedicado a la compra y venta de motocicletas, indicó uno de sus parientes, quien agregó que en el mes de diciembre dos hombres llegaron al negocio para exigir el pago de diez millones de pesos."Mi hermano y los otros socios de la consignataria denunciaron esta situación ante las autoridades y a los hombres que al parecer estarían detrás de la extorsión, pero el viernes, hacia las 8:00 de la noche, en momentos en que cerraba el negocio llegaron unos desconocidos, en una motocicleta, y le propinaron tres tiros", señaló el familiar quien reveló que el comerciante fue trasladado al hospital San Vicente de Paúl donde llegó sin vida.Dijo también que su hermano era un hombre trabajador, padre de dos hijos, un joven de 18 años y una menor de 17, quienes ahora se encuentran atemorizados pues temen también ser víctimas de represalias por parte de los delincuentes que están detrás de la muerte de su progenitor."En este lugar ya han sido asesinadas otras dos personas, al parecer, por este mismo problema de la vacuna", agregó el pariente quien insistió en que su hermano era un hombre dedicado al hogar pues hacía las veces de padre y madre, ya que la mamá de los muchachos vivía en España."Yo no sé que está pasando en esta ciudad, mucha gente es extorsionada, pero tiene miedo a denunciar y si uno denuncia de todas maneras lo matan. En la galería usted ve muchos locales cerrados, todo porque la gente la están extorsionando y tiene que irse para que no la maten", manifestó el familiar quien reiteró que "los más afectados con esto de la vacuna somos los pequeños comerciantes, pues yo no sé si los grandes están pagando o no la extorsión".Insistió en que las autoridades deben implementar un plan riguroso en la Villa de las Palmas para desarticular estas bandas o grupos que están acabando con el comercio de la localidad."Estamos viviendo una situación muy complicada, al paso que vamos nadie va a querer montar un negocio y los que tenemos no vamos a poder volver a abrirlos. Estamos solos frente al crimen y no sabemos qué camino tomar. Mi hermano era un hombre bueno y mire lo que le pasó por no pagar y denunciar", enfatizó con gran tristeza el hermano de don Jair.Las exequias del comerciante se cumplirán esta tarde, en el cementerio libre, de Palmira.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad