Asciende a $35 millones recompensa por autores de asesinato de párrocos en Roldanillo

Septiembre 28, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Luis Gerardo Castro Castañeda, corresponsal de El País en Roldanillo
Asciende a $35 millones recompensa por autores de asesinato de párrocos en Roldanillo

Los sacerdotes Bernardo Echeverry (derecha) y Héctor Fabio Cabrera hacían parte de la iglesia de San Sebastián en Roldanillo, norte del Valle del Cauca.

Así lo determinaron las autoridades en la mañana de este sábado, tras la realización de un consejo de seguridad. Los hechos ocurrieron en la noche del viernes.

Roldanillo esta de luto, el párroco de San Sebastián Bernardo Echeverry y su vicario parroquial, Héctor Fabio Cabrera, fueron asesinados la noche del pasado viernes en las instalaciones de la casa cural de San Sebastián. La muerte se produjo por arma blanca.Según el comandante de policía del Valle del Cauca, coronel Marino Botero, los hechos se desarrollaron en la noche anterior alrededor de las 11:30.“Se presume que los dos delincuentes, se ocultaron en la iglesia después de la misa de las 7:00 de la noche, luego avanzan hasta la casa cural, y es allí donde asesinan a los dos sacerdotes, asesinato que se presume fue por robar las ofrendas de la misa, las cuales no se han encontrado. Fue un acto salvaje contra los dos sacerdotes”, informó el comandante de policía del Valle del Cauca.El sacerdote Héctor Fabio Cabrera habría llamado a la policía de Roldanillo y cuando los agentes llegaron encontraron a los sacerdotes sin vida en sus respectivas habitaciones."Parece que hubo forcejeo y resistencia y por los rastros de sangre, se presume que uno de los asesinos esta herido. Por eso se han tomado las medidas de intervenir y estar muy atentos en los centros médicos clínicas y hospitales al igual que en farmacias para hacerle seguimiento a los asesinos”, indicó el Comandante.“Esta noche estamos invitando a toda la comunidad a una marcha en protesta por el terrible crimen de los padres”, dijo el alcalde de Roldanillo, Julián Cabrera.Luego de un consejo de seguridad, se han tomado diferentes medidas como la de decretar ley seca, prohibición de hombre parrillero en el perímetro urbano y rural de la ciudad. Asimismo, se determinó elevar a 35 millones de pesos la recompensa, que en un principio fue de $10 millones, a quien dé información del paradero de los asesinos.El padre Bernardo Echeverry, el pasado 5 de septiembre, había cumplido 69 años de vida, y llevaba 43 años de ordenado sacerdote, natal de Medellín y estaba esperando su jubilación la cual debería ser en dos años y había tomado la decisión de quedarse en Roldanillo, luego de su jubilación.El padre Héctor Fabio Cabrera, natal de Zarzal, 27 años cumplidos el 26 de noviembre, llevaba solo un año y medio de ordenado sacerdote de la diócesis de Cartago.Luis Eduardo Ramírez, diácono permanente de la iglesia de San Sebastián, afirmó que el asesinato de los dos sacerdotes "es un acto reprochable, es muy triste y terrible para la comunidad".Finalmente, Gilberto Toro, uno de los feligreses, aseguró: "Estamos tocando fondo, es una descomposición social muy grande la que estamos viviendo, no se salvan ni los sacerdotes"

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad