Analistas aseguran que discurso de las Farc en Noruega era previsible

Octubre 18, 2012 - 12:00 a.m. Por:

La intervención de 'Iván Márquez' durante la instalación de los diálogos de paz, demuestra que este proceso no será tan fácil como se creía, según dijeron los expertos en conflicto armado.

La marcada diferencia en los discursos del Gobierno y las Farc, durante la instalación de los diálogos de paz, era previsible, según afirmaron analistas del conflicto armado en Colombia.El pulso que se instaló en Hurdal (Noruega) y que el próximo mes se trasladará a La Habana (Cuba) ya tiene un tono definido: el del pragmatismo del Gobierno contra la insistencia retórica de las Farc.Humberto de la Calle, jefe del equipo negociador, precisó que el Gobierno no piensa alejarse un centímetro de las reglas establecidas en las fases previas a este diálogo e insistió en la necesidad de llegar rápido a acuerdos concretos. Las Farc, en cambio, repitieron las mismas fórmulas que ya han utilizado en otros procesos similares –que no terminaron en ningún avance— y que parecen, por lo menos, inadecuadas para estos tiempos.Para Ariel Ávila, analista de la Corporación Arco Iris, ambas partes "destaparon sus cartas" y las diferencias que se encuentran en cada intervención son más "de forma que de fondo". Es decir, el discurso de las Farc, en cabeza de 'Iván Márquez', que abarcó temas que no estarán contemplados en la agenda y fue aprovechado para criticar asuntos de la institucionalidad colombiana, "no parece ser un inconveniente para el desarrollo de las negociaciones. Si hubiera pasado otra cosa, sí habría sido sorprendente".En lo anterior coincide Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos, Cerac, quien agregó que la intervención de la guerrilla fue "un ejercicio de retórica, sin consecuencias sustanciales en la negociación". El analista aseguró que, a pesar de que durante su intervención parecía que el grupo subversivo pedía ampliar la agenda previamente acordada, en realidad "no hicieron exigencias concretas, todos eran puntos retóricos. Realizaron una serie de críticas pero no plantearon propuestas como pasar de un sistema presidencial a uno parlamentario. El acuerdo incial se sostuvo".Por su parte, el politólogo Vicente Torrijos manifestó que el proceso de paz tiene "un panorama muy sombrío", pues las diferencias suponen un "abismo estratégico fenomenal entre las partes: para el Ejecutivo lo importante es la terminación del conflicto, que debería darse mediante la dejación de las armas. Para las Farc es su agenda paralela, completamente diferente a la que firmaron en La Habana". Lo cierto es, según los expertos, que las negociaciones van a ser más difíciles de lo que se plantearon en un comienzo. "Lo que demuestra el discurso de 'Márquez' -dirigido a las bases de las Farc- es que la imagen que había vendido el Gobierno de que esto iba a ser fácil, no es así. Por eso llevamos 50 años de conflicto, si esto fuera fácil ya lo habríamos solucionado", afirmó Ariel Ávila.Sobre los posibles obstáculos que se puedan presentar en el camino, Torrijos indicó que se podría necesitar "la presencia de un tercero con músculo, como Venezuela, que para las Farc es el verdadero motor del proceso de paz. El único que podría evitar que las partes boten el tablero de ajedrez por los aires es el presidente Chávez, quien aspira a que algún día Colombia forme parte de la Alianza Bolivariana para las Américas".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad