Alerta por posibles artefactos explosivos en zona rural de Inzá, Cauca

Noviembre 04, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa
Alerta por posibles artefactos explosivos en zona rural de Inzá, Cauca

Denuncian campo minado al lado de puesto de salud en Inzá, Cauca.

Los artefactos habrían sido dejados cerca de un centro de salud del corregimiento de San Andrés de Pisimbalá.

Una vez más la población de San Andrés de Pisimbalá, en el municipio de Inzá, oriente caucano, se enfrenta a una amenaza terrorista, tras encontrar lo que al parecer son varias cargas explosivas enterradas a la entrada del hospital local. Cuando ya se había superado el trauma causado tras la siembra de varios morteros en un parque infantil a escasos metros de la institución educativa de la localidad, el pasado 5 de octubre, otra vez la población tuvo que evacuar la zona aledaña al lugar en el que se presume estaría el artefacto explosivo. “La comunidad nos ha denunciado que encontraron enterradas unas minas antipersonal al lado del puesto de salud conectadas por varios cables y por eso declaramos la emergencia“, confirmó el alcalde Mauricio Castillo. De acuerdo con la denuncia, la ubicación de los explosivos se habría producido en la noche de este lunes festivo y al amanecer del martes, la misma población fue quien dio aviso a las autoridades sobre la situación. “Hemos hecho varios análisis y vamos a hacer un consejo de seguridad para determinar cuál es el paso a seguir en la zona y así evitar que este tipo de hechos se sigan presentando, vulnerando la seguridad de la población civil“, agregó el mandatario local. El puesto de salud está ubicado a un costado del mismo parque en donde también está la escuela y lo que quedó de la iglesia doctrinera tras un incendio en el año 2013. Las autoridades indígenas y los líderes comunitarios acordonaron la zona y se ordenó la suspensión de las clases para permitir que los estudiantes también salieran de la zona, mientras se retorna a la tranquilidad. El operativoEn la zona hace presencia la Brigada móvil 29 del Ejército, adscrita a la Fuerza de Tarea Apolo. Según se indicó, ya se inició todo el procedimiento para llegar hasta el casco urbano del corregimiento y verificar lo que se encuentran en el lugar para proceder a desactivarlo. “Estamos haciendo el acercamiento pero debe hacerse de manera estratégica, pues en el lugar es posible que haya presencia de subversivos y lo que queremos es evitar que nos encontremos con una sorpresa”, dijo el coronel Olveiro Pérez, tras destacar que los hombres que adelantarán el operativo son los mismos que le propinaron golpes a la guerrilla en la misma zona, hace algunas semanas. El pasado 6 de octubre, cuando se desactivaron cuatro morteros en el mismo sector, mientras se desarrollaban los operativos varios disparos se presentaron desde las montañas aledañas y se registraron algunos choques armados. En esa ocasión el propio presidente de la República, Juan Manuel Santos, y la ministra de Educación, Gina Parody, quien estuvo en la zona, rechazaron el hecho y lo calificaron como un acto repudiable, pues se puso en riesgo la vida de los estudiantes y de la comunidad. Un mes después nuevamente la zozobra se cierne entre la población, mientras intentan resguardarse en sus viviendas, pues lo que señalan es que en esa zona distante del oriente caucano, no ha cambiado nada a pesar de los diálogos en La Habana.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad