Albán, el pueblo que cambió la coca por café de tipo exportación

Febrero 03, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa
Albán, el pueblo que cambió la coca por café de tipo exportación

El Ministro de Justicia, Yesid Reyes Alvarado, visitó la Asociación Agropecuaria de Albán (AAA), una sociedad campesina dedicada a la siembra, procesamiento y comercialización de café.

Esta población de Nariño es, según el Ministerio de Justicia, un ejemplo en sustitución de cultivos ilícitos.

En San José de Albán, Nariño, la población soportó el acoso de los violentos por años, padecieron ocho tomas guerrilleras y en sus tierras el principal sembrado era la coca y la amapola. Pero hoy, según el Gobierno, las 209 hectáreas de coca y 34 de amapola, están cultivadas con café en esta población ubicada a 68 kilómetros de Pasto. El proyecto es una alianza del Ministerio de Justicia, Consolidación Territorial y de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Undoc) para sustituir cultivos ilícitos.En todo el país se han invertido $1.100 millones y tiene ya 7 mil familias beneficiadas que reemplazaron la coca por el café de tipo exportación en lugares como el suroriente antioqueño, el bajo Cauca, la Sierra Nevada de Santa Marta, Planadas en Tolima y La Unión y San José de Albán. El Ministro de Justicia, Yesid Reyes Alvarado, visitó la Asociación Agropecuaria de Albán (AAA), una sociedad campesina dedicada a la siembra, procesamiento y comercialización de café tipo exportación, que tiene una capacidad de producción de 15 mil libras de café Premium y que tiene 560 asociados para llevar a las tiendas el café. El líder de la Asociación Agrícola de Albán, Iván Pasaje, asegura que el proyecto trajo un cambio de mentalidad y que han sido visitados por varias comisiones extranjeras que han apoyado el esfuerzo.“El clima de Albán es propicio para la coca y se expandieron los cultivos. En nuestros municipios vecinos de Aponte y el Tablón se llegó a cultivar en las partes altas amapola. Y los jóvenes eran los que se estaban yendo a cosechar estos productos: los jóvenes estaban tomando el camino de la violencia”, dice el líder.Nariño, según la ONU, es uno de los partamentos más afectados por los cultivos ilícitos en todo el país. La región tiene el 27 % del total de hectáreas. “Es posible que aparentemente las ayudas del gobierno sean en dinero menos de lo que produce un cultivo ilícito, pero el dinero que produce el cultivo ilícito produce odio, sangre y padres de familia en los jóvenes colocan los muertos”, agrega.Cuenta que su pueblo “ha tenido malas experiencias como las tomas guerrilleras que destruyeron la plaza de mercado, la Policía. Hubo muertos de nuestro municipio y eso trajo violencia y temor. Esta mala experiencia que ha tenido San José de Albán tuvo un panorama de esperanza cuando con los programas del Gobierno después de 2003, se crearon incentivos que permitieron asociarnos”.“Comenzamos en el negocio de café pergamino seco, ahora como café Albanita comenzamos con el café procesado, tostado y molido. Que nos hayan recibido este café en Naciones Unidas en Cencosud para nosotros es un logro. Es café de alta calidad que lo degustan paladares exquisitos, quienes lo prueban nos han dicho que no quieren separarse de él. Es un café exquisito que llena el paladar de sabor”, relata.La organización AAA ahora tiene 570 asociados, todos productores de café. Uno de ellos, José Rafael Caiza, es dueño de una finca de 4 hectáreas, en donde trabaja para darle el sustento a su esposa y tres hijos.“Para nosotros el café es el sustento, el único medio que nos ha dado dinero para poder sostener a las familias. De otra manera hay muchos cultivos de pancoger, pero la verdad no hay suficiente comercio. Hace 20 años siembro este café”, señala.Caiza dijo que ahora buscan que el Gobierno los apoye en “la comercialización, ya sea nacional o internacional porque sabiendo que hay comercialización podemos llegar a mejores precios. Y así vamos a tener mejor calidad de vida. Eso es lo que buscamos”. Ante esta petición, el Ministro entregó una dosificadora y una selladora, necesarias para la producción de café, a 201 familias de las 18 veredas intervenidas en Albán. Son más de mil campesinos que le dijeron “no a la siembra ilegal” en una inversión del Gobierno de más de $484 millones.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad