Ajustan proceso de entregas por denuncias de falsas desmovilizaciones

Marzo 13, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Alejandra Bonilla Mora Colprensa
Ajustan proceso de entregas por denuncias de falsas desmovilizaciones

El Ministerio de Defensa prepara directiva para reforzar el Programa de atención al Desmovilizado.La iniciativa en trámite se produce en momentos en que se investigan, tanto en la Fiscalía como en la Procuraduría, denuncias sobre posibles falsas desmovilizaciones de las Farc.

La iniciativa en trámite se produce en momentos en que se investigan, tanto en la Fiscalía como en la Procuraduría, denuncias sobre posibles falsas desmovilizaciones de la compañía ‘Cacica La Gaitana’ de las Farc, en marzo de 2006, y del Bloque ‘Cacique Nutibara’ de las Autodefensas, en noviembre de 2003, hechos que tienen en el ojo del huracán al ex comisionado de paz Luis Carlos Restrepo.Se trata de una revisión al proceso de desarme y desmovilización, durante el cual expertos de inteligencia militar practican entrevistas especializadas a los presuntos alzados en armas, para determinar si en verdad pertenecen al grupo ilegal del que dicen ser, al tiempo que reciben atención psicosocial y se les legaliza su situación jurídica.Durante este proceso puede rechazarse la petición de entrar al programa y sólo cuando el Comité Operativo para la Dejación de Armas, Coda, lo dispone, se certifica a cada postulado como desmovilizado, para ingresar al programa de Reintegración de la Presidencia.Desde que se creó el Programa para desmovilizaciones individuales en el 2002 (las colectivas son materia de la oficina del Alto Comisionado para la Paz y sólo se pueden dar en el marco de un proceso admitido por el Gobierno) se han negado 2.728 peticiones de ingreso, 1.500 de ellas porque el postulado no pertenecía a grupos armados. En la mayoría de esas ocasiones se trató de vendedores ambulantes que trataban de buscar beneficios haciéndose pasar por guerrilleros.Pero eso no es lo más grave. El comandante de las Fuerzas Militares, almirante Edgar Cely, reconoció que en el pasado han detectado infiltrados de la guerrilla, quienes llegan con la intención de afectar seriamente al Programa.No duda en defender las bondades del mecanismo y resalta que con los datos aportados por los desmovilizados se lograron evitar dos secuestros masivos, rescatar a 34 secuestrados y abrir procesos judiciales contra 4.713 alzados en armas ‘rasos’ y a 541 con mando.“Hemos dado la orden de revisar muy bien los procedimientos, para evitar a toda costa que se infiltre gente, que se presenten falsos terroristas, que se utilice éste como un sistema para obtener gratis recursos del Estado o que se intente dañar el mismo sistema”, señaló el almirante Cely.El principal ajuste que contempla el borrador de la directiva consiste en hacer una entrevista aún más especializada al desmovilizado, cuando sea remitido de la unidad militar en la que se entregue hacia los Hogares de Paz que tiene el Pahd en seis ciudades del país y así establecer en un tiempo límite de 24 horas, la veracidad de su versión.El trabajo será arduo, si se tiene en cuenta que como ha venido funcionando el proceso, efectivos de inteligencia militar realizan en las primeras 72 horas entrevistas que incluyen temas como desarmar y armar un fusil, cantar el himno de las Farc o dar información precisa sobre su frente, entre muchas alternativas para verificar la versión que entrega la persona que se presenta como subversivo.En la guarnición militar, el desmovilizado permanece no más de ocho días y allí tramita un acta de entrega voluntaria, en la que se específica por qué quiso salir de la guerrilla. Si se entrega con armas, éstas quedan en cadena de custodia en la Fiscalía de por vida. Es decir que si, por ejemplo, en alguna diligencia de Medicina Legal se comprueba que una bala disparada por ese fusil provocó una muerte, la persona que la entregó y que dijo que esa era su arma de dotación, debe responder por ese delito.La persona, con sólo ingresar al Pahd, está reconociendo el delito de rebelión, que se le perdona, al igual que los de asonada, muerte en combate y porte de armas y prendas de uso privativo de las Fuerzas Militares. Pero si la persona tiene en su haber la comisión de otros delitos debe responder por ellos.Ya en el Hogar de Paz, recibe atención médica, ropa nueva y puede reunirse con su familia. Allí espera por la revisión que hace el Coda sobre los resultados de las entrevistas, para obtener el certificado oficial de desmovilizado. Si hay dudas, el programa puede pedir repetición de entrevista y hasta el uso del polígrafo.Continúa el debateMientras las investigaciones de las desmovilizaciones colectivas siguen el curso y el Ministerio de la Defensa se refuerza para que algo similar no suceda en las desmovilizaciones individuales, el coordinador del Área de Desmovilización, Desarme y Reinserción, DDR, de la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación, Álvaro Villarraga Sarmiento, pide hacer correcciones inmediatas.“Como experiencia, los gobiernos no deben repetir el error de incluir o permitir incluir a personas que no son desmovilizadas en los listados de constatación del desarme y desmovilización efectiva, para integrarlas al proceso de reintegración. Se requieren transparencia y coherencia con tal procedimiento”, dijo.Y agregó que “la idea base para el Gobierno es que el desarme y la desmovilización han sido herramientas eficaces en la guerra contra los grupos ilegales y la reintegración, un elemento indispensable para recuperar a ilegales a la vida civil y así reparar parte del daño provocado”.Pero más allá de la respuesta oficial hay voces que piden claridad por parte de los responsables.El vicefiscal general, Juan Carlos Forero, aseguró que es menester escuchar al ex comisionado sobre las denuncias que lo involucran en un supuesto “montaje” en el que se habría pagado a personas del común para pasar como guerrilleros.“Se deben analizar y revisar a fondo los testimonios de los guerrilleros, como los de los comandantes paramilitares que acusaron a Restrepo de haberles propuesto que se desmovilizaran y que a cambio de ello no serían extraditados”, señaló.El procurador general, Alejandro Ordóñez, aseguró, por su parte, que la investigación está en etapa preliminar y que falta escuchar en versión libre a Restrepo y analizar las pruebas y testimonios.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad