Agentes encubiertos necesitarán orden judicial para ingresar a trabajos y casas

Abril 07, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co l Colprensa
Agentes encubiertos necesitarán orden judicial para ingresar a trabajos y casas

Fachada Fiscalía General de la Nación.

El artículo 242 de la Ley 906 de 2004 permite a la Fiscalía ordenar el uso de agentes encubiertos, “siempre que resulte indispensable para el éxito de las tareas investigativas”.

La Sala Plena de la Corte Constitucional condicionó este miércoles las facultades que tienen las autoridades para realizar operaciones encubiertas con agentes cuando la Fiscalía considere que la persona involucrada en un proceso continúa desarrollando una actividad criminal. 

La Corte avaló el artículo 242 del Código de Procedimiento Penal, que había sido demandado parcialmente, para que se entienda que cuando una actividad encubierta implique el ingreso del agente a reuniones en el lugar de trabajo o en el domicilio del imputado o indiciado, se requiere autorización previa de un Juez de Control de Garantías.

Esto, sin perjuicio de que se pueda legalizar la acción en las siguientes 36 horas. 

La norma había sido demandada por los ciudadanos Camila Betancourt Villegas, Luisa Fernanda López, Nubia José López, Juan Moreno Villegas, Valentina Restrepo y Santiago Sánchez Quiceno. 

Los demandantes consideraban que dicho artículo tal y como está escrito, es decir, que permitía hacer 36 horas después un control de legalidad, vulneraba los derechos a la vida digna y la intimidad personal del investigado y de su familia, entre otros, porque se estarían sobrepasando límites en aras de velar por la seguridad. 

El artículo 242 de la Ley 906 de 2004 permite a la Fiscalía ordenar el uso de agentes encubiertos, “siempre que resulte indispensable para el éxito de las tareas investigativas”.

Estos pueden intervenir "en el tráfico comercial, asumir obligaciones, ingresar y participar en reuniones en el lugar de trabajo o domicilio del indiciado o imputado y, si fuere necesario, adelantar transacciones con él". Este último aparte, el ingreso al domicilio o al lugar del trabajo, quedó ahora supeditado a la orden de un juez. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad