A un año de marcha contra la violencia en Buenaventura, ciudadanos piden más inversión

Febrero 19, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
A un año de marcha contra la violencia en Buenaventura, ciudadanos piden más inversión

Monseñor Héctor Epalza ofreció una misa para conmemorar un año de la gran marcha que motivó la militarización del puerto.

Con varias actividades, los ciudadanos se manifestaron en contra de la violencia que aún se ensaña contra el puerto.

Un año después de la gran marcha para “enterrar la violencia” en el puerto de Buenaventura, voces como la de monseñor Héctor Epalza, obispo de la diócesis, afirmaron que a pesar de la intervención militar liderada por el Gobierno, aún queda mucho por hacer en materia de seguridad e inversión social en esa ciudad. En la mañana de este jueves se conmemoró el aniversario de la marcha que convocó el 19 de febrero de 2014 a más de 40 mil bonaverenses que se unieron para exigir a los violentos el respeto de sus derechos y al Gobierno, una mayor atención al puerto. Entre las actividades desarrolladas se destacó una misa folclórica en la catedral en la que monseñor Héctor Epalza, además de agradecer al Gobierno Nacional por la intervención militar que ordenó desde marzo del año pasado, indicó que aún hay problemas graves de violencia en el puerto y que éstos solo se pueden resolver con trabajo social. “Es cierto que las cosas han mejorado en el puerto, gracias a la intervención militar. Pero también es cierto que esa intervención no es suficiente. No podemos hacer cuentas alegres mientras aquí la cobertura en educación todavía es tan baja, mientras muchos barrios no tienen agua potable y mientras el índice de desempleo sigue siendo alarmante. Por eso, le pedimos a las autoridades que se fijen en esas otras situaciones para que podamos combatir la violencia desde sus bases sociales”, indicó Epalza. El religioso también hizo un llamado a las autoridades para que eviten tratar de ocultar la realidad de los casos de desmembramiento y desapariciones que Buenaventura sigue viviendo. “Así como denunciamos el año pasado, cuando dijimos que conocíamos la existencia de las mal llamadas 'casas de pique', espero que las autoridades presten atención a los casos de desmembrados de este año y no traten de ocultar lo que es una realidad”, manifestó. De acuerdo con el CTI, este año han sido registrados ocho casos de desmembramientos en el puerto, lo que para el director de la Policía, general Rodolfo Palomino, y el comandante de la Policía de Buenaventura, coronel Marcelo Rusi, corresponden a casos de desapariciones del año pasado. No obstante, familiares de las víctimas han manifestado que las desapariciones se han presentado este año. Por su parte, uno de los organizadores de la marcha contra la violencia, manifestó que los niños de Buenaventura están siendo cada vez más victimizados por las estructuras criminales que delinquen en el puerto, pues se está observando cómo están siendo usados cada vez más para la ejecución de todo tipo de delitos. “La mayoría son niños de escasos recursos, de hogares disfuncionales y que no tienen oportunidades de educación. El llamado que queremos hacer al Gobierno es para que, además de centrarse en la militarización del puerto, piense en la inversión social para los niños y jóvenes, que se están convirtiendo en carne de cañón”, dijo el líder. Otra de las actividades realizadas fue un plantón para recordar a las víctimas de desapariciones y homicidios en Buenaventura cuyos casos aún no están resueltos. Las víctimas fueron recordadas con un cartel en el que aparecía su fotografía y una inscripción que indicaba la fecha de su muerte o desaparición. Ante esto, monseñor Hécto Epalza recordó que Buenaventura tiene menos de 50 fiscales que trabajan en más de 11 mil procesos y pidió a la Rama Judicial ampliar el número de investigadores para que la justicia pueda ser más efectiva. “Esta es otra reflexión que tenemos que hacer aquí. La violencia ha sobrepasado la capacidad de la justicia para contenerla. Necesitamos más fiscales que puedan investigar y llevar a buen término cada uno de los crímenes que se han ejecutado en la ciudad. Una de las razones por las cuales hay tanta impunidad es por la falta de fiscales para las investigaciones”, declaró Epalza.Agua y saludAdemás de las manifestaciones en contra de la violencia, los bonaverenses simbolizaron las principales problemáticas que sufre el puerto, tales como la falta de agua potable en algunos sectores de la ciudad, la mala prestación de los servicios de salud, la expansión portuaria que amenaza con el desplazamiento de las comunidades de bajamar, entre otros."El agua potable este año pasado ha sido una calamidad, la parte rural todavía está marginada, no tienen ni puesto de salud. En el hospital del puerto hay 40 camas para una ciudad de 400 mil habitantes, y eso, no alcanza a suplir las necesidades de salud”, dijo monseñor Epalza.El servicio de agua potable en Buenaventura es día de por medio en algunas zonas, mientras que en otras, por falta de infraestructura, no hay servicio a ninguna hora. La expectativa de la ciudadanía está puesta en los compromisos del Gobierno Nacional, que con una inversión de $24 mil millones, espera aumentar las horas de servicio a 8 diarias. Por su parte, Andrea Arroyo Muñoz, líder de las comunidades negras, denunció el desplazamiento en algunas zonas de bajamar, efecto del aumento de zonas de desembarque. "Ahora no pueden decirnos que los territorios donde vivimos no son nuestros, tenemos claro que somos de aquí Buenaventura, no es de los inversionistas internacionales. Buenaventura es de nosotros", manifestó. En horas de la tarde, delegados del Gobierno Nacional junto a líderes sociales establecieron una mesa de trabajo para planear las actividades en materia de inversión este año en el puerto, y la ruta a seguir para disminuir los niveles de violencia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad