“A mi hijo lo mataron, no tengo dudas”: padre de Luis Andrés Colmenares

Noviembre 11, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Andrés Felipe Becerra Ibáñez | Reportero de El País
“A mi hijo lo mataron, no tengo dudas”: padre de Luis Andrés Colmenares

Luis Alfonso Colmenares, padre de Luis Andres Colmenares.

Dos años después de la muerte de Luis Andrés Colmenares, su padre habla del caso, del silencio, las noches, del dolor.

Luis Alfonso Colmenares está en el lobby de un moderno hotel del sur de Cali. Viste pantalón de dril, camiseta tipo polo, mocasines.Vino a dar clase en una universidad de la ciudad. Pero ahora no parece uno de esos maestros reflexivos antes de entrar al salón: desliza los dedos sobre un iPad, responde su BlackBerry, se pone y se quita las gafas. El profesor también es el padre de Luis Andrés Colmenares, el estudiante de la Universidad de Los Andes que murió en confusas circunstancias el 31 de octubre del 2010, en Bogotá. Luis Alfonso, de 52 años, es contador público, pero el contador no puede contener sus palabras. Unos días después de que una juez decidiera revocar la medida de aseguramiento en contra de Laura Moreno y Jessy Quintero, investigadas por la muerte del joven, el padre de Luis Andrés habla del proceso de su hijo sin contenciones; incluso tilda de miserable a otro de los implicados en el caso: Carlos Cárdenas. La voz de Luis Alfonso es gruesa, ronca, como el sonido de una campana de bronce. Y las denuncias que salen de su boca son tan graves como su voz. Han pasado dos años de la muerte de Luis Andrés. ¿Porque ha sido tan difícil dilucidar la verdad? No tanto dilucidarla porque la verdad es la que nosotros hemos conocido. Y no tenemos ninguna duda de que a Luis Andrés lo asesinaron. El examen forense, los elementos probatorios que se han recaudado y que obran en el proceso concluyen que hubo un homicidio. El tema de las responsabilidades se tiene que determinar en un juicio. Estamos atentos a que se realice porque se han venido dando situaciones de carácter dilatorio, apelaciones y demás que ha impedido que sea más eficiente. Pero no tenemos ninguna duda de que a Luis Andrés lo asesinaron.¿Qué piensa hoy de la justicia de este país?A pesar de todos los infortunios que hemos tenido yo sigo creyendo en la justicia y en que esto se va a aclarar. La verdad se va a conocer y los responsables tendrán que asumir su culpa.Tras la decisión esta semana de una jueza de otorgar la libertad a Laura Moreno y Jessy Quintero, usted dijo que al paso que van los que terminarán presos serán las víctimas. ¿Cuál es la sensación de esta última decisión y de cómo se ha manejado el caso de su hijo?Pareciera que todo lo que ha pasado se estuviera invirtiendo. Mi familia y yo que somos las víctimas, los dueños del muerto, de Luis, de mi hijo asesinado, vamos a terminar en la cárcel si esto no se resuelve pronto.Si le pudiera decir algo, de manera personal, a las dos muchachas implicadas en el caso. ¿cuáles serían esas palabras?Que evalúen que les pesa más: estar presas físicamente o que su misma conciencia las tenga presas por no decir la verdad.¿Y al otro implicado, a Carlos Cárdenas que le diría? Que fue tan cobarde que no fue capaz de enfrentarse a Luis Andrés solo, sino que fue tan miserable que para poderlo enfrentar se tuvo que hacer acompañar de más gente.Se ha hablado de una reunión entre la juez María del Carmen Vallejo y el exfiscal Mario Iguarán, defensa de Cárdenas ¿Qué sensación le dejó eso?La sensación fue que yo los vi cuando ellos estaban reunidos. Qué estuvieron hablando o de qué hablaban no lo sé porque no estuve en dicha reunión, pero desde la puerta sí me di cuenta. Y no solo lo vi yo, sino todo el país a tráves de un video que se hizo público, que muestra cuando el exfiscal iba ingresando al despacho de la juez. Qué trataron no lo puedo decir porque no me consta. Me consta es que lo vi allí adentro.Hay tres testigos que dicen haber visto la agresión a su hijo. (Jhonatan Martínez, José Ayola y Jesús Martínez) ¿Qué tan ciertas le resultan estas versiones?Yo les doy total credibilidad como también se las da la Fiscalía. Por supuesto que las versiones se tendrán que valorar en el juicio.De acuerdo con las investigaciones, ¿qué cree usted que pasó? A Luis Andrés lo rodearon, le pegaron en varias partes del cuerpo, le partieron el cráneo y le dejaron siete lesiones, según el forense. Luego se lo llevaron y más tarde regresaron y metieron el cuerpo debajo del caño.¿Qué garantías tiene hoy en este caso?Esperar a que el proceso se lleve a cabo, eso es lo que espero y espera mi familia. Un proceso con cada una de las personas que van siendo vinculadas, como los tres procesos que ya llevan su dinámica propia (el que vincula a Laura y a Jessy, el de Carlos Cárdenas y el que vincula por obstrucción a María del Pilar Gómez, madre de Cárdenas, y a su abogada Aydée Acevedo).¿Qué tanto ha servido o perjudicado el hecho de que el caso de su hijo se haya convertido en un show mediático?Si nos referimos a la participación que los medios de comunicación han tenido, pues tengo que decir que si no hubiera sido por la difusión del proceso hoy no tuviéramos nosotros el control social sobre el caso que está ejerciendo la comunidad del país y del mundo, ya que de varios países se ha hecho seguimiento a lo que ha ido pasando con el hecho. ¿Cree que la figura de vencimiento de términos fue utilizada como otra traba más en el proceso de Luis Andrés Colmenares?Es una decisión que la juez tomó y yo respeto, mi familia la acata. Es la consideración del juez y ella misma y su conciencia que le digan si ha actuado como corresponde. Lo que sí observo es que la juez para decidir esta libertad desconoció el efecto que sobre el tiempo tienen las solicitudes de aplazamiento, de preclusión, apelaciones que ha hecho la defensa. Todas esas situaciones tienen efectos suspensivos en el conteo de los tiempos, sin embargo, la juez cuenta exactamente 169 días y dice que ha superado los 120 días que la ley penal establece como límite para que el juicio se inicie. Ahí no se equivocó en las cuentas.Pero la invito a que saque otra cuenta: la que transcurre desde el 31 de octubre del 2010 hasta hoy. Esa no equivale a ningún vencimiento, porque ese término no va a vencer nunca. Y es el lapso que va desde que mataron a Luis Andrés. Ese tiempo corresponde al sufrimiento mío y de mi familia, al dolor que vivimos por la muerte de mi hijo.Usted se ha referido mucho al silencio de los amigos de Luis Andrés. ¿Qué decirle a cada uno de ellos? ¿Por qué cree que callan? No encuentro una razón. Pero cuando vieron que el barco se estaba hundiendo salieron como ratas despavoridas corriendo. Ninguno ha tenido el suficiente valor de hablar, al menos en honor a una amistad que tuvieron con Luis Andrés. Comprendo que ninguno fue amigo de mi hijo, él fue amigo de todos, pero ninguno de esos miserables fue amigo de Luis Andrés. Su misma conciencia que los juzgue, van a cargar con ese peso el resto de sus vidas. ¿Cree que el caso también podría ser una pelea de egos entre abogados y fiscales?No creo, por lo menos en lo que tiene que ver por mi parte porque lo que hemos visto es la seriedad con la cual Jaime Lombana ha manejado el proceso. Si para los otras personas es una pelea no me corresponde decirlo a mí.¿Confía hoy en una entidad como la Fiscalía?La Fiscalía ha llevado un trabajo supremamente serio en todo lo que tiene que ver con el recaudo de las pruebas y todo lo que se ha obtenido para llevar a cabo el desarrollo de este proceso. No tengo ninguna duda.El viernes pasado se conoció que un juez tendrá que decidir si lo sanciona o no por cuenta de sus declaraciones sobre el proceso. ¿Cómo toma este nuevo capítulo en el llamado caso Colmenares?Eso queda a la discrecionalidad del juez. Que determine si me merezco una sanción por el hecho de expresar mi dolor y referirme al segundo año del asesinato de mi hijo. ¿Qué le diría en este momento a su hijo?Que me hace mucha falta, nunca me va a dejar de hacer falta.¿Cómo está Jorge, el hermano de Luis?Poco a poco lo ha ido superando, no es fácil para un joven de 17 años. El transcurrir de los días le ha permitido a Jorge y a todos sobrellevar las cosas. ¿Qué tanto ha cambiado la casa, el cuarto de Luis Andrés?Todo está igual: su cama, su ropa, sus cosas. El único que lo podía cambiar era Luis, pero él ya no llegará a hacerlo.¿Qué lo mantiene a usted en pie a pesar de lo sucedido?El trabajo, dar clases en al menos diez universidades del país, viajar, la responsabilidad con mi familia, responderle a Jorge que ya va a entrar a la universidad a estudiar derecho. ¿Sueña con Luis Andrés?Nunca dejo de pensar en él, es imposible de hacerlo. Así será para el resto de mi vida.Si al final del proceso, a pesar de los testigos y las pruebas que tienen, la justicia dice que fue un accidente y no un homicidio, ¿cuál sería su reacción?Eso no va a pasar porque las pruebas están. Lo de mi hijo fue un homicidio. Si de pronto se llega a determinar algo distinto con respecto a la responsabilidad que tienen Laura y Jessy en el caso, esa será decisión del juez y el mundo no se va a acabar por eso.¿Qué espera ahora del caso?Que empiece el juicio, antes que nos pase algo a los que estamos del lado de Luis Andrés.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad