“A mi familia y a mí nos pusieron una lápida”, Alcalde de El Dovio

Octubre 08, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Laura Marcela Hincapié | Reportera de El País
“A mi familia y a mí nos pusieron una lápida”, Alcalde de El Dovio

Miguel Guzmán, alcalde de El Dovio.

Miguel Guzmán, el alcalde al que le mataron dos hermanos en 48 horas, reconoce que El Dovio está a merced de las bandas criminales.

El domingo pasado asesinaron a su hermano Fredy. Ese fue solo el comienzo: dos días después, en pleno velorio, mataron a Uriel, su otro hermano. En menos de 48 horas el alcalde de El Dovio (Valle), Miguel Guzmán, fue sometido a dos entierros.Es jueves 4 de octubre y el Alcalde está sentado en su despacho. Tiene los ojos rojos, hinchados. Está sin afeitar. Los últimos días han sido un corre corre: de la casa a la funeraria, de la funeraria al cementerio, del cementerio, otra vez, a la funeraria...Apenas es mediodía y ya atendió reuniones con periodistas, policías, funcionarios. Más tarde contará que el crimen de su hermano Fredy tendría un motivo: su cercanía con una banda criminal; pero el de Uriel no le cabe en la cabeza. “Él era tan tranquilo”.Amigos y colegas interrumpen cada tanto la entrevista para darle el pésame. Miguel dice estar tranquilo, pero una llamada lo inquieta: al otro lado de la línea alguien le pide que viaje a Cali para asistir a un consejo de seguridad con el Gobernador. El Alcalde guarda silencio, se rasca la cabeza, mira el reloj. Al fin responde con un no. Por ahora, explica, es mejor quedarse quieto. Es que salir sería una imprudencia: el Alcalde al que le mataron dos hermanos todavía no tiene un carro blindado, ni siquiera un chaleco antibalas. Alcalde, en menos de 48 horas asesinaron a dos de sus hermanos, ¿usted sabe quién está detrás de esta persecución contra su familia? De acuerdo con la información de las autoridades, esto viene a ser una retaliación por la muerte de la señora Nelly Perea, quien fue asesinada en agosto en la Iglesia Nuestra Señora del Carmen, un hecho que todos rechazamos. Sin embargo, un noticiero prácticamente dijo que el autor intelectual fue mi hermano Fredy porque él era dizque uno de los jefes de ‘Los Rastrojos’ en todo el Valle. Eso le puso una lápida a él y a mi familia. Pero usted mismo ha reconocido que su hermano sí estaba relacionado con ‘Los Rastrojos’...Mi hermano era una persona común y corriente, un hombre trabajador que vivía del campo. Él cuidaba unos seis caballos que cambiaron de propietario, pues los compraron ‘Los Rastrojos’. Él siguió administrando esos animales, entonces se convirtió, por circunstancias de la vida, en un trabajador de este grupo, pero no era un bandido. Cuando entraron ‘Los Machos’, él tuvo que irse por las amenazas. El Dovio pasaba de Guatemala a Guatepeor porque salía una banda y entraba otra. Entonces, es cierto que en El Dovio todos tienen un familiar o un amigo en ‘Los Rastrojos’ o ‘Los Machos’...Eso es cierto, aquí todo el mundo tuvo que ver con ellos, quisiéramos o no. También hubo muchas personas que querían dinero fácil, ¿no cree que su hermano pudo haberse alejado de ese grupo?Claro, él pudo haber dicho no más. Yo siempre le reproché eso y él decía que no tenía a donde ir, que cuidar caballos era su arte, pero a él le gustó la cosa. De todas formas, Fredy no era un bandido, a él nunca lo vieron con un arma.Así su hermano tuviera ese pasado, uno no entiende por qué a los dos días matan a su hermano Uriel. Parece que el problema es con usted... En el pueblo tenemos un problema de inseguridad desde hace unos diez años, cuando llegaron los grupos armados. La violencia en El Dovio ha sido permanente, desde la primera vez que entraron ‘Los Rastrojos’ hasta hoy. Yo creo que mi hermano fue asesinado por esos señalamientos, aunque también puede haber tintes políticos. Precisamente, El Dovio ha sido escenario de una violencia política desde hace varios años porque se dice que la Alcaldía se la pelean ‘Machos’ y ‘Rastrojos’. Hay quienes, debido a su hermano, lo relacionan a usted con este último grupo... Eso es lo que la gente trata de decir, que porque mi hermano estaba en ese grupo, entonces yo también. Me han tratado de desprestigiar con eso, pero la gente ha creído en mí. Es cierto que antes estos grupos ponían a los alcaldes, pero a mí no me apoyó nadie.Incluso el año pasado el exalcalde Gustavo Padilla dijo delante del Ministro de Defensa que su hermano era el jefe de ‘Los Rastrojos’ en El Dovio. ¿Esos señalamientos también le pusieron una lápida a usted?Sí claro, todo eso hacía parte de una estrategia política. Pero a mí nadie me puede señalar de nada afortunadamente. Usted puede preguntar y le dirán que yo he hecho política limpia. ¿Cómo se puede hacer política limpia en un municipio disputado a muerte por las bandas criminales?Es muy difícil. Yo debo tener muchos ángeles en el cielo, muchos, porque yo he vivido situaciones bien duras.Entonces, ¿por qué querer seguir en el cargo, no ha pensando en irse? No, a mí el pueblo me depositó una confianza y por eso me han respaldado. No es cierto eso de que la gente está atemorizada y no me han querido acompañar. Todos me han respaldado. ¿Y su familia qué le dice? Se lo pregunto porque usted tiene otros nueve hermanos que deben tener miedo...Es cierto, hay temor en mi familia, ellos dicen por que por qué no nos vamos, pero yo digo otra cosa: ¿dónde me voy a meter? Si estoy corriendo un riesgo no es porque soy el Alcalde, sino por venganzas contra mi hermano.Uno no entiende por qué es tan importante la Alcaldía de un pueblo con un presupuesto de $5.800 millones. ¿Qué hay detrás?Yo pienso que es una cuestión de orgullo, cada pueblo tiene su patrón, lamentablemente eso es lo que está pasando. Entonces, lo que pasaba era que por derecho natural, el grupo que mandaba debía tener su Alcalde. Pero lo que usted dice es cierto, aquí no hay ninguna riqueza. Hay unas tierras que son de Urdinola y los grupos armados se las pelean, pienso que eso tendría que ver. Se trata de un problema que las autoridades deberán controlar.Pero la violencia en El Dovio viene de muchos años atrás, ¿no cree que ya se ha demostrado que a las autoridades les quedó grande controlar la seguridad en el municipio?Pues esta semana se ha visto un buen despliegue de las autoridades, aunque los resultados todavía no son muchos.Usted lo ha dicho: esta semana, después del asesinato de sus hermanos, pero en El Dovio solo hay diez policías y ni siquiera hay una Fiscalía.Sí, por eso desde hace rato estábamos reclamando la presencia de las autoridades que tienen que apersonarse de esta situación. La solución no es estar quince días, sino acabar el problema de raíz. Los bandidos no son más de 50, no entiendo por qué esos pocos pueden hacer tantas cosas. ¿Y a usted no le ha faltado autoridad para reclamar esa presencia de las autoridades? Se dice que desde que usted llegó a la Alcaldía se quitaron los retenes militares en el pueblo...Hay gente que ha dicho que a mí me convenía quitar esos retenes pero esos son comentarios malintencionados. Los retenes han estado intermitentes porque, según me lo explicó el Ejército, los mandan para la zona rural. Pero yo nunca voy a solicitar que me quiten un retén, por mí que me manden todo el Batallón Vencedores de Cartago.Hasta mayo de este año en el municipio no ocurrió un solo homicidio, pero desde entonces ya se han contado 11 crímenes, ¿qué pasó?Todo el mundo me pregunta eso, ¿qué pasó? Primero comenzamos con el asesinato de dos pelados y de allí vinieron otros. Entonces sí es falta de autoridad, pero viene de muchos años atrás. No se puede decir que ‘Los Rastrojos’ llegaron cuando yo fui elegido Alcalde, ellos estaban hace tiempo.En el pueblo todos rumoran que esas muertes se deben a que ‘Los Machos’ llegaron a recuperar el poder en el pueblo, ¿usted qué información tiene?Esa es la zozobra que hemos vivido en El Dovio desde hace diez años. Primero estaban ‘Los Machos’ y la gente decía: pilas que vienen ‘Los Rastrojos’, luego llegaron ‘Los Rastrojos’ y entonces pilas que vuelven ‘Los Machos’. Las autoridades también afirman que hay una guerra interna entre ‘Los Rastrojos’ y que una facción de este grupo se habría aliado con ‘Los Machos’.¿Qué esperanza puede tener un pueblo cuando al propio Alcalde le matan a dos hermanos?Hasta ahora toda la población ha sido muy generosa. Aparte de los problemas que pueda tener por mi familia, yo tengo un compromiso con toda la comunidad y estoy seguro de que, a medida que vaya cumpliendo, la gente va a estar feliz y me va a respaldar. Usted dice que tiene un compromiso con el pueblo, pero ¿a usted sí lo han dejado gobernar? ¿Acaso qué ha hecho para frenar la violencia?Sí y no porque es el orden público es muy difícil. Yo he hecho mi Gobierno en lo que me comprometí, formulé mi Plan de Desarrollo, pero la parte negativa de mi administración es la seguridad porque si yo tuviera algún nexo con esta gente, entonces ellos me estarían dejando gobernar, pero no solo pusieron un desorden grande asesinando a varias personas sino que también están tocando a mi familia.¿Entonces El Dovio está a merced de las bandas criminales?Casi. El Gobierno ha demostrado una incapacidad absoluta, el norte del Valle es el centro de una guerra y las autoridades lo saben, pero no pasa nada. ¿Está usted liderando una lucha solo?Sí. Aquí hay una responsabilidad compartida y la parte policiva o militar no es mi trabajo. Yo solo tengo la esperanza de que con la muerte de mis hermanos la copa se haya rebosado y tomen cartas en el asunto.Usted ha dicho que la violencia en El Dovio apenas llegó hace diez años, justo en esa fecha (2002) murió Iván Urdinola, ¿eso quiere decir que usted también piensa que cuando el capo del Cartel del Norte del Valle estaba vivo había paz en el pueblo?Sí, Iván hacía respetar el pueblo, mientras él estuvo vivo no sucedían las cosas que hoy se están presentando. Entonces, ¿Iván Urdinola controlaba mejor El Dovio que las mismas autoridades?Yo sólo digo que aquí antes había orden.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad