A la cárcel joven que mató a hijo de coronel retirado

Enero 27, 2011 - 12:00 a.m. Por:
colprensa

A la cárcel La Picota de Bogotá fue enviado ayer Mario Alejandro Flórez Montoya, hijo de un coronel retirado de la Policía y señalado de asesinar a Fabio Santiago Roa Rocha, a su vez hijo de un coronel del Ejército en retiro, en una riña desatada en la madrugada del domingo pasado en inmediaciones del Cantón Norte de la capital del país.

A la cárcel La Picota de Bogotá fue enviado ayer Mario Alejandro Flórez Montoya, hijo de un coronel retirado de la Policía y señalado de asesinar a Fabio Santiago Roa Rocha, a su vez hijo de un coronel del Ejército en retiro, en una riña desatada en la madrugada del domingo pasado en inmediaciones del Cantón Norte de la capital del país.La medida fue ordenada por un juez al final de una audiencia pública en contra del joven de 18 años, en la que la Fiscalía reveló detalles del crimen que habría sido originado por una serie de insultos entre los dos contrincantes.Tres cuchilladasEl sábado en la noche Fabio Santiago Roa Rocha y sus amigos se encontraron en el Cantón Norte celebrando el cumpleaños de uno de ellos. Hacia las 2:00 a.m. del domingo abandonaron el lugar y en ese mismo momento Mario Alejandro Flórez Montoya y su amigo Juan Sebastián Gordo Serna salían de otra fiesta en la misma guarnición militar.Amigos de la víctima dicen que él y Mario Alejandro cruzaron un par de miradas poco amistosas. También, que se hicieron algunas bromas entre sí, pero que Mario pensó que estaban burlándose de él.Sin embargo, según el testimonio de Gordo Serna, el grupo al que pertenecía Roa Rocha comenzó a sabotearlos y retarlos mientras cruzaban la Carrera Séptima con Calle 106.“Severos tontos, maricas”, entre otros insultos les dijeron Roa Rocha y sus compañeros (cinco hombres y cuatro mujeres) a Flórez Montoya y Gordo Serna. Luego, Flórez Montoya escuchó la frase que desató la mortal riña: “vengan gallinas, ¿o es que les da miedo pelear?”.Flórez Montoya enfureció. De nada sirvió que Gordo Serna intentara detenerlo. Cuando le dijo que no peleara, le respondió: “tranquilo que aquí tengo mi cuchillo”. En cuestión de segundos Roa Rocha y Flórez Montoya se golpearon brutalmente en varias ocasiones.De inmediato, oficiales que hacían guardia en el Cantón Norte llegaron para separarlos, por lo que Flórez Montoya y Gordo Serna se fueron del lugar.Poco después Roa Rocha se desplomó. Al verlo, sus amigos procedieron a seguir a los dos jóvenes, pero estos salieron corriendo. Durante la huída, según Gordo Serna, Flórez Montotoya le confesó que “le había dado tres puñaladas a ese muchacho”.Entre tanto, Roa Rocha era trasladado al Hospital Militar, donde murió horas después. Eran las 5:40 a.m. cuando el joven, de 23 años, estudiante de último semestre de administración de empresas, falleció.Medicina Legal confirmó que recibió tres cuchilladas. La que lo mató, una que le destrozó el corazón, fue de 12 centímetros de profundidad. El arma homicida fue abandonada en el lugar de los hechos. Ayer, Flórez le confesó a la Fiscalía que cargaba un cuchillo de propiedad de su padre, para defenderse en caso de robo.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad