A la cárcel fue enviado hombre que habría matado a mujer en el MÍO en Cali

A la cárcel fue enviado hombre que habría matado a mujer en el MÍO en Cali

Abril 03, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Se trata de Hernando Lucumí Ávila, compañero sentimental de la víctima, Rubiela Díaz. Se había entregado a las autoridades en la noche del pasado sábado y fue trasladado este domingo a Cali para la legalización de su captura.

A la cárcel de Villahermosa fue enviado este domingo Hernando Lucumí Ávila, de 55 años, quien está sindicado de la muerte de Rubiela Díaz Pantoja, ocurrida el sábado pasado en un bus articulado del MIO, en el nororiente de Cali. Durante la diligencia, Lucumí Ávila, quien se entregó en la noche del sábado a la Unidad de Reacción Inmediata del CTI en Palmira, Valle del Cauca, fue acusado de homicidio agravado, aunque no aceptó los cargos. Este hombre, que se desempeñaba como supervisor de calderas en un ingenio azucarero de la región, fue trasladado a Cali, para llevar a cabo la legalización de su captura, así como seguir con las investigaciones del caso. Su abogado defensor, Absalón Lenis Sierra, dijo que le fue negada la casa por cárcel.El responsable del asesinato era el compañero sentimental de la señora Díaz Pantoja, de 36 años y quien murió degollada en un bus articulado del MÍO, luego de sostener una discusión, según testigos, con el hombre que huyó tras el hecho.Rubiela fue víctima de una golpizaRubiela Díaz, quien dejó dos hijos (un hombre de 20 años y una mujer de 18), era novia de Hernando Lucumí Ávila desde hace más de tres años, mientras que su esposo fue asesinado hace aproximadamente ocho.“Mi hermana era la alegría de la casa, era la que nos animaba y era muy vanidosa, siempre nos preguntaba: “¿cómo estoy, estoy hermosa?”, recordó Susana Díaz con gran tristeza mientras suspiraba suavemente, tratando de aliviar un poco el dolor que tiene incrustado en el pecho desde la mañana del sábado cuando conoció la noticia de la muerte de su hermana Rubiela.De él prefiere no hablar mucho. Dice que su hermana no contaba mucho de su relación. “Ella era muy reservada sobre sus cosas”, afirmó Susana, quien no obstante no puede evitar agregar que “debió tenerla amedrentada para seguir con él después de lo que le hizo”.Se refiere, a la golpiza que hace dos años le propinó y que le causó traumas tan severos en la cabeza que tuvo que ser intervenida quirúrgicamente en la clínica Los Farallones, en Cali.“Sí, anotó, eso fue horrible”. “Mi hermana estuvo internada debido a los golpes que le dio y le causaron traumas en la cabeza, de milagro quedó hablando bien y no tuvo consecuencias más graves”, añadió Susana quien ante la pregunta de si era un hombre muy agresivo, respondió de manera categórica: “sí, bastante agresivo”.Dijo también que no sabía dónde su hermana lo había conocido, o quién se lo presentó, sólo sabía que salía con él, pero no tenía idea desde cuando.Reveló que Rubiela viajaba todos los miércoles y sábados a Cali, donde su nuera le realizaba un tratamiento de odontología, en la Universidad Santiago de Cali.“No sé si él la acompañó desde acá de Palmira o si él la estaba esperando en Cali. Ella salía muy temprano, quizá la tenía vigilada”, repuso la mujer, quien lamentó la pérdida de su hermana, que deja tres hijos huérfanos.“Cómo no pensó que ella tenía hijos y que era el sustento de esos muchachos, no pensar en ellos, Dios cómo pudo hacer algo así”, manifestó con intenso dolor Susana.Entre tanto, su hermana Martha Stella manifestó que Rubiela había quedado viuda hace nueve años cuando fue asesinado su esposo Adolfo Olaya, quien trabajaba como supervisor en el ingenio Manuelita.“Ella era pensionada y vivía muy bien con sus dos hijos. Sé que este señor tenía también un buen trabajo en otro reconocido ingenio, al parecer, era supervisor de patios y entraba a trasnocho ayer sábado, pero no fue al trabajo”, repuso Martha Stella quien con gran tristeza dijo que su hermana era la quinta de once hermanos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad