95 personas fueron víctimas de balas perdidas en el 2013, según Cerac

Enero 03, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Colprensa
95 personas fueron víctimas de balas perdidas en el 2013, según Cerac

La mayor parte de víctimas de balas perdidas son niños.

El organismo presentó un informe en el que indica que el 34 % de las víctimas de balas perdidas en Colombia fueron fatales.

El mal uso de las armas de fuego, principalmente en entornos urbanos, dejó durante 2013 un total de 95 víctimas de balas perdidas, según reveló un informe del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac). En el informe se califica a este flagelo como el tipo de violencia más injusto del país, ya que "su carácter es puramente aleatorio, afectando de manera desproporcionada a los más inocentes (…) su mal uso continúa generando sustanciales daños". De los 95 casos de balas perdidas en el país, el 34 por ciento, es decir 32 casos, han sido victimas letales de los proyectiles lanzados de manera irresponsable; mientras que el 66 por ciento de ellos, o sea 63 hechos, han resultado personas heridas.El informe, que recoge un estudio basado en cifras reportadas por los medios de comunicación, las organizaciones sociales, las propias víctimas y la información de la Policía Nacional, señala que entre enero de 1990 y noviembre de 2013 se han registrado 2.969 víctimas de ‘balas perdidas’ en Colombia. Según el documento, del total de los casos registrados durante los últimos 23 años, el 27,5 por ciento, es decir 818 casos, recibieron heridas letales y el 72,4 por ciento, o sea 2.148 personas, fueron víctimas de heridas no letales. Luego de analizar las diferentes situaciones y contextos por los cuales el número de victimas por las balas perdidas sigue siendo mayor en el país, el Cerac afirma que el fenómeno podría estar ligado a la violencia organizada, pues de acuerdo al historial de casos, la mayoría de las víctimas se relaciona con grupos de crimen organizado.Así las cosas, se destacan los enfrentamientos entre pandillas por control de territorio, venganzas, extorsiones o el sicariato. "Diferentes estudios realizados en otros países atribuyen normalmente este tipo de victimización a disparos al aire hechos con motivo de celebración, sin embargo esto se contradice en el caso colombiano, en el cual para 2013, el registro de víctimas ocasionadas por disparos al aire, representa el 8 por ciento del total#, dice el informe. Entre los puntos de estudio, se pudo establecer que el año pasado las riñas entre pandillas fueron uno de los contextos en los que más se registraron este tipo de casos, pues representó el 27 por ciento del total; en este punto se dieron 26 hechos de los cuales 10 fueron víctimas letales, según el informe. Los dos contextos más comunes que le siguen fueron las víctimas de acciones sicariales, las cuales sumaron el 20 por ciento de los casos, es decir 18 víctimas; y los afectados por peleas, punto que representó el 13 por ciento, es decir 12 casos. "Cabe anotar que las fuentes no suelen reportar el contexto de la agresión y, por lo tanto, el 24 por ciento, es decir 23 de los casos registrados durante este año, carecen de esta información", puntualizó el reporte. Así mismo, el Cerac resalta la falta de investigación por parte de las autoridades competentes, pues según las cifras, solo el 14 por ciento de los casos están siendo investigados y únicamente el 9 por ciento de los culpables han sido detenidos. Además, señala el informe que en el 6 por ciento de los eventos se desconoce la identidad del victimario y, según lo reportado por las fuentes, no se cuenta con información sobre el proceso de judicialización o investigación para el 67 por ciento de los casos de ‘balas perdidas’. Casos por departamentoDe acuerdo con el informe del Cerac, los departamentos que registraron más casos de personas víctimas de las balas perdidas fueron Caldas y Bogotá, con tasas de 0,5 víctimas de ‘balas perdidas’ por cada 100 mil habitantes frente a Nariño, Cauca, Cesar, Sucre y Córdoba con tasas de 0,1. El documento explica que los municipios donde más de registraron casos fueron San Luis (Antioquia), el cual registró una tasa de nueve víctimas por cada 100 mil habitantes; Toro (Valle del Cauca), que tuvo seis víctimas por cada 100 mil habitantes; y San Martín (Meta), con cinco víctimas por cada 100 mil habitantes” Mientras que las regiones que registraron una tasa de victimización relativamente baja fueron Valledupar y Pasto con 0,2 víctimas por cada 100 mil habitantes, cada una. A su vez, el Cerac hace referencia a las víctimas del flagelo desde 1990, donde los departamentos que registran un mayor número de eventos son Valle del Cauca, que registró cerca de 708 personas afectadas, Antioquia con 499 casos y Atlántico con 402 víctimas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad