6 heridos y 100 viviendas afectadas deja atentado a Fiscalía en Popayán

Agosto 31, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País | Popayán
6 heridos y 100 viviendas afectadas deja atentado a Fiscalía en Popayán

Así quedó la sede de la Fiscalía en Popayán el pasado 31 de agosto cuando explotó un paquete bomba dejado en un andén.

Las autoridades atribuyen el hecho a las milicias urbanas de las Farc. Realizarán consejo de seguridad para tomar medidas.

Las autoridades del Cauca tienen como hipótesis que el atentado cometido en la madrugada de este viernes, contra una unidad de la Fiscalía General de la Nación, en Popayán, era para rescatar de una celda de confinados especiales a alias Pocalucha, un guerrillero de las Farc que fue capturado hace unas semanas en zona rural de Suárez, Cauca.En el hecho, registrado a la 1:55 a.m., quedaron heridas seis personas y afectadas cien viviendas. Según las primeras versiones, dos milicianos que desde la tarde del jueves rondaban los barrio Achiral y Valencia en un automóvil de color blanco, hicieron explotar por "sistema de ignición por frecuencia modelada" una bomba de 60 kilos de R1, metralla y dinamita.La explosión destruyó en un 90% el área de archivo, equipos de oficinas y control de las cámaras de seguridad, que funcionaba en la parte de adelante de la edificación. El coronel Ricardo Augusto Alarcón, comandante de la Policía del Cauca, explicó que la carga explosiva fue instalada en un orificio que da a una puerta de la sección de archivo. La ubicación del artefacto evitó que se causaran daños en otras dependencias de la Fiscalía, así como en las celdas para los retenidos y las instalaciones del Instituto de Medicina Legal. Las pérdidas totales se calculan en $1.000 millones, según informó el oficial, quien agregó que alias Pocalucha no se encontraba en el lugar porque había sido trasladado a la penitenciaría de San Isidro.Una de las personas heridas por la explosión, con afectación en su sistema auditivo, es el fiscal de Infancia y Adolescencia, Gabriel Castrillón, quien se encontraba de turno en la Unidad de Reacción Inmediata, URI. También resultó lesionado un niño de 7 años, tres mujeres y dos hombres, que fueron remitidos a hospitales de la ciudad con problemas de aturdimiento y pánico.Juan Manuel Campo, propietario de uno de los inmuebles sacudidos por la explosión, dijo: "nosotros venimos sosteniendo desde hace 8 años que todo este aparateje de la Fiscalía es una bomba de tiempo, por lo que, pedíamos que se llavaran esas oficinas, y mire que no estabámos equivocados. Si no hubo una catástrofe fue porque no nos tocaba el momento, pero ahora sí que vamos a exigir que se lleven eso de nuestros barrios". Licenia Mosquera, quien al producirse la explosión dormía en una habitación con una nieta, y cuando se despertó estaba debajo de su cama, indicó que "aquí se nos vino al suelo gran parte del techo de la sala y otras dos habitaciones. No sabemos de dónde va a salir la plata para realizar la reconstrucción, pero al igual que numerosos vecinos, estábamos esperando el golpe cualquier momento".Para otros afectados, es imperdonable que dos cámaras de seguridad, que se encuentran en la parte alta de un muro que da a los archivos del CTI, no grabaron nada y que las dos garitas donde debía estar la Fuerza Pública estuvieran vacías.Por su parte, el alcalde de Popayán, Francisco Fuentes Meneses, calificó el atentado de cruel y bárbaro y le aseguró a los damnificados que con recursos del programa de Protección Social, adscrito a la Presidencia de la República, se harán las acometidas de reparación en todas las viviendas.En los últimos once meses Popayán ha sido victima de dos atentados con carrobomba en el barrio Lomas de Granada y los estallidos de nueve petardos comoel del jueves, que han dejado un triste balance de cuatro muertos, 37 heridos y 150 viviendas destruidas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad