Si está a dieta, siga estos consejos y no cometa errores

Si está a dieta, siga estos consejos y no cometa errores

Enero 14, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Conozca algunas de las fallas que se comenten cuando se inicia una nueva dieta y que llevan a que no se alcancen los resultados esperados.

En enero son muchos los que tienen en su lista de propósitos inscribirse al gimnasio y empezar la dieta con el fin de deshacerse de los kilitos de más adquiridos en la temporada navideña, donde la comida siempre fue la invitada principal. 

Sin embargo, por el afán de perder peso se cometen algunos atentados contra el cuerpo y la salud, como dejar de comer, consumir productos que aceleran el metabolismo, saturarse con agua, adquirir una obsesión con las calorías, someterse a rutinas extenuantes de ejercicio o  seguir la dieta milagrosa que le sirvió a la amiga de una amiga y con la cual bajo muchos kilos en muy poco tiempo.

Lea también: Conozca los diez pecados que le impiden tener una buena digestión

Andrés Caicedo Gómez, médico nutricionista, explica que cada cuerpo es diferente y pierde y gana peso a su propio ritmo. “Cuando una persona quiere bajar peso se debe tener en cuenta su constitución, su estatura, su estado de salud, e incluso su tipo de trabajo, solo así se puede diseñar un plan  alimenticio que le sea suficiente para garantizar la energía de su funcionamiento, evitando el soprepeso. Todo esto se debe acompañar de una actividad física diaria para equilibrar y lograr una masa muscular definida”.Saltarse comidas

Muchas personas piensan que si logran ingerir menos calorías, inmediatamente van a comenzar a perder peso y  deciden saltarse algunas comidas. Cuando esto ocurre se activan  hormonas que recurren a las  reservas de energía en forma de grasa para poder sobrevivir las circunstancias adversas que el organismo cree que está pasando. Saltarse el desayuno es aún peor, ya que el  metabolismo no se activa y se inicia el día con bajos niveles de energía que hacen más difícil quemar calorías.Solo líquidos

Si bien es necesario mantener el cuerpo hidratado para evitar descompensarse, las bebidas azucaradas, como las gaseosas, los jugos, o las bebidas energéticas  no son las más recomendadas ya que causan una alza repentina en los niveles de azúcar en la sangre lo que dispara la producción de insulina y facilita la acumulación de grasa. Tampoco está bien llenarse de agua para que el  cuerpo se sienta lleno y  así dejar de  comer. El agua cumple una función hidratante pero no se puede vivir solo de ella.Arriba las salsas

Es  común  tratar de “enmascarar” el  sabor de comidas saludables como vegetales o leguminosas usando aderezos o complementos que resultan ser altos en grasa, sal o azúcar. ¿De qué sirve pedir una ensalada verde si va a cubrirla con un condimento alto en calorías y grasa? Es mejor buscar aderezos saludables como el vinagre balsámico, el aceite de oliva o hierbas finas que llenarán su comida de sabor sin agregar calorías innecesarias. Esta es una regla que se debe seguir en todas las comidas, especialmente las meriendas que es donde suelen cometerse más atentados.

Lea también: El vegetarianismo es un estilo de vida sano, si es bien llevadoSeguir la dieta milagro

Las típicas dietas que promueven comer sólo 1 o 2 tipos de comidas para bajar de peso, terminan haciendo más daño del que aparentan. Por ejemplo, ese tipo de dietas que recomiendan pasar un mes desayunando, comiendo y cenando atún con piña, en realidad terminan haciendo que el  cuerpo piense que está en estado de emergencia.

Naturalmente habrá una  baja de peso porque el cuerpo no consume suficiente comida y usa sus reservas de grasa y músculo para sobrevivir. Pero en cuanto se termina la “dieta milagro” el estado de emergencia en el que se encuentra el cuerpo lleva a recuperar rápidamente el peso perdido e incluso un poco más, conocido también como el efecto rebote. Que una dieta sea rápida no es garantía de que sea buena.Pelearse con los carbohidratos

 “Las dietas que limitan la ingesta de hidratos de carbono,  principal fuente de energía, provocan que el organismo no disponga de glucosa suficiente en la sangre y agote las reservas del hígado y el músculo”, explica la nutricionista Andrea Marqués. Puede provocar a corto plazo mareo y  extreñimiento  por la carencia de fibra. A largo plazo, genera pérdida de  calcio a nivel renal por el exceso de proteína y  pérdida de masa muscular, pasando por arritmias cardiacas.

Lea también: Conozca los ocho alimentos que pasaron de villanos a héroes en la dietaNo seguir un horario

Según  un estudio del Brigham and Women's Hospital, en colaboración con la Universidad de Murcia en España, el horario de las comidas predice la eficacia de un plan para adelgazar. Por ejemplo, las personas que ingieren sus alimentos temprano pierden más peso que aquellas que lo hacen más tarde. Lo mejor es mejor marcar un horario de comidas a diario y seguirlo fielmente, ya que las personas que “pican a diferentes horas del día” tienden a perder el control de lo que comen. No sólo es importante que la cena sea ligera, sino que también es aconsejable dejar pasar un tiempo entre la última comida del día y las horas del sueño.

Smoothies multivitamínicos

Son auténticos cócteles de vitaminas y minerales, pero reducidos en proteínas y grasas; por lo que alimentarse únicamente a base de zumos es no aportar al cuerpo los nutrientes necesarios de una comida. 

Al ingerir  fruta y verduras trituradas se omiten  la masticación y la insalivación, una parte del proceso digestivo que influye en el efecto de saciedad. Los expertos recomiendan que este tipo de dieta no exceda nunca las 48 horas y no con el objetivo de adelgazar sino como una forma de 'limpiar' el cuerpo.

Hacer de la pesa su mejor amiga

Pesarse todos los días no le hará estar más liviano. Tampoco logrará mucho contando cada caloría que consume, lo que sí le generará es ansiedad. Lo importante es enfocarse en una alimentación saludable. No sólo se trata de comer menos, sino de nutrir el  cuerpo con lo que necesita para estar en balance y saludable. En lugar de buscar “alimentos bajos en calorías”, enfóquese  en comer proteína de alta calidad (como pechugas de pollo, pescado o carne de res baja en grasa), carbohidratos complejos (como lentejas, frijoles y otras leguminosas) y vegetales frescos altos en fibra que acompañen tu comida con algo de color y sabor.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad