Sexualidad en el embarazo: la guía para no dejar de disfrutarla

Sexualidad en el embarazo: la guía para no dejar de disfrutarla

Mayo 14, 2017 - 07:05 a.m. Por:
Por: Meryt Montiel Lugo / editora de El País  
Tener relaciones sexuales durante el embarazo no es riesgoso

Es importante mantener la conexión entre la pareja, con el fin de que el cambio que supone un nuevo integrante en la familia, no altere la relación entre los padres.

Archivo 

Tenemos que aprender que no podemos anular el rol de esposa, por ser mamás”. La advertencia la hace la psicóloga y máster en sexología, Ana Cristina Mallarino Maya, también comunicadora social, y sexóloga de Boston Medical Group de Cali.

La profesional caleña, con 20 años de experiencia, conductora de la sección Salud Sexual y Reproductiva todos los martes, en el programa Tardes del Sol, de Telepacífico, ha visto desfilar por su consultorio a decenas y decenas de hombres que se quejan de sus parejas porque estas se enfocan tanto en sus hijos que se sienten desatendidos por ellas, incluso, en la intimidad.

Entre tanto, ellas se lamentan de que sus cónyuges no les colaboran lo suficiente en las labores del hogar ni con los niños, lo que hace que al final del día estén demasiado cansadas y no estén dispuestas a tener sexo. Y no son pocas las que se sientan preocupadas porque, después de ser madres, sienten poco deseo sexual, no alcanzan el orgasmo o no saben conciliar su papel de mamá y esposa.

¿Qué hacer? ¿Cómo remediar la situación? Ana Cristina Mallarino Maya nos orienta:

¿Cómo hacerle frente a esta situación de quejas entre la pareja?

Una manera de remediar esto es que la mujer le exprese a su pareja que necesita su ayuda. El papá también puede cambiar pañales, darle de comer al bebé. Pero la mujer no quiere soltar las cargas, no confía en que su esposo sea capaz de hacer lo que ella hace, cree que el hecho de parir la hace responsable solo a ella de los hijos y la responsabilidad de estos y del hogar es de los dos. Si comparte esa sobrecarga va a estar menos cansada, menos estresada y menos aburrida. Pero si la mantiene, por la noche no tiene ganas de nada, mucho menos de sexo. Quiere solo descansar.

¿A nivel físico hay algo que influya para que a una mujer que es mamá le disminuya la líbido?

Esto se puede presentar en el posparto, por razones hormonales, ya que se bajan los niveles de estrógenos. Al bajarse estos, baja el deseo sexual. De seis meses al año después del parto las hormonas aún no están niveladas, por eso hay falta de deseo sexual. Y si está lactando peor, porque los niveles de estrógeno mantienen bajos. Entonces la lactancia y el posparto sí afectan el deseo sexual de la mujer por un tema hormonal. Hay que esperar que se le nivelen para que ella vuelva a sentir el mismo deseo. Pero hay mujeres que luego del año siguen con poco deseo.

¿A qué se debe esto?

Estudios recientes de la Universidad de Vancouver, en Canadá, han demostrado que cuanto más tiempo una mujer pase en su relación de pareja, menos deseo sexual siente. Es decir, en las relaciones estables a la mujer se le va acabando el deseo sexual, por eso el esposo tiene que estimularla a nivel emocional y físico para que el deseo, a ella, le vuelva a aparecer.

Existen dudas sobre el riesgo de tener relaciones en el embarazo...

Siempre y cuando el embarazo sea normal, no hay ningún problema. El impedimento es que se tenga una amenaza de aborto o un embarazo de alto riesgo. Si esto no se presenta, la mujer puede tener relaciones hasta el día del parto. Se ha demostrado que como el orgasmo es una serie de contracciones que se dan en la vagina y en el útero, ayuda en el proceso de parto, sobre todo si va a tener un parto normal.

Después de tener el bebé, ¿cuánto tiempo es recomendable esperar para tener relaciones sexuales?

Como durante el embarazo el útero se inflama, crece, se debe esperar un tiempo prudencial para que este vuelva y se acomode. Eso se da entre 40 días y 3 meses después del parto.

¿Cuáles son los errores que más cometen las mujeres que son mamás y sus parejas que pueden repercutir en la relación marital?

Que cuando nace el bebé, este duerme en la cama de los papás. Esto acaba con cualquier relación porque no le permite a la pareja tener encuentros como antes: libres, tranquilos. Dentro de la cama no deben estar los hijos, a ninguna edad. La cama matrimonial es para los esposos. El hijo debe tener su espacio en su propio cuarto. La pareja no puede perder la intimidad que a través del tiempo han formado.

Muchas parejas dejan la cuna en su cuarto y dicen que el bebé está muy pequeño y le puede pasar algo…

Eso limita a la mujer en su expresión sexual. Porque ella está más pendiente del niño, de si lloró, si tiene hipo, si se volteó, y no va a poder disfrutar de su encuentro. Por cualquier cosa que pase con el bebé la mujer se desconcentra totalmente. Tenemos que vigilar a nuestros niños, poner monitores, pero ellos deben estar en su cuarto. Cuando está muy chiquitito uno lo tiene ahí, pero a los 3 o 4 meses lo saca. Pero hay mamás que no lo hacen porque crean una dependencia emocional hacia su hijo.

Háblenos sobre esa dependencia…

Llega un momento en que la mamá necesita dormir con su hijo porque la apegada, la dependiente es ella. Hay una dependencia emocional tan fuerte que dicen: ‘es que el niño me necesita’. No. Es ella la que lo necesita, no el niño a ella. Pero le está creando malos hábitos al niño, inseguridad, desconfianza. Un niño que no empieza a estar en su cuarto, que no puede estar solo, es un niño inseguro, que va a ser desconfiado y no va a afrontar su niñez con todas las herramientas necesarias. Esa sobreprotección les hace daño a nuestros hijos. Y tenemos que aprender que no podemos anular el rol de mujer, de esposa, porque somos mamás.

¿Qué tenemos que aprender?
Que las mujeres seguimos siendo sexualmente activas. Lo que pasa es que existe un mito muy cultural que dice que la mujer cuando tiene hijos es como si se volviera la Virgen María, se santifica el papel de mamá, se cree que es inmaculado, y eso no le permite muchas veces a ella disfrutar de su sexualidad. Muchas no buscan o no logran tener un orgasmo porque después no se sienten puras, merecedoras de ser mamás.

“Hay mamás que tienen un bloqueo mental que no les permite sentir placer, ya que están más conectadas emocionalmente a los hijos
y se han desconectado de su esposo”.

Y uno de los principales obstáculos para que la mujer no pueda disfrutar de su sexualidad está en su mente, son bloqueos culturales, por su educación. Ellas, por ejemplo, les piden a sus maridos que nos las toquen delante de los niños porque ellos están ahí, mirando. ¿Qué tiene de malo que ellos vean que el marido le dé un beso a la esposa o que le dé una palmadita en la cola? Pero muchas veces, a ellas no les gustan esas muestras de cariño delante de sus hijos y eso debe ser algo natural entre una pareja.

Lógicamente, los niños no tienen por qué estar viendo a sus papás haciendo el amor, eso no es sano. El niño no va a entender qué están haciendo ni va a entender el concepto de la sexualidad como tal, pero sí es sano que el papá y la mamá se abracen, se besen, tengan esa conexión emocional, eso es bonito mostrárselos a sus hijos.

Consejos

"Disfrute su vida sexual. La mujer tiene la misma capacidad para seguir disfrutando una vida sexual plena y satisfactoria el resto de la vida, como la tiene el hombre".

•"Siéntase bien con su cuerpo. Entienda que después de tener un hijo el cuerpo cambia. Si lo nota muy diferente tome medidas: haga dieta, ejercicio, cuídese más. Pero no se sienta inferior o no atractiva simplemente por ser mamá. Mejore su autoestima, deje ver su cuerpo a su pareja. Recuerde que el hombre es muy visual, se excita por lo que ve; la mujer, por lo que escucha".

•"Nunca se olvide de su pareja. Sepa que así como nuestros hijos son importantes también hay que cultivar la relación con el cónyuge. Hay que consentir al esposo, estar pendiente de él, porque muchas veces los hombres se sienten abandonados por sus esposas". 

•”Si está experimentando falta de deseo, problemas de sensibilidad, no le dé pena consultar a especialistas. Las disfunciones sexuales hoy son frecuentes y se pueden manejar, tienen cura”.

•"Sea más propositiva en la intimidad con su pareja. Los hombres se quejan porque a sus cónyuges hay que estarlas buscando, que la mujer no propone. Y de vez en cuando ella tiene que tomar la iniciativa. Sorpréndalo para que él también se sienta motivado sexualmente. La motivación sexual hay que mantenerla encendida".

•"La mujer debe conocer su cuerpo, cómo funciona, qué siente, cómo es su respuesta sexual. Para eso tiene que acariciarse, tocarse, explorarse, porque si ella misma no sabe dónde siente placer, pues difícilmente le puede decir a su pareja dónde y cómo quiere que la toque. Cómo se le facilita llegar al orgasmo, pero eso solo se puede hacer durante un proceso de autoconocimiento". 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad