Que tanta soledad no afecte su salud

Soledad, el 'acompañante' que no le conviene a su salud

Septiembre 03, 2017 - 08:54 a.m. Por:
Valeria Araque Yepes, integrante del Semillero de Periodismo UAO- El País
Cuidado con la soledad.

La soledad puede llevarlo a sentirse mal consigo mismo, no es normal y puede afectar su salud física. Procure buscar ayuda.

Foto: Fotolia

La soledad es un sentimiento que muchas personas pueden experimentar, ya sea porque sienten que no son importantes, que los demás los aislan o ya no gozan de la compañía de sus seres más queridos.  Si no se poseen los recursos necesarios para lidiar con la soledad, esta puede en muchos casos convertirse en una amenaza o riesgo de muerte. Por eso es importante hacer de esta condición algo transitorio y no permanente.

Existen circunstancias o factores ajenos a nuestra voluntad que nos hacen sentir solos, generando sentimientos de vacío y tristeza, todo depende de nuestro alrededor y de la forma como percibimos las cosas, manifiesta Diana Torres Melo, médico de la Universidad Libre. Para esta profesional, en muchas ocasiones la población joven se siente sola por la falta de afecto y comprensión en el hogar, lo que puede encaminar a una depresión, a buscar refugio en el consumo de sustancias psicoactivas o incluso, en casos peores, a la autoagresión o al suicidio.

Claudia Barco Llanos, psicóloga de la Universidad Cooperativa, comenta que muchas personas que se encuentran en soledad sienten una inmensa tristeza, por lo que pueden aflorar sentimientos de incomprensión, carencia de afecto, temor, frustración, lo que finalmente las llevará a padecer cuadros depresivos graves que las pueden conducir a comportamientos en contra de su vida.

En este sentido, la soledad puede ser física o emocional y los efectos que esta genere sobre nosotros, depende de los mecanismos o recursos personales e internos que tengamos para afrontarla.

Según un estudio realizado por la Universidad Brigham Young, en Utah y por la APA (American Psychological Association), “existe evidencia que demuestra que el aislamiento social y la soledad aumentan significativamente el riesgo de morir de forma prematura, y ese riesgo supera el que representan muchos de los principales problemas de salud. De hecho, muchas naciones alrededor del mundo ahora sugieren que  nos estamos enfrentando a una epidemia de soledad”, explica la profesora de psicología Julianne Holt-Lunstad.

Consecuencias físicas

Algunas de las alteraciones físicas que se pueden presentar por la soledad son taquicardia, presión alta, diabetes, problemas cardiovasculares e inmunológicos. Además, puede haber problemas con la memoria y atención, sostiene el psiquiatra César Augusto Arango, jefe de Psiquiatría de la Fundación Valle del Lili. El especialista resalta que en muchas ocasiones las personas que se hallan en este estado son más propensas a enfermarse y las recuperaciones son más lentas, ya que no están supervisadas por nadie.

En un estudio realizado por John T. Cacioppo, de la Universidad de Chicago,   se midió la actividad cerebral durante el sueño de personas solitarias y de las que descansaban en compañía. Los que estaban solas  eran mucho más propensas a despertarse varias veces durante la noche. Esto sugiere que el cerebro está en alerta por la noche por temor a amenazas nocturnas.

Y por otro lado, investigadores de la Universidad de Chicago descubrieron que las personas solitarias encuentran más estresantes las actividades diarias que aquellas con una vida social más activa. Los científicos creen que el cortisol (hormona que el cuerpo libera como respuesta al estrés) causa inflamaciones y otras enfermedades.

Consecuencias emocionales

El sentimiento de la soledad afecta a todos, ya que por naturaleza somos seres sociales y necesitamos contacto para prácticante vivir.

El psicoanalista Eduardo Botero explica que cuando la soledad se va acentuando puede haber una caída en la fuerza, en las capacidades intelectuales y afectivas del individuo, además de que pueden aparecer sentimientos como la desolación, el cual es que, a pesar de estar acompañado, de recibir afecto o tener todas las comodidades, la persona sigue sintiendo que todo está perdido, que no hay esperanza y que se encuentra sola. Este situación genera un sentimiento perturbador, el cual va acompañado de ideas de autorreproche y de culpa, representando un alto riesgo para la integridad del individuo.

Además, según César Augusto Arango, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Icesi, a raíz de tanta soledad se puede presentar depresión, ansiedad, alteración del sueño, del apetito (alteración nutricional) y estrés (causando cambios en el sistema nervioso).

Recomendaciones:

-Sentir que está solo no quiere decir que realmente lo está. Es importante que adopte una actitud positiva, que suavice su carácter y rompa esas barreras que ha creado contra el mundo.

-La médico Diana Torres aconseja que lo importante es no encerrarse en sí mismo y buscar ayuda como un psicólogo o grupos de apoyo.

-La psicóloga Claudia Barco Llanos recomienda: realizar actividades sociales, aprender una nueva habilidad, aprender a ser feliz con uno mismo (cuando te gusta quién eres, se nota. A la gente le gusta rodearse de personas que sean alegres y tengan confianza en sí mismas) y crear un ambiente positivo; poder entender que la soledad puede llegar a ser un momento adecuado para probar algo nuevo, relajarse o promover la creatividad.

-Según César Augusto Arango, psiquiatra, es vital realizar ejercicio pues le ayuda a mantenerse distraído y además, implica relacionarse con otros.

- Actualmente el riesgo principal de la soledad para la salud es principalmente, en las personas de la tercera edad y con frecuencia en la viudez, dice el psiquiatra César Augusto Arango. Es por ello que Alejando Nieto, médico de la Universidad Javeriana, comenta que resulta necesario la planeación a nivel municipal y nacional de programas de recreación e inclusión social para las personas de la tercera edad.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad