¿Pueden los dientes salvar vidas?, esto se dice sobre las células madres dentales

¿Pueden los dientes salvar vidas?, esto se dice sobre las células madres dentales

Febrero 22, 2018 - 11:40 p.m. Por:
Redacción de El País 
¿Pueden los dientes salvar vidas?, esto se dice sobre las células madres dentales

Las células madre extraídas de los dientes de leche pueden regenerar diferentes tejidos del cuerpo y sirven para tratar problemas cardíacos.

Especial para El País

Mucho se ha dicho sobre la utilidad de las células madre en los diferentes campos de la medicina y la estética. Pero un tema del que poco se habla es sobre su beneficio en la salud oral.

Las células madre son las células maestras de nuestro organismo y tienen la capacidad de autorenovarse, regenerar tejidos y órganos completos, ya que cuentan con la posibilidad de convertirse en diferentes tipos de células.

De acuerdo con el odontólogo Arturo Arbeláez Ramírez, máster en Ortodoncia y Ortopedia Maxilofacial, las células madre “pueden originarse en diferentes partes del cuerpo, como la córnea, la grasa o los huesos, pues todos los tejidos conservan una zona de células para hacer una renovación, siendo los dientes una fuente abundante y fácil de obtener”.

La ventaja de las dentales, en particular, es que se sabe que pueden llegar a multiplicarse y a producir mayor cantidad de tejidos que otras tomadas de diferentes partes del cuerpo.

¿Para qué sirven las dentales?

Las células madre dentales se pueden utilizar en diferentes tipos de enfermedades.

El odontólogo Arturo Arbeláez, quien desde hace 14 años se ha dedicado al estudio de este tipo de células, cuenta que son capaces de transformarse en células Beta para tratar la diabetes.

También pueden regenerar huesos, tejidos blandos y cartílagos, siendo usadas en casos de enfermedades como la artritis, lesiones de médula espinal, Alzheimer, Parkinson, distrofia muscular y esclerosis múltiple. Así como también en accidentes cerebrovasculares, problemas cardíacos, enfermedades hepáticas y quemaduras.

De acuerdo con Jorge Tascón, especialista en implantes dentales y fundador de la Clínica Tascón Odontología, también se ha descubierto que sirven como base de tratamientos de periodoncia, pues en estos casos se pueden usar para la regeneración de defectos óseos que afectan el soporte de los dientes.

Además, tienen aplicación en la endodoncia, para la regeneración de tejido pulpar necrótico (muerte de las células que lo componen debido a una infección) o con inflamación irreversible, con el propósito de evitar que el diente se debilite, se deshidrate y pierda dentina.

Esto sin contar que son capaces de reparar defectos cutáneos y se pueden usar para el rejuvenecimiento facial, pues pueden formar colágeno.

Al respecto, Jorge Tascón afirma que “la utilización de células madre busca crear tejidos dentales que proporcionen tratamientos muy seguros, mínimamente invasivos y con el menor riesgo de rechazo del paciente”.

El tiempo de la regeneración depende del tejido, pero por lo general, tarda aproximadamente un mes.

La extracción

Las células madre dentales se pueden tomar de una persona con primer a tercer grado de consanguinidad con el paciente, es decir, de los hijos, nietos, padres, hermanos, abuelos, primos y tíos.

Sin embargo, esto no es lo ideal, pues la efectividad del 100 % solo se tiene con el mismo paciente, mientras con un hermano, por ejemplo, apenas se llega al 80 % o 95 %.

Se extraen de la pulpa o parte interna de las piezas dentarias, que pueden ser dientes, molares, premolares o cordales.

Lo más recomendable es que se realice el retiro de los dientes de leche, los cuales una vez salen de la boca, se preservan en un kit de almacenamiento y se envían al laboratorio, donde permanecen en un lugar bajo condiciones especiales de temperatura.

Por otro lado, en cuanto a la edad ideal para extraerlas el odontólogo Arturo Arbeláez, director científico de BioEden, banco que preserva células madre obtenidas a partir de los dientes de leche, cordales y premolares, considera que para garantizar la calidad de las células hay que extraerlas a partir de los 6 hasta los 26 años de edad. Esto teniendo en cuenta que se sabe que las células madre también pueden envejecer con el tiempo.

Sin embargo, el especialista Tascón aclara que las células adultas no tienen una edad máxima. Siempre podrán extraerse de tejido adiposo o de dientes que hayan tenido que ser retirados por otros motivos diferentes a enfermedad periodontal.

Dentales vs. del cordón umbilical

La diferencia principal entre las células madre dentales y las del cordón umbilical es, según los especialistas, el tipo de célula.

“El uso de cada una es diferente, las células dentales pueden utilizarse para la regeneración de músculos, piel, cartílago, hueso, hígado, dientes, tejido nervioso, adiposo y cardíaco.

En cambio, las células madre del cordón umbilical únicamente pueden utilizarse para el tratamiento de enfermedades de origen sanguíneo, tales como leucemias, linfomas (cáncer presente en el sistema inmunológico ) y anemias”, advierte el odontólogo Jorge Tascón.

Asimismo, el profesional agrega que las células madre de origen dental pueden recolectarse en cualquier momento de los tejidos de soporte en los dientes o de los dientes mismos, ya sean permanentes o temporales.
La obtención de las células madre del conducto umbilical, por su parte, solo se puede hacer en el momento del nacimiento del bebé.

Por otro lado, “las células madre dentales se pueden multiplicar en grandes cantidades en el laboratorio para ser usadas en cualquier tipo de tratamiento y las del cordón umbilical no.

En este último caso el número de células es fijo y a veces las células no son suficientes para tratamientos en adultos”, afirma el profesional Tascón.

Los laboratorios de células madre dentales deben estar avalados con el registro FDA HTA e ISO, lo que garantiza que puedan ser utilizadas.

De acuerdo con el profesional Arbeláez, se debe trabajar en mejorar los protocolos para que las células madre sean más usadas en más enfermedades y su resultado sea más reproducible.

Cómo se clasifican

Existen varios tipos de células madre:
Embrionarias o totipotenciales. Tienen la capacidad de formar cualquier célula del organismo y se obtienen del embrión.

Adultas: tienen su génesis en diferentes zonas del organismo, como por ejemplo, la médula ósea, huesos largos, sangre del cordón umbilical y pulpa dental (compuesta por el paquete vascular de un diente).

- Pluripotenciales. Tienen un número limitado de células. Se pueden convertir en un tipo de tejido más específico.

- Multipotenciales. Se pueden usar en cualquier tejido y se multiplican con mayor facilidad.

En investigaciones se ha observado que las células madre dentales podrían evitar realizar tratamientos de conductos o endodoncias por su capacidad de regenerar los tejidos enfermos y sin vida de la pulpa.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad