Niños deben escoger sus actividades extraescolares

Los niños deben escoger sus actividades extraescolares

Enero 21, 2018 - 08:32 a.m. Por:
Colprensa
45

Cuanto menos edad tengan los niños y niñas cuando ingresan a actividades extraescolares mayor posibilidad existe de que desarrollen pasión, compromiso y entrega por esa disciplina que se encuentran practicando con esfuerzo y regularidad.

Foto: istockphoto / El País

Muchos padres de familia buscan desarrollar las destrezas de sus hijos e hijas a través de diferentes actividades que potencien cualquier talento, ya sea en deportes, artes o habilidades cognitivas. Por eso, expertos hacen recomendaciones para que estas no se conviertan en un peso y frustren a los menores.

Es importante entender que cada niño es un individuo único y diferente a todos los demás, inclusive, si son de la misma familia. Partiendo de esto, se comprende que cada uno tendrá talentos, habilidades y destrezas diversas y distantes entre sí.
“Se puede observar dentro de todas las familias que cada uno de los hijos tienen habilidades diferentes, así hayan sido criados de la misma manera”, aseguró María Juliana González, neuropsicóloga escolar de la Universidad Javeriana.

De acuerdo con la experta, lo ideal para reconocer en qué se destacan nuestros hijos es conocerlos bien, pasar tiempo de calidad con ellos y observarlos actuar en su vida diaria.

Aquellas actividades por las que los menores muestren un gusto especial o aquellas en las que se desempeñen con facilidad, serán áreas potenciales para impulsarlos e invitarlos a desarrollarlas con regularidad y disciplina.

Sin duda el deporte siempre es una de las actividades fundamentales y favoritas en los más pequeños, pues aparte del acondicionamiento físico, les enseña a los menores disciplina, trabajo en equipo, tolerancia a la frustración, entre muchas otras. Sin embargo, eso no significa que todos se interesen por lo mismo.

“El adulto tiene que ser un buen observador, en especial los papás. Generalmente, muchos buscan actividades extracurriculares para tener a los niños ocupados todo el tiempo, pero resulta que así como nosotros manejamos tiempos de esparcimiento, los niños también”, afirmó Liliana Bohórquez, magister en Educación, licenciada en educación preescolar y docente de la Universidad de San Buenaventura de la ciudad de Bogotá.

Según Bohórquez, el aspecto fundamental que se debe tener en cuenta a la hora de escoger la actividad a desempeñar es la decisión del niño. Si no es consensuada, es posible generarle problemas emocionales al menor.
“Definitivamente, cada niño debe participar de la elección de la actividad lúdica a la que le invertirá tiempo. Si es impuesta, no vamos a lograr que se desarrolle la habilidad que queremos potenciar, dada la falta de interés o motivación”, dijo Zaira Olarte, administradora de deportes de Compensar.

“Todos nacemos con las mismas destrezas”

En los primeros años de vida es cuando se detecta en el ser humano el tipo de destrezas en las que se puede desempeñar.
Dependiendo del estímulo que se tenga en el entorno familiar, podremos percibir los intereses que el niño va desarrollando con el pasar de los años.

“Todos los seres humanos nacemos con todas las habilidades y las destrezas comunes, pero dependiendo del contexto se desarrollan unas más que otras”, asegura Bohórquez.

Para la experta, existen métodos que permiten estimular los sentidos de los menores para adquirir algunas habilidades de carácter cognitivo o motor antes del nacimiento o durante su crecimiento. Por ejemplo, según la docente universitaria, la estimulación sonora desde el vientre materno podría permitir que el infante desarrolle una habilidad auditiva mucho mejor que la de otros niños o niñas de su edad y así podrá realizar alguna actividad musical con mayor facilidad.

De igual manera, cuando en los primeros meses de vida se estimula el movimiento del cuerpo y las extremidades, es posible que más adelante el menor adquiera destrezas motoras que le permitan destacarse en los deportes, danzas o actividades como el teatro. 

La natación, por ejemplo, es posible trabajarla con los bebés, desde muy temprana edad, para mejorar habilidades de coordinación.
“Los niños y niñas de 4 o 5 meses están en total capacidad de aguantar la respiración por sí mismos y cuando se meten al agua nadan por instinto. Hay que trabajarles, entonces, desde temprana edad la natación”, afirmó Liliana Bohórquez

Frustración, el peor enemigo

Para los orientadores de padres en este tema, uno de los impedimentos más grandes para que los niños se desempeñen en una actividad extracurricular es la falta de motivación y acompañamiento.

“Un niño que no esté motivado hacia una actividad, sin duda alguna no le sacará el mayor provecho, buscará constantemente una disculpa para no realizarla o simplemente generará rechazo hacia ella”, comenta la neuro-
psicóloga María Juliana González.

Las expertas consultadas coinciden en que cuando se le impone a los menores una actividad extracurricular que no quieren, emocionalmente se van a sentir frustrados. Así es como se pierde la posibilidad de que disfruten y potencien las habilidades que les van a permitir un mejor desarrollo integral. Esto, además, les creará inseguridad y puede volverlos introvertidos y malhumorados.

“Además, es recomendable tener una sola actividad extracurricular y no 50, como lo imponen algunos padres. Muchas veces los papás buscan ciertas actividades, solo porque ellos no tuvieron la oportunidad de practicarlas y eso puede ser muy perjudicial”, concluyó Bohórquez.
El acompañamiento también es importante, los niños deben ser guiados durante el proceso de sus actividades. Los adultos cuidadores deben respetar las decisiones de los menores y validar, pero sin reproches, tanto sus aciertos y logros como los fracasos.

Actividades extraescolares:

* Deportivas: atletismo, baloncesto, fútbol, gimnasia, karate-do, voleibol, tenis, natación, buceo, pilates, porrismo, gimnasia, etc.

* Culturales: clases de música, banda de guerra, teatro, lectura colectiva, escritura creativa, dibujo o pintura, etc.

* Científicas: clases de matemáticas, colectivos de experimentación en biología, química y/o física.

* Idiomas: inglés, francés, italiano, mandarín, portugués, etc.

* Danzas: ballet, folclor, música contemporánea, salsa, etc.
Actividades sociales: movimiento scout, alfabetizaciones, etc.

* Vacaciones recreativas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad