La guía para que el amor no muera por falta de plata

Julio 17, 2017 - 11:52 p.m. Por:
Por: Natalia Acosta / integrante del Semillero UAO 
Después de los bogotanos, los caleños son los colombianos que más ahorran

Ahorrar es una forma inteligente de lograr un patrimonio y alcanzar metas.

Archivo El País 

Manejar un hogar puede parecer una labor bastante complicada, especialmente si se habla de todo lo relacionado con las finanzas. No siempre resulta sencillo organizarse cuando las decisiones que se toman tienen efecto sobre más de una persona. Una de las mejores maneras de lograr que las familias tengan buena salud financiera es planificar de antemano su presupuesto y metas conjuntas.

Inicialmente, se debe tener en cuenta que una “vida buena” no es equivalente a comprar cosas muy costosas y consumir desmesuradamente, sino manejar las finanzas de tal forma que toda la familia pueda sentirse tranquila y disfrute de lo que sus posibilidades le permiten.

Según la encuesta nacional de calidad de vida del año 2015 realizada por el Dane, un 84 % de los hogares no tiene para los gastos mínimos; sin embargo no falta la televisión paga, el internet, ni el computador. Lo anterior evidencia que el gasto excesivo en los hogares sigue siendo un lugar común y que la cultura del ahorro y la salud financiera aún no han sido adoptadas por completo.

Sin embargo, en los últimos años, los colombianos han incrementado la utilización de métodos de ahorro. Así lo afirma un estudio realizado por la firma Sura Asset Management, compañía número uno en Pensiones en Latinoamérica, especializada en Ahorro e Inversión, la cual indicó que, si bien 7 de cada 10 colombianos ahorran de forma voluntaria, este hábito los sitúa en el tercer lugar a nivel latinoamericano, en el que el mayor nivel de ahorro lo tienen los peruanos con un 74 %, seguido por los mexicanos con un 73 %.

La administración de los recursos no es una cuestión de complicados cálculos matemáticos, sino más bien de adoptar una determinada actitud, fomentar el hábito del ahorro en cada miembro de la familia y tratar de alcanzar los objetivos programados.

Lograr un equilibrio y una buena salud financiera es el resultado de crear hábitos de ahorro, y para lograr esto es necesario diseñar un plan en el que todos participen de acuerdo con su edad y responsabilidades. Es recomendable reunirse para realizar un balance financiero del hogar. En dicho balance se anotarán los ingresos de los miembros de la familia que están en posibilidades de aportarlos, así como los gastos que cada quien incurre dentro de la economía familiar.

Para realizar una adecuada gestión de la economía familiar, Aurelio Chamorro Roldán, asesor empresarial y de familia explica: “Hay que tener presupuesto, es la única manera que tú puedes controlar y gestionar verdaderamente tus cuentas de familia, tus ingresos, tus egresos”.

De igual manera, explica que se debe tener clara la relación entre los ingresos y los egresos y que esta relación debe ser fiel a lo que realmente se tiene.

Seguido a esto, Chamorro aclara que debe existir un fondo común, el cual consiste en pensar los ingresos como un monto colectivo, es decir, desprenderse un poco de las individualidades sin olvidar igualmente que cada persona tiene sus gastos diarios personales (alimentación, transporte, entre otros).

Definir objetivos económicos permitirá que se convierta en un consumidor inteligente, y esto a su vez, permitirá determinar las prioridades en los gastos; por ejemplo, si se desea cambiar el automóvil familiar por un modelo más nuevo, los gastos de recreación y ocio deben reducirse considerablemente, para poder destinar ese monto a la compra del objetivo familiar. No es necesario ser un experto en política económica para poder llegar a mejores soluciones en la economía que realmente tiene impacto en su bolsillo.

Errores en las finanzas familiares

1. No tener un presupuesto establecido.

2. Llevar un tipo de vida financiero no acorde con los ingresos.

3. No tener un fondo común entre todos los miembros de la familia.

4. Intervención de la familia política en el manejo de los recursos financieros familiares.

5. Excesivo control por parte de un miembro de la familia.

6. No adquirir un buen balance entre la vida personal y la laboral.

7. Carecer de un dinero específico para los gastos personales de cada persona.

8. Infidelidad financiera (guardar cierto
dinero extra para gastos personales).

9. Mal manejo económico de una crisis matrimonial.

10. No haber logrado pensar financieramente como núcleo familiar.

Consejos para su economía familiar

1. Trabajar desde los talentos propios, es decir, identificar en qué es bueno naturalmente cada miembro de la familia y trabajar desde las aptitudes.

2. Reconocer las diferencias entre querer algo y necesitar algo.

3. Incentivar el ahorro todos los miembros de la familia, incluyendo los menores.

4. Evite adquirir préstamos hipotecarios por grandes sumas de dinero.

5. Dé el salto de la alcancía a una cuenta de ahorro o inversión.

6. Evite el uso de la tarjeta de crédito, a menos que sea en cuotas bajas.

7. Comprar productos de “marca propia”, normalmente son de buena calidad y salen considerablemente más económicos.

8. Plantear metas de ahorro que involucren a todos los integrantes de la familia.

9. Comprar al por mayor os artículos de aseo para tener provisiones por mayor tiempo.

10. Concebir el ahorro como otro rubro de su presupuesto familiar.

Verdades sobre el ahorro

1. Ahorrar NO es comprar en ofertas y promociones.

2. Las cadenas o pirámides son una forma de ahorro inseguro y riesgoso.

3. Todas las personas pueden ahorrar, sin importar sus ingresos.

4. Ahorrar NO significa sacrificar las cosas que se desean, ni desmejorar el nivel de vida establecido.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad