El colesterol, un enemigo que ataca directo al corazón

El colesterol, un enemigo que ataca directo al corazón

Septiembre 10, 2017 - 08:17 a.m. Por:
María Teresa Arboleda Grajales / Reportera de El País
Colesterol

En Colombia, la primera causa de muerte en personas mayores de 40 años es el infarto. En hombres ocurre principalmente entre los 40 y 50 años, y en mujeres, después de los 50.

Foto: Fotolia

En Colombia, las enfermedades cardiovasculares, entre ellas el infarto, matan a más personas que todos los tipos de cáncer juntos. Y más que la violencia que ha azotado al país por causa del conflicto armado”.

Así lo expuso el cardiólogo e investigador Mauricio Duque Ramírez en el lanzamiento de la campaña ‘Infarta2: una segunda oportunidad’, realizada hace poco en Cartagena. El objetivo fue llamar la atención sobre la importancia de que todas las personas mantengan controlado su nivel de colesterol.

Para crear mayor conciencia sobre esta patología se revelaron cifras alarmantes, según las cuales, a diario se producen 857 infartos en el país. De estos, casi la mitad (49 %) se debe a la alteración de los lípidos, es decir, de las grasas presentes en el organismo.

Las demás causas de esta mortal enfermedad se relacionan con la edad de la persona, la obesidad, la diabetes, la hipertensión y el hábito de fumar, entre otras.

El doctor Enrique Mazenett Granados, jefe del Departamento de Riesgo Epidemiológico de la EPS Coosalud, explicó que hay una relación directa entre el colesterol cuando está en niveles elevados y la ocurrencia de un ataque cardíaco.

Este se presenta cuando al corazón no le llega la sangre ni el oxígeno como siempre los recibe, a través de las arterias coronarias, para que pueda funcionar.

Y no le llega porque el colesterol, que es una sustancia grasosa, se ha pegado a las paredes de las arterias y las obstruye. “Cuando esto ocurre, las células del corazón se empiezan a morir y si no se resuelve la emergencia en cuestión de horas, no habrá nada que hacer. Esto es lo que se conoce como infarto, complementó el profesional, uno de los presentes en el evento, en el que también se realizó el primer panel ‘La enfermedad cardiovascular: una mirada desde los actores del sistema’.

No siempre es malo 

El causante de las enfermedades cardiovasculares es el colesterol LDL, conocido también como ‘malo’. Normalmente, este llega al hígado, que lo depura con unos receptores y lo elimina a través de la bilis. Pero algunas personas carecen de dichos receptores y es cuando esta grasa empieza a circular por la sangre, se pega y obstruye las paredes de los vasos sanguíneos.

De acuerdo con el internista y cardiólogo Julio Pérez, esta sustancia “es necesaria para el buen funcionamiento y la producción de muchas hormonas del cuerpo. De ahí que se hable también de un tipo de colesterol bueno (HDL)”.

Cuando se altera o se sube más de lo normal, es cuando comienzan los problemas”, agregó el profesional.

Detectar esta grasa en la sangre solo es posible con una prueba en laboratorio, ya que en muy pocas ocasiones se siente mareo, por lo que al colesterol se le considera un ‘enemigo silencioso’.

De otro lado, existe la llamada hipercolesterolemia, que es una enfermedad hereditaria que se expresa desde el nacimiento y se caracteriza por un aumento en las concentraciones de colesterol en la sangre.

De acuerdo con los expertos, lo importante no es medir el colesterol total, sino ver la relación que hay entre el llamado bueno
y el malo.

¿Cuándo tomarse el primer examen?

Ante esta pregunta, el médico Julio Pérez responde que hay consenso en que sea a los 40 años. “Pero yo prefiero a los 18 o 20, aunque la persona no sienta nada; sobre todo, si tiene sobrepeso, diabetes y presión arterial alta. O si los padres han sufrido alguna enfermedad del corazón o fallecieron por este motivo”, aclara el también presidente del Instituto Cardiovascular del Cesar.

Si el resultado es normal, se vuelve a tomar cada cinco años, sugiere el galeno, al decir que en la ecuación para calcular el riesgo se mira la relación entre ambos tipos de colesterol. Lo ideal es que el nivel del bueno esté alto, porque si el que está elevado es el malo, hay riesgo para el paciente.

Lo preocupante es que a pesar de que el colesterol es un gran protagonista en el desarrollo de los eventos cardiovasculares, ha sido un tema olvidado. “Es necesario crear una alerta alrededor de las cifras de mortalidad por causa del infarto y generar un llamado para el control de este factor de riesgo”, manifestó Luz Victoria Salazar, fundadora de la Red Colombiana de Hipercolesterolemia Familiar, RedColHF. (Ver recuadro).

La buena noticia, de acuerdo con el doctor Mazenett, “es que hoy tenemos la capacidad de calcular con bastante certeza la probabilidad de que una persona tenga problemas coronarios en 5 o 10 años, y el colesterol es uno de los factores que se tienen en cuenta en esta predicción”.

Así las cosas, la prevención de ataques al corazón y todas las enfermedades cardiovasculares está en manos de cada persona, en la medida en que consulte a su médico, tenga una dieta apropiada y controle sus niveles de colesterol.

Hay quienes, a pesar de consumir grasa, no padecen por colesterol, ya que tienen buenos receptores que lo arrojan por la bilis. Y también, porque tienen alto
el colesterol bueno.

Cómo cuidarse

Se debe consultar al médico antes de realizarse la prueba de colesterol, pues el profesional evalúa el riesgo del paciente
y ordena otros exámenes apropiados, como niveles de azúcar, factores hormonales, enzimas, entre otros.

Esta evaluación debe ser integral y contemplar antecedentes familiares de la persona, como también su peso, talla, índice de masa corporal, perímetro abdominal y hábitos como fumar, dieta y ejercicio.

El médico Mazenett sostuvo que no se trata de consumir cero grasas, sino de comer pocas. Sobre todo, las de origen animal, porque causan mayor problema. Lo clave es tener una dieta en la que estén todos los alimentos, frutas y verduras. “Esto, de acuerdo con lo que cada persona necesita y gasta, precisó el galeno.

Por su parte, su colega, Julio Pérez, hizo un llamado a toda la comunidad al decir: “por favor, no piensen que si no sienten mareos, no tienen elevado el colesterol, pues no siempre avisa”.

Enfatizó en que la educación es clave y que hay mucha ignorancia. Esta se refleja en la actitud de quienes afirman “que la droga es la que hace daño, que vuelve adictas a las personas y es cuando vienen los problemas”.

Interrogados sobre posibles remedios caseros para disminuir la concentración de esta grasa en la sangre, los especialistas respondieron que hasta el momento los únicos medicamentos que se conocen son el grupo de fármacos llamados estatinas.

Sobre los triglicéridos

- Cabe recordar que los triglicéridos también son grasas presentes en el cuerpo, que no se afectan, necesariamente, si se altera
el colesterol.

- Son fundamentales para el transporte y almacenamiento de grasas que son utilizadas como fuente de energía.

- Como se relacionan más con la dieta, se elevan mucho si se consume alimentos ricos en grasa, puntualizó el doctor Enrique Mazenett.

Red de pacientes:

La campaña ‘Infarta2: una segunda oportunidad’, lanzada en Cartagena, fue organizada por la Red Colombiana de Hipercolesterolemia Familiar, RedColHF, con el auspicio del laboratorio Amgen. Dicha Red está adscrita a la Asociación Colombiana de Pacientes con Enfermedades Raras, conocida como Acopel, que busca soluciones para el tratamiento integral y la asistencia requerida que permita la detección y el tratamiento adecuado.

Para mayor información, comuníquese a los teléfonos: 317 368 07 04 y a la línea gratuita: 01 8000 114511.

Correo: redcolhf@acopel.org.co o informacion@acopel.org.co

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad