El Alzheimer impacta tanto a pacientes como a cuidadores

El Alzheimer impacta tanto a pacientes como a cuidadores

Marzo 18, 2018 - 08:41 a.m. Por:
Valeria Araque Yepes, especial para El País
Alzheimer

En el 2013 había 7.8 millones de personas con demencia, y se proyecta que este número aumentará a 27 millones para el 2050.

Desorientación en tiempo y lugar, dificultad para el razonamiento y cambios en el ánimo o en la conducta son algunos de los síntomas del Alzheimer. Según Jaqueline Arabia Buraye, neuropsicóloga cognitiva y directora de la Fundación Alzheimer Cali, esta es una enfermedad degenerativa cerebral primaria que se produce por el mal funcionamiento o muerte de las neuronas, lo que ocasiona un paulatino deterioro de las habilidades cognitivas, afectando principalmente la memoria reciente o a corto plazo. Además, genera un impacto bastante fuerte tanto en los familiares como en los cuidadores de los pacientes.

El Alzheimer puede dividirse en dos tipos:
- Alzheimer de inicio presenil (antes de los 65 años).
- Alzheimer de inicio senil (después de los 65 años).

Y a medida que va avanzando se van presentando otros síntomas como la pérdida de la memoria, dificultad para realizar tareas familiares o cotidianas, problemas en el lenguaje, trastorno del juicio y pérdida de iniciativa para los gustos y aficiones.

Lea también: ¿Qué es el kitesurf?, este joven caleño que ya brilla en ese deporte se lo explica

Factores de riesgo relacionados con los modos de vida:
Obesidad, dietas desequilibradas, tabaquismo, consumo nocivo de alcohol, diabetes mellitus, hipertensión en la madurez y la inactividad física.

Factores de riesgo potencialmente modificables:
Depresión en la edad madura, aislamiento social y la inactividad cognitiva.

Es importante resaltar que el Alzheimer también afecta directamente la calidad de vida de las personas que rodean a estos pacientes, pues es una situación difícil y llena de incertidumbre. Por eso la psicóloga coordinadora del programa de empoderamiento psicosocial para familias y personas cuidadoras de pacientes con Alzheimer de la Fundación Alzheimer, Ángela Caicedo Toro, menciona que el apoyo que se le debe brindar a estas personas debe ser en lo médico, cognitivo, psicológico y emocional.

Las intervenciones psicosociales a los cuidadores o familiares son variadas y encaminadas a aliviar la carga.

Actividades para pacientes:

Las siguientes actividades ayudan a que los pacientes estén activos física, mental y socialmente. Además, hacen que el proceso de deterioro cognitivo sea más lento, resalta Arabia.

- El ejercicio físico: debe tener un programa de actividad bien estructurado que tenga actividades de resistencia (fuerza), actividad aeróbica suficiente como para acelerar respiración y frecuencia cardiaca, ejemplos: caminar, bailar, andar en bicicleta, etc.

- Desafiar el cerebro es un aspecto fundamental. Mientras más se usa la mente, mejor podrá funcionar nuestro cerebro. Los ejercicios mentales rutinarios y adaptado al grado de la pérdida de la memoria pueden lograr generar nuevas conexiones en las neuronas que son las encargadas de la memoria y el aprendizaje.

Mantener actividades que le gustan: jardinería, trabajo manual, escritura, lectura, música.

- Realice ejercicios de ingenio como sopa de letras, sudokus, crucigramas. Lea temas de interés, practique o aprenda otros idiomas, lea textos cortos y trate de memorizarlos, juegue cartas, ajedrez, dominó o parqués.

- Si la persona ya no quiere participar ni realizar actividades se recomiendan los programas de psicoestimulación integral donde los mayores puedan aprender técnicas y estrategias para mantener o mejorar su rendimiento mental y físico. Además, tienen un componente de participación social que estimula áreas emocionales de la persona con alteraciones de memoria.

Consejos para cuidadores

1. Evalúe las repercusiones sobre el cuidador y sus necesidades a fin de garantizar el apoyo y los recursos necesarios para su vida familiar, su empleo, sus actividades sociales y su salud.

2. Reconozca que puede ser extremadamente frustrante y estresante atender a personas con demencia. Se debe motivar a los cuidadores a respetar la dignidad del paciente con demencia y evitar mostrar hostilidad hacia este o descuidarlo.

3. Aliente a los cuidadores a que busquen ayuda si tienen alguna dificultad o presión al cuidar a su ser querido.

4. Suministre información al cuidador con respecto a la demencia, teniendo presente los deseos de la persona con demencia.

5. Imparta capacitación y apoyo en habilidades específicas, por ejemplo, manejar un comportamiento difícil, de ser necesario. Para ser más eficaz, promueva la participación activa, por ejemplo, mediante el juego de roles.

6. Considere la posibilidad de prestar apoyo práctico cuando sea factible, por ejemplo, el servicio de cuidado de relevo en el hogar. Otro miembro de la familia o una persona apropiada pueden supervisar y atender a la persona con demencia a fin de proporcionar al cuidador principal un período de descanso o para que pueda llevar a cabo otras actividades.

7. Investigue si la persona califica para alguna prestación por discapacidad u otro tipo de apoyo social (gubernamental o no gubernamental).

Eventos

La Fundación Alzheimer Cali llevó a cabo el pasado jueves el evento ‘Un café para recordar’, así, abrió un espacio para sensibilizar a la sociedad y romper el estigma que se tiene sobre esta enfermedad de manera amena y dinámica. Tuvo la participación de expertos como Raúl F. Gutiérrez Herrera, presidente del Comité Científico Iberoamericano del Alzheimer, María Duque Usme, psicóloga y consejera colombiana, y Joost Martens, director regional de Alzheimer Disease Internacional en América Latina.

El doctor Martens, por ejemplo, comentó que el tema de demencia tiene poca visibilidad, y eso genera que haya poca conciencia sobre la magnitud y gravedad de la enfermedad tanto en la comunidad como en los gobernantes.

Resaltó, además que, la Organización Mundial de Salud adoptó en 2017 el Plan Global de Acción contra la Demencia, algo que a nivel regional la Organización Panamericana de la Salud ya hizo en 2015.

Estos planes globales y regionales tienen pautas para las diferentes áreas de acción, y hacen un llamado a que cada país tenga un Plan Nacional.

“Es de vital importancia que el Gobierno colombiano con activa participación de la sociedad civil - con organizaciones como la Asociación Colombiana de Alzheimer y otras Demencias (ALZ de Colombia) - , diseñen con carácter urgente su Plan Nacional de Acción contra la Demencia, el cual ya se ha diseñado en países como Argentina, Costa Rica, Chile y México”, manifestó Martens.

Comentó, además, que el costo para la sociedad tanto en términos humanos para la familia y los cuidadores, como en términos económicos, por la capacidad productiva no utilizada de la gente que tiene que cuidar y los costos del cuidado profesional, son enormes. Es por esa razón que resulta necesario que haya un Plan Nacional contra la Demencia, para que a nivel de política gubernamental nacional la demencia sea una prioridad de la salud pública.

La responsabilidad para el cuidado de las personas con Alzheimer en las diferentes fases de la enfermedad recae casi por completo en las familias y los cuidadores informales y el Estado no asume una responsabilidad en estos temas y por lo tanto no hay una asignación de recursos ni programas de apoyo a los cuidadores informales y capacitación dentro del sistema de salud. Esto último incluye poco apoyo para programas de innovación e investigación. La falta de concientización mantiene y reafirma el estigma de la enfermedad dentro de un contexto en el que también se estereotipa a la población adulta mayor.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad