Cáncer de colon: cómo prevenirlo

Abril 02, 2017 - 08:30 a.m. Por:
Por María Camila Cardona, reportera de El País
Cáncer de colon

90% de las personas con este tipo de cáncer han sido diagnosticadas después de los 50 años de edad.

fotolia

El pasado 31 de marzo se conmemoró el Día Mundial del Cáncer de Colon, enfermedad que el último año en Colombia le fue diagnosticada a 5663 personas, de las cuales fallecieron 3207.
Este cáncer es un tumor maligno que se desarrolla en la parte final del tubo digestivo. Los tumores aparecen cuando las células comienzan a dividirse y a crecer sin control.
Según datos de la Organización Mundial de la Salud, OMS, cada año 38 millones de personas mueren en el mundo a causa de enfermedades no transmisibles, entre las cuales este tipo de cáncer es el cuarto que más vidas cobra en Colombia.
Dichos casos disminuirían si se toman medidas para detectar y prevenir el cáncer de colon, también llamado cáncer colorrectal. Para Sandra Lorena Avendaño, coloproctóloga del Centro Médico Imbanaco, tener conciencia sobre la importancia de la prevención es lo que hace la diferencia: “en los países donde se realizan campañas de prevención, las muertes han disminuido considerablemente”.

Según la especialista, esta enfermedad puede prevenirse con la detección y resección de pólipos, que son pequeños tumores precancerosos. El 90 % de personas que presentan pólipos no tienen predisposición genética.
Estos pólipos, que con frecuencia aparecen en la parte más interna del colon (mucosa), inicialmente son benignos y pueden permanecer así por un período de cinco a diez años. Sin embargo, hasta un 30 % de los casos puede convertirse en cáncer.
Por lo tanto, de acuerdo con Avendaño, la principal manera de prevenir es “a través de una colonoscopia. Con ese examen se podrá detectarlos y extirparlos”.
Si son diagnosticados a tiempo, entre el 80 % y 90 % de los casos de cáncer colorrectal puede tener un tratamiento exitoso y una sobrevida de 5 años en estadios tempranos.
Los tumores localmente avanzados pueden tener una sobrevida del 70 % y los que presentan metástasis en órganos más lejanos tienen una sobrevida mínima del 12 %.
Mónica Mejía, jefe médica del Grupo Emi, explica: “cuando el cáncer de colon desarrolla metástasis, a los órganos que usualmente afecta son el hígado páncreas y estómago”.

El cáncer colorrectal es el segundo más frecuente en mujeres y el tercero en hombres, en el mundo.

La clave siempre está en el diagnóstico oportuno, enfatiza Javier Carrera, coloproctólogo, quien concuerda con Avendaño en que “la forma más fácil de detectar algún tipo de alteración es por medio de la colonoscopia, que ayuda a visualizar las zonas afectadas y a detectar a tiempo la aparición de los pólipos, ya sean benignos o malignos”.
Por lo general, asegura la jefe médica de Emi, estos pólipos no producen síntomas. Según los especialistas, es conveniente realizarse examenes a dicha edad y luego, cada 10 años, como control.
Es importante aclarar que en estados más avanzados se pueden eveidenciar síntomas como: “sangrado rectal, cambios bruscos de hábitos intestinales, esto se puede ver reflejado como diarrea o estreñimiento constante, dolor abdominal y pérdida inexplicable de peso”, enfatiza Mejía.
La enfermedad se asocia a dietas que incluyen carnes rojas, pues según el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC), el órgano de la OMS especializado en el cáncer, hay evidencia de que el consumo de carnes rojas aumenta notoriamente el riesgo de cáncer colorrectal. “Para un individuo, el riesgo por su consumo de carne aumenta con la cantidad consumida”, explica el doctor Kurt Straif, Jefe del Programa de Monografías del CIIC.
Añade además que “en vista del gran número de personas que consumen carne procesada, el impacto global sobre la incidencia del cáncer es de importancia para la salud pública”.
Algunos expertos en el tema dan una guía para prevenir y controlar esta enfermedad mortal.

90% de las personas con este tipo de cáncer han sido diagnosticadas después de los 50 años de edad.

Antes del diagnóstico

Para Javier Carrera, médico coloproctólogo, “un paciente que vaya a practicarse la colonoscopia debe conocer la importancia de prepararse adecuadamente. La prioridad es eliminar los obstáculos (heces y residuos que dificultan la visión del tracto digestivo y de las paredes intestinales evitando el descubrimiento de lesiones que más adelante traerán complicaciones si no se detectan a tiempo”. Algunas de las recomendaciones para hacer un adecuado diagnóstico son:

  • El uso de laxantes o preparados intestinales, de acuerdo a las recomendaciones dadas por el médico tratante.
  • Recuerde que el consumo de preparaciones intestinales siempre requiere la ingesta de mucha agua (líquidos claros, caldos sin grasa, té, entre otros).
  • No comer alimentos sólidos por lo menos 24 horas antes de la realización del examen.
  • Realizar la colonoscopia frecuentemente, de acuerdo a las recomendaciones del médico.
Identifique los factores de riesgo

Los estudios han encontrado que algunas circunstancias incrementan significativamente el riesgo de desarrollar cáncer de colon.

  • Haber tenido pólipos: pequeños tumores en el colon, en la mayoría de los casos benignos, más frecuentes en personas de 50 años, pero que pueden aparecer en cualquier etapa de la vida.
  • El colon irritable no está ligado del todo al desarrollo de cáncer, pero al ser un proceso inflamatorio crónico de las paredes del colon puede incidir en el crecimiento de las células tumorales. 
  • Antecedente de enfermedad inflamatoria intestinal (colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn).
  • Dieta inadecuada: las dietas ricas en grasas de origen animal, en proteína (carnes rojas, embutidos y carnes procesadas) y bajas en fibra (frutas y vegetales).
  • El consumo de tabaco y alcohol facilitan el desarrollo de pólipos en la mucosa del colon, que son los precursores del cáncer. El cigarrillo aumenta el riesgo en un 18 % y el alcohol hasta en un 53 %. Esto depende de la cantidad de consumo.
  • Vida sedentaria : aumenta un 50 % de probabilidades de este cáncer.
  • Sobrepeso y obesidad. A mayor índice de masa corporal, mayor es el riesgo que va desde un 7 % más de probabilidad.
  • Antecedente de otros tipos de cáncer.
Síntomas

El cáncer de colon y recto se desarrolla lentamente y puede tardarse mucho tiempo antes de extenderse lo suficiente como para causar síntomas. Estos dependen del tipo de tumor, así como de su localización y extensión. Dentro de los signos y síntomas se encuentran:

  • Cambios en la consistencia y forma de las heces
  • Eliminación de moco y/o sangre en las heces (rojo brillante u oscura).
  • Dolor abdominal o pélvico frecuentes.
  • Pérdida de peso sin razón conocida.
  • Cansancio constante.
  • Cambios en el hábito intestinal (estreñimiento, diarrea o ritmo alternante).
  • Obstrucción intestinal con ausencia de deposición, náuseas, distensión y vómitos, y dolor cólico abdominal.
  • Anemia inexplicable.
  • Masa abdominal palpable.
  • Tener la sensación de estar lleno constantemente, de que el intestino no se vacía por completo o hinchazón del vientre.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad