"Yo sí amo a los hombres": Paquita la del barrio

"Yo sí amo a los hombres": Paquita la del barrio

Noviembre 01, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co I Colprensa

La intérprete de 'Rata de dos patas' se encuentra en Colombia. Este fin de semana se presentará en Bogotá, Bucaramanga y Villavicencio

De sus 66 años de vida, Francisca Viveros Barradas, más conocida como 'Paquita la del barrio', ha dedicado más de 55 a la música. No siempre ha cantado contra los hombres maltratadores e infieles, aunque esa faceta ha sido la más relevante de esta artista azteca. Es por esto que Paquita se dio a conocer en Colombia, en especial por la canción 'Rata de dos patas', que aunque no es de su autoría, le cayó justo como anillo al dedo tras enterarse de que su marido la había engañado con otra mujer durante varios años.Lo que fue una tragedia familiar se convirtió en el símbolo artístico de Paquita, quien logró la fama internacional con canciones en las que el género masculino no sale muy bien librado, con temas como 'Hombres malvados', 'Al cuarto vaso', 'Cosa de cobardes', 'Las mujeres mandan' y 'Tres veces te engañé'. Por la aceptación que tenían sus canciones y sus letras, Paquita decidió ser abanderada de la lucha contra el maltrato de la mujer, con mensajes claros y directos por una verdadera liberación femenina. El suceso musical de Paquita la del Barrio ha sido toda una sensación en Colombia, y aprovechando su llegada al país para una serie de conciertos le entregaron un Disco de Oro por las ventas de sus álbumes.“Yo sí amo a los hombres, los que son sinceros, amorosos y entregados a sus mujeres, que son hombres de verdad, los demás son inútiles con sólo facha de machos”, comentó la artista, que este fin de semana se presentará en las ciudades de Bogotá, Bucaramanga y Villavicencio. “Hay muchos hombres que merecen ser amados, pero yo denuncio el engaño, el maltrato... Es un mensaje para que las mujeres no lo permitan, pero también para que ellos dejen de hacerlo”, agregó.Una vida llena de doloresPaquita no contó con el amor de padre y madre y fue criada por una tía, en medio de las más fuertes carencias que hacían que tuviera que andar descalza y estar, desde muy pequeña, sometida a los trabajos más difíciles como arribar a las bestias cargadas, cortar mango en las huertas y vender pan recorriendo caminos de terracería de un pueblo a otro. “Eran otras épocas donde faltaba todo y nos tocaba ayudar en la casa en un pueblo rural a cinco horas de la ciudad más cercana”, comentó. A caballo, en este tipo de trabajos, para no aburrirse, empezaba a cantar, y así descubrió su pasión y talento. Poco a poco, con su voz empezó a ganar festivales escolares, para más adelante ganarse la vida con este arte. Solo logró terminar la primaria. Fue por sus carencias que se vio obligada a abandonar la escuela. “El mundo era más machista que ahora, pocas oportunidades habían para mujeres artistas y era una fantasía pensar en vivir de cantar”, dijo. Cuando tenía 15 años de edad conoció a un hombre casado, 30 años mayor que ella, con quien tuvo sus dos primeros hijos. “Yo vivía con mis hijos en un pueblo y él con su mujer en el otro, hasta que me cansé, lo dejé y me fui para el DF buscando vivir de mi talento, pero allí tampoco fue fácil”, afirmó. Allí conoció al hombre que se convirtió en su segunda pareja, quien le causó tanto dolor que en casi todas sus canciones lo nombra, “Me estás oyendo, inútil”. “Ahí entendí que la felicidad no puede depender de otra persona. Entendí que el daño que me hicieron también lo hicieron porque permití que lo hicieran, y ese es el mensaje que llevo en mis canciones. Es que las mujeres entiendan que no tienen por qué soportar el maltrato, que siempre tienen opciones, y que los hombres reflexionen y valoren el tesoro que tienen en casa” , puntualizó la artista.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad