Voces y murmullos: ¿Marcos Calarcá de las Farc, 'insurgente' de la vanidad?
ENTRETENIMIENTO

Voces y murmullos: ¿Marcos Calarcá de las Farc, 'insurgente' de la vanidad?

Agosto 15, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País.

El negociador de las Farc, Marcos Calarcá, reconocido por su exceso de peso, le tocó sentarse en una silla plástica, e hizo una pequeña solicitud, vea lo que dijo.

¿Cuidando la imagen?

En   la primera visita a la zona veredal La Elvira, de Buenos Aires, Cauca, donde se reunirán los guerrilleros  de las Farc durante seis meses para su desmovilización si se firman los acuerdos de paz, el periodista Miguel Ángel Palta, reportero de 90 Minutos, fue a entrevistar al negociador de las Farc, Marcos Calarcá, quien vino de La Habana para ese proceso.   

A Calarcá, reconocido por su exceso de peso, le tocó  sentarse en una silla plástica, e hizo una pequeña solicitud: que al hacer el encuadre la cámara, no se le viera su pronunciado abdomen. A lo cual, una guerrillera de las bases, le ripostó: “Humm, pero para eso se va a tener que hacer la lipo”, lo que despertó las carcajadas del resto de los militantes de ese grupo y otros asistentes.

Hit periodístico

En todo un fenómeno mediático se convirtió la entrevista publicada por el diario El País, con el médico ortopedista Jorge Felipe Ramírez, quien operó de dos hernias discales al pesista vallecaucano, Óscar Figueroa, y que le permitieron continuar su carrera deportiva hasta ganar la medalla de oro en Rio de Janeiro 2016.

Pese a que el deportista realizó su gesta muy en la tarde, cuando le dedicó su triunfo al doctor Ramírez, el reportero Francisco Henao Bolívar, que tiene sus fuentes que confían en él, le permitieron llamar esa misma noche al especialista  para saber porque Figueroa le dedicaba su medalla y ser el único medio que lo logró.

La publicación  tuvo más de 23.000 compartir en Facebook,  cifra de oro para el reportero y El País, que solo la logra una noticia del  Papa u Obama o alguien de esa dimensión.

Bajo perfil

El doctor Jorge Felipe Ramírez era literalmente desconocido, pese a que es una eminencia de la cirugía de columna por endoscopia.

Prueba de ello es  que ha sido reconocido en países como Corea y fue  conferencista invitado en España, junto con su colega, alumno y amigo, Luis Felipe Villota Escobar, de Cali, quien le remitió a Figueroa.

Villota Escobar, médico egresado de la Univalle, es otro  especialista en cirugía de columna toracoscópica,  que pocos saben que con un grupo de especialistas de la Clínica Nuestra Señora de los Remedios, lleva más de dos décadas haciendo felices a niños y adolescentes   al quitarles sus  deformidades de columna y devolviéndoles su autoestima y calidad de vida.

Diferencias semánticas

A propósito de las  zonas, hay una diferencia que ha puesto a los negociadores a consultar  el diccionario de la  Academia de la Lengua.

Se trata de la denominación que debe recibir el territorio que ocuparán para su desarme. Mientras que para el Gobierno  se debían llamar zonas de concentración, la guerrilla de las Farc se opone porque así fue como las llamó el expresidente Álvaro Uribe. Finalmente  se bautizaron como  zonas veredales de normalización, tal y como lo pedía el grupo subversivo. 

Diferencias semánticas II

La otra palabra que  tiene enredadas a las partes es “desmovilización”, porque la guerrilla sostiene que no se va a desmovilizar sino que de ahora en adelante se va a movilizar.

Y así sucesivamente, cada párrafo de los acuerdos es analizado con lupa y las discusiones se prolongan por el sentido de cada término. Cada quien busca evitar que la contraparte le meta un ‘mico’. 

Por lo visto, van a tener que llamar al profesor Cleóbulo Sabogal, del Instituto Caro y Cuervo, para que los saque de ese berenjenal.

¿Desaparecido o desempleado?

Nadie sabe dónde anda el coronel Nelson Rincón, después de su precipitada salida de la Secretaría de Tránsito de Cali.

El País supo que el futuro del oficial es incierto porque primero se tiene que presentar ante la Dirección Nacional de la Policía, en Bogotá. Rincón, quien no pasó hace tres años la evaluación para el ascenso a General, puede continuar en la institución o pedir la baja, puesto que ya lleva más de 20 años de servicio. 

Sin embargo, será el general Jorge Humberto Nieto quien decida si lo asigna a una nueva misión o lo llame a calificar servicios.

Como profesor

Magistral resultó la rueda de prensa que ofreció el concejal ponente del “fallecido” proyecto de acuerdo del subsidio del MÍO, Carlos Arias, quien con tablero explicó las razones para que la iniciativa de la Alcaldía no pasara el examen.

Pero era tal su preocupación porque quedara muy bien comprendido el tema, que antes de borrar la explicación del tablero, preguntaba si lo podía hacer. Los periodistas recordaron lo que era estar en kínder.

Pilos sin Gina

La agrupación Herencia de Timbiquí se robó el show en el evento que pretendía exaltar la labor académica de los jóvenes del programa Ser Pilo Paga, en la Universidad Icesi.

Todos bailaron al son de la marimba, incluso los reporteros que con micrófono en mano, esperaban a la ministra de Educación Gina Parody para avivar la polémica por las famosas cartillas. La funcionaria nunca llegó y eso poco importó: la música del Pacífico llenó el vacío gubernamental.

Capitán Lectura

El Ministerio de Educación tiene un Superhéroe: el Capitán Lectura, cuya identidad es tan secreta que esta semana los mismos funcionarios de esa cartera se encargaron de mantenerlo de incógnito.

El fornido personaje parece que se les escapó de Bogotá porque llegó a la Universidad Icesi a promover la lectura entre estudiantes del Colegio Santa Librada, que habían sido invitados a la presentación del programa Leer es mi Cuento.

Sin embargo, al ver la presencia de cámaras y micrófonos de los medios de comunicación,  el Ministerio advirtió que no se podían divulgar las imágenes ya que el personaje no ha sido presentado oficialmente.

Entonces, ¿para qué lo trajeron?

‘Caigamos juntos’

El maestro Paul Dury, quien dirigió la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia para el proyecto Pazcífico Sinfónico en el que la orquesta trabajó con músicos tradicionales del Pacífico colombiano, reconoció a El País que no fue nada fácil llevar la batuta, porque este tipo de música resulta más compleja que otro ritmo nacional.

Tan difícil  que cuando quiso darle la batuta, en un ensayo, a uno de sus músicos recién  graduado de dirección orquestal, éste le dijo  ‘Maestro, le dirijo lo que quiera Beethoven, Mozart, Tchaikovsky, pero yo no hago Pacífico”.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad