Veto a Cano Estremera no deja de generar polémica en Cali

Agosto 03, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Johan Giraldo | Especial para El País
Veto a Cano Estremera no deja de generar polémica en Cali

El cantante puertorriqueño Cano Estremera.

Cano Estremera, Calle 13 y Diomedes Díaz han sido cantantes censurados en el país por sus conductas. Polémica medida.

El veto impuesto al cantante puertorriqueño Cano Estremera continúa siendo tema de debate entre salseros, empresarios, periodistas y gente del común en Cali. Voces a favor y en contra se han escuchado por la decisión de la Cancillería colombiana de no permitir el ingreso del sonero puertorriqueño al país el pasado 24 de julio, a raíz de los comentarios que hizo durante un concierto en Cali en el mes de abril, con los que ofendió a las mujeres y aseguró que “en Buenaventura si me joden mucho te llevo a las casas de pique”.El 16 de abril pasado, el Colectivo de la Salsa de Cali (grupo conformado por periodistas, músicos, empresarios, mánager) solicitó a través de un derecho de petición a la Gobernación, declarar persona non grata en tierras vallecaucanas al boricua, vetando indefinidamente cualquier presentación de él en este territorio y asimismo, remitir los sucesos descritos en el documento, al Ministerio de Relaciones Exteriores “de tal manera que se evalúe por las autoridades migratorias la conducta del señor Cano Estremera y se tomen las medidas pertinentes para condicionar su entrada al país”. La Cancillería tomó cartas en el asunto y son muchos los contentos con la decisión. Entre ellas, la periodista Bethsabé Castro, quien fue una de las primeras voces en rechazar una nueva presentación de Cano en la ciudad, al ser testigo de los insultos del cantante. “La justicia algunas veces tarda, pero llega. Lo sucedido con Cano Estremera es la sumatoria de muchas voces”, escribió en su cuenta de Facebook.Y horas después añadió en la red social: “Lo que debe primar aquí es la postura de respeto por el público, por la ciudad, el departamento y el país. Ahora la invitación es para que los empresarios y los directores de emisoras comiencen a abrir paso a nuevos artistas de sello nacional”. Por su parte, Umberto Valverde, integrante del Colectivo, le dijo a El País que con el derecho de petición buscaban sentar un precedente en la ciudad. “Cano transmite mensajes negativos para la sociedad, trivializa una delicada situación de orden público (casas de pique) e incita constantemente a la violencia”. El cantante de éxitos como La Boda de Ella, Boranda, Viernes Social, en la administración de Apolinar Salcedo, en 2005, rememora Valverde, fue vetado por dos años para actuar en Cali por sus términos desobligantes hacia el público en uno de sus populares soneos.De ahí que no solo los representantes del Colectivo aplaudan el veto. Álvaro Gómez, empresario de músicos, también está de acuerdo, pues Cano “siempre ha sido una persona muy polémica en todos los aspectos y se debe sentar un precedente. No se puede jugar con temas tan delicados como el de las mujeres y menos con lo de las casas de pique”. Agrega que “el hecho de que lo veten en Colombia al artista le duele más porque su mercado aquí es grande y él se ve muy beneficiado cuando hace giras en nuestro país”.Para otros como el director de La X, de Todelar, Carlos Ómar Saldarriaga, Estremera “está malo de la cabeza al pensar que puede venir y decir este tipo de cosas”. Además, recalcó que este tipo de sanción debe marcar un antes y un después para los artistas.Sin embargo, no todos los vallecaucanos están en favor de la decisión de la Cancillería. El columnista Medardo Arias considera que “Cano es una persona muy reconocida, inclusive en Buenaventura prácticamente juega de local y esto que le han hecho es vergonzoso, han malinterpretado sus palabras, no hay que tomarlo en serio. En sí, es una actitud provinciana”.Reconoce, también, que se pretende enviar a la hoguera “a un artista que no ha sido precisamente el promotor de esta violencia. Me encantaría que autoridades de Cali y de Colombia se levantaran para vetar a las bandas criminales que tienen ahí su negocio”.Peticiones como que no se ponga en Cali la música de Estremera en discotecas y emisoras tampoco son bien vistas por profesionales como Carlos Holmes Mondragón, exdirector de La Red Sonora. “Aunque se debe vetar a Cano Estremera, su música debe seguir siendo escuchada, ya que prohibirla sería llegar al extremo”.Por el veto a Estremera han surgido incluso interrogantes sobre las consecuencias de esta decisión en el campo político. Para el politólogo Germán Ayala “la decisión de la Cancillería colombiana no solo es legal, sino legítima en tanto el artista, en dos ocasiones, ha proferido insultos, a través de burlas y frases de mal gusto, que bien lo hicieron merecedor a una sanción social y a una petición de unos ciudadanos para que su ingreso al país se limitara”.Asimismo, considera que el asunto no va a pasar a mayores desde el punto de vista diplomático, pero en caso de que sí, la Cancillería debería prepararse para saber cómo responder por la decisión tomada.El politólogo subraya que no ve este hecho del Gobierno como una afrenta contra la libertad de expresión, como señalan defensores de Estremera, pues ante todo “él es un ciudadano que debe respetar a los pueblos que visita y a las autoridades”. Por lo mismo, cree que “las autoridades migratorias de cualquier país tienen la potestad y la discrecionalidad para recibir o dejar entrar a un determinado ciudadano, sea o no artista. En este caso, por tratarse de un artista, las autoridades no tienen por qué hacer concesiones basadas en esa condición”.Otros casos en Colombia Artistas nacionales y extranjeros han sido objeto de veto en Colombia o les han intentado imponer una censura. En 2009, Calle 13 fue vetado en Manizales porque días previos a su presentación en la feria de la capital caldense, René Pérez, el líder de la agrupación, lució en los premios MTV una camiseta con un mensaje de doble lectura (para algunos, en él se señalaba que el presidente Álvaro Uribe permitiría la construcción de bases militares en Colombia, para otros, se le tildaba de paramilitar). Esta última interpretación llevó a que el alcalde de Manizales, Juan Manuel Llano, prohibiera la presentación del grupo puertorriqueño en la Feria de Manizales. René emitió una carta en la que manifestó su inconformismo con la instalación de las bases y también expresó: “la censura no debe ser de parte del gobierno. El que no me quiere escuchar que simplemente no venga al concierto. Esa sería la manera más valida y legítima de censurarme”.En Cali también fue vetado el difunto Diomedes Díaz, cuando en el 2005, el cantante de vallenatos apareció en la Plaza de Toros a la 1:00 a.m., seis horas después de que debía hacer su arribo. Además, se presentó en estado de alicoramiento y supuestamente, inhaló cocaína en una bolsa, delante del público. Su mánager Germán Ortegón lo defendió asegurando que lo que estaba haciendo era dándole besos a la estampilla de la Virgen del Carmen.El Gobierno Departamental, a través de Alonso Moreno, asesor del Despacho del gobernador, anunció el veto al artista dado el bochornoso espectáculo. “No podemos permitir que se presenten nuevamente estos hechos de degradación, Cali y el Valle del Cauca no se merecen esta grosería. Mientras el gobierno departamental esté en cabeza de Angelino Garzón nunca más podrá volver a presentarse el señor Diomedes Díaz en la Plaza de Toros ni en ninguna instalación pública que dependa de este ente”.Asimismo, la Alcaldía de Cali a través del secretario de Gobierno, Convivencia y Seguridad, Miguel Yusti, se sumó al rechazo de cualquier presentación de El Cacique de la Junta en la capital del Valle.Recientemente, el 3 de febrero pasado, el concejal de Bogotá Marco Fidel Ramírez intentó que se censurara en el país el video de Shakira y Rihanna, ‘Can't remember to forget you’ por considerarlo erótico y peligroso para los niños.Días después, la estrella barranquillera, durante su visita a Cartagena, comentó: “En un país como el nuestro donde hay tantas necesidades, un sistema de salud que tiene que ser mejorado, un sistema de educación que tiene que seguir creciendo, empleos que tienen que ser generados, que un concejal use su voz y su tiempo para hablar de un video de una artista como yo, significa que estamos como mal de concejales, ¿no?”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad