ENTRETENIMIENTO

Una exposición viaja a 3.800 metros de profundidad para descubrir el Titanic

Abril 11, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | EFE
Una exposición viaja a 3.800 metros de profundidad para descubrir el Titanic

A 3.800 metros podrán estar los visitantes de la expsición Titanic. A 3.800 Metros De Profundidad, en el acuario de Mystic (Connecticut). Esta muestra fue creada por el diseñador de Walt Disney, Tim Delaney.

Una exposición que sumergue al visitante en la profundidad del Atlántico norte, muestra y describe la emoción de Robert Ballard, la primera persona en descubir el Titanic 73 años después de su hundimiento.

La emoción que sintió Robert Ballard cuando descubrió el Titanic, 73 años después del hundimiento, es lo que ofrece desde el jueves una exposición que sumerge al visitante a 3.800 metros de profundidad para que explore el fondo del Atlántico norte y se conciencie de la importancia de preservar sus tesoros."Brindamos una oportunidad única, porque nos centramos en el descubrimiento, mostrando material inédito que registra ese momento mágico de 1985, cuando me convertí en la primera persona en ver el Titanic después de que se hundiera", explicó este miércoles a la agencia Efe el descubridor del transatlántico y oceanógrafo Ballard.La exhibición permanente Titanic. A 3.800 Metros De Profundidad, organizada en el acuario de Mystic (Connecticut) por la Fundación de Investigación Submarina coincidiendo con el centenario del naufragio, ha sido concebida por el diseñador de Walt Disney, Tim Delaney, y todo en ella se halla al servicio de transmitir el mayor realismo posible.Algo que intenta conseguir un iceberg incandescente, frío al tacto, "para trasladar la sensación de la gélida y oscura noche del hundimiento", explicó Ballard, o mensajes en código morse enviados por otros barcos advirtiendo de la presencia de hielo en el agua, con los que se anticipa la tragedia en la que 1.500 personas perdieron la vida.Además, más de 250 horas de película de alta calidad logran zambullir al visitante en el momento del descubrimiento de Ballard, y experimentarlo tal como lo vivió su artífice."En ese instante tuve dos reacciones: Una profesional, de alegría y satisfacción, pero la dominante era la humana. Sentí dentro de mí que aquel lugar era muy especial y que merecía un gran respeto", describió Ballard.Por ello, este explorador experto en barcos naufragados se ha convertido en un abanderado de quienes defienden la tesis de que los objetos del transatlántico deberÍan permanecer en el fondo del mar."El Titanic es una tumba, un monumento conmemorativo, como lo puede ser el Arizona hundido en Pearl Harbour (Hawai), durante la Segunda Guerra Mundial. Muchos países protegen los barcos que están en aguas de su jurisdicción y el Titanic no debería ser una excepción", enfatizó Ballard.El oceanógrafo argumentó que "al retirar los objetos, se está destruyendo, no sólo el barco, sino todo el lugar, su contexto, y es necesario protegerlo, ya que, cuando comparamos la prospección del barco que hice en 1985 y otra que realizamos casi dos décadas después, comprobamos que los submarinos le habían causado daños".Sin embargo, Ballard apuntó que los actuales medios tecnológicos ofrecen la posibilidad de que el Titanic se conserve durante mucho tiempo, "si dejamos de dañarlo", incidió.De hecho, la cuestión de si el Titanic sobrevivirá otros cien años es la que se plantea Ballard en un documental producido por National Geographic y en el que viaja hasta los astilleros de Irlanda del Norte para tratar sobre la preservación de este legado con familiares de sus constructores, de los supervivientes y de los que perecieron en el mar.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad