Un río de sentimiento, el sello del nuevo trabajo discográfico de Santiago Cruz

Un río de sentimiento, el sello del nuevo trabajo discográfico de Santiago Cruz

Octubre 06, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Sergio Villamizar, Colprensa

El cantante colombiano habla sobre su nuevo disco y su lado más íntimo. En pleno ascenso de su carrera, regresó a vivir a Ibagué con su joven familia, en busca de conexión con la tierra y la esencia.

ace año y nueve meses, luego de vivir por cerca de 21 años en Bogotá, Santiago Cruz, junto a su familia, decidió empacar maletas y radicarse en Ibagué, su ciudad natal. 

Con el crecimiento y proyección que viene logrando con su carrera artística podría haber elegido cualquier otro lugar, pero el cantautor necesitaba un retorno a la raíz, una reconexión con lo esencial.

De esa búsqueda, de ese camino al origen surgió  buena parte de ‘Trenes, Aviones y Viajes Interplanetarios’, el título de su  sexto álbum en estudio, que saldrá a la venta este viernes y en el cual da un salto al vacío abandonando su zona de confort para ir en búsqueda de nuevos caminos artísticos.

¿Qué tal la experiencia de grabar en Brasil?

Estar en Río de Janerio haciendo un disco es increíble, empezando por que el aeropuerto lleva el nombre de un músico, así que ya sabes a qué ciudad llegaste. Por el lado de los músicos, algunos muy jóvenes, otros más experimentados como el guitarrista de Caetano Veloso, con toda su calidez lo hizo maravilloso.  

¿Qué tanto se transformó la idea original de lo que tenía y lo que terminó siendo?

Lo superó en muchos sentidos. En la propuesta sonora, en la estética y me gustó trabajar con el  productor Mario Caldato Jr. porque es una persona que aboga por lo natural, lo de verdad, donde incluso se utilizaron los errores y las improvisaciones, porque es parte de la naturaleza humana, por lo que la edición fue muy poca. Quise huir de la tendencia de la facilidad que nos da la tecnología a que cada cosa suene absolutamente perfecta y donde debe ir, para entender que la imperfección hace parte de la esencia humana.  

¿Y la composición en compañía cómo resultó?

Había realizado el trabajo de composición a cuatro manos antes, pero no tanto como lo hice para este disco. De varias coescrituras que he venido haciendo, cuatro terminaron en el disco, empezando por Vicente García con ‘Vida de mis vidas’; ‘Vamos de cero’, con Sebastián Yepes; ‘Contar hasta tres o hasta diez’, que es el bonus track del disco que escribí con Julio Reyes y una más, que fue a tres cabezas, lo cual no deja de ser curioso, que fue con Pedro Capó y George Noriega.

¿Se dejó influenciar por el sonido Caribe de Vicente García?

Es una canción que tiene todo que ver con él. Antes de componer juntos yo no dejaba de escuchar su disco ‘Melodrama’, por lo que es culpable de la estética de la canción antes de escribirla.

Tras tres discos realizados en España, en esta ocasión la búsqueda lo llevó a un estudio en Botafogo, Río de Janeiro, con productores y músicos brasileros.

En el anterior disco había una canción para Violeta, su primera hija. ¿En este no podía faltar la canción para Salvador, su segundo hijo?

Cuando nos enteramos de que mi esposa estaba embarazada pensé que en algún momento saldría una canción para Salvador, se enojará si no lo hago. Lo curioso es que durante el embarazo no encontraba por dónde hacerla, pero sólo fue cuando nació y lo llevamos a casa, que me di cuenta que ellos traen una carga de vida que lo recarga a uno de esa energía. Todo padre entiende cómo es ese proceso y por más difícil que sea todo, la recompensa es maravillosa.

Justo cuando grabábamos ‘Mi Superhéroe’, como se titula la canción para mu hijo, mi esposa me envió un video donde mi hija mayor hacía reír a Salvador y se lo mostré al productor y le pareció perfecto. Ya tienen su primer crédito en grabación.

¿Cómo surgió la idea de la carátula?

No quería una foto tradicional en la carátula como lo hicimos en los anteriores discos, quería una ilustración, jugar con algo de literatura infantil, que tiene que ver con ese regreso a casa, con mucho de Gulliver y ‘El Principito’ en la estética del disco.  

También es el reflejo que los niños te dan sobre lo esencial en la vida, que va con la filosofía del Principito, y lo que aprendemos. Y luego todo lo que debemos desaprender para retornar a lo esencial.

El álbum

Se llama ‘Trenes, Aviones y Viajes Interplanetarios’ “porque uno siempre está camino hacia algún lugar. Todo ese tiempo de espera y esa distancia es tierra fértil para la autobservación y ver qué hay por ahí que uno quiera decir o  necesite decir, lo que es un viaje hacia el universo que uno tiene adentro. En Ibagué, de niño, tenía una encliclopedia y mi tomo favorito se llamaba ‘Trenes, aviones y viajes interplanetarios’. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad