Un Óscar sería la cereza del pastel

Un Óscar sería la cereza del pastel

Enero 14, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Claudia Rojas Arbeláez Crítica de cine, especial para El País
Un Óscar sería la cereza del pastel

‘El abrazo de la serpiente’ podría ser vista por muchos como “la mejor” película en la historia del cine nacional. O si no la mejor, al menos sí se convertirá en un paradigma y partirá la historia en dos.

Nuestro corazón salta de alegría. Que una película colombiana llegue a la última ronda y sea seleccionada como una de las cinco nominadas a los premios Óscar como película extranjera es, de lejos, algo maravilloso. Esta es una emoción similar a la que sentimos aquella vez en que una Miss Colombia quedó, por primera vez, entre las cinco finalistas de Miss Universo. Guardando por supuesto las distancias, levantamos nuestras palmas al reconocimiento que ahora reciben Ciro Guerra y su equipo de producción, al fruto de su gran talento, de su tenacidad y de una pasión que no reconoce cansancios.

Lea también: La odisea amazónica de Ciro Guerra.

Bienvenida sea la nominación, con la que no solo se premia el esfuerzo. Bienvenida sea la taquilla que podrá recaudar a partir de este momento, cuando la película vuelva a ser proyectada en las salas. Bienvenido el cambio de mentalidad de los espectadores, que sientan orgullo por su cine y que, sobre todo, no les duela el bolsillo por gastar sus pesitos en una película nacional. ¡Bienvenidos los contratos, los aplausos y si se quiere también la estatuilla! Lea también: ¿Quién es Ciro Guerra, la mente detrás de 'El abrazo de la serpiente'?

Pero hay mucho más detrás de todo esto. No me refiero solo al hecho que a partir de este momento ‘El abrazo de la serpiente’ podría ser vista por muchos como “la mejor” película en la historia del cine nacional. O si no la mejor, al menos sí se convertirá en un paradigma y partirá la historia en dos. Un antes y un después. Así como la tercera princesa de miss Universo. Y algo mucho mejor: ha puesto el cine nacional de nuevo en la mirada de la academia norteamericana, tal como lo han hecho otros directores en otros escenarios y en este caso particular, nos ha dado del divino derecho de soñar con traernos un Óscar a casa.

Pero este camino que ahora recorre Guerra ha sido también allanado por algunos de sus antecesores, y aunque suene a la vieja y trasnochada frase de ‘todos somos padres del triunfo’, este podría ser un buen momento para recordar a todos aquellos directores que han puesto su sangre con sus buenas, malas, acertadas y tenebrosas producciones que han construido nuestra historia cinematográfica.

Ahora bien, ¿realmente cuántas posibilidades tiene de ganar? Todas. Su fotografía, su estructura y su historia contienen muchos elementos interesantes que sin duda la convierten en la gran película que es. Pero podría faltarle el drama social que tanto seduce a los miembros de la Academia cuando piensan en las películas extranjeras (¡ni que decir del tercer mundo!). Sin embargo tiene en su blanco y negro, en el Amazonas y en esa nostalgia a ‘Fitzcarraldo’, una gran fortaleza.

Más allá de eso, que ‘El abrazo de la serpiente’ gane o no, realmente no importa. En realidad esa podría ser la cereza del pastel de una producción que se tomó mucho tiempo en nacer, de la carrera de un realizador que empezó su camino hace ya varios años y ha perseverado en su propósito de hacer cine.

Lo cierto es que a ‘El abrazo de la serpiente’ le sobran méritos para ser elegida la mejor película extranjera. Y gane la estatuilla o no, eso no la convertirá en mejor película de lo que ya es.

(@kayarojas)

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad